sábado, 30 de mayo de 2015

El pesero antiguo, centro cultural, personas que me miran con asombro, jóvenes que parecen muertos pero están dormidos.

El pesero antiguo, centro cultural, personas que me miran con asombro, jóvenes que parecen muertos pero están dormidos.
































Viajo en un pesero de esos que iban por Revolución de Chapultepec hasta San Angel.

Son mediados de los años setenta.

En la parte de adelante viaja la japonesa.

Ella me va platicando sobre lo que vivimos.

Huy sí japonesa. Cuantas cosas no pasaron.

Le digo. Creo que me bajo por aquí.

A donde vas Alfredo?

A un parque.

Le voy a dar de comer a unos perritos.

Pero si son las once de la noche.

Y que a los perros no les dá hambre a esas horas?

Subo las escaleras de este centro cultural. Seguramente lo ampliaron porque tomaron esta otra parte del edificio aledaño. Luego como que lo fusionaron y abrieron más espacio.

Conforme subo veo que hay salas suficientes. Y hay de todo.

Teatro, salas para que la gente se ejercite en las cuestiones musicales.

Iniciación a las lectura, librerías, cines, cafeterías. En fin hay de todo.

Me gusta estar en este tipo de lugares.

Quiero pensar que todos son cultos. Ah cuánto nos falta por mejorar. Algo es algo.

Llevo unos pedazos de una televisión antigua, plásticos que la conformaban y otras mierdas.

No cabe duda todo por servir se acaba. Nada es eterno.

Entro a un comedor familiar. Hay muchas personas. Parecen cubanos.

Me miran como asombrados.

Los saludo y paso a un lado de ellos.

Abro una puerta, tiro la basura en un bote y me regreso.

Una cubana de pelo blanco me ofrece un puro. Le acepto y ella misma me lo enciende.

Ahora voy de pie en este camión del servicio público.

El camión va a medio llenar.

Descubro cerca del conductor a unos jóvenes que conozco. Por un momento pienso que están muertos. Camino y me agacho. Les doy unas cachetadas para intentar reanimarlos. Y sí. Abren los ojos.

Los dos jóvenes están drogados. Tienen los ojos rojos y hablan torpemente.

Ni modo es lo que hay. Jóvenes que viven en una sociedad podrida.

Eso es todo.

Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
30 de Mayo de 2015.
Estados Unidos Mexicanos.