martes, 9 de febrero de 2016

Las ciudades mal de muchos.

Las ciudades mal de muchos.






























Tal vez se puede estar equivocado en lo que hoy se observa en este acontecer urbano en el México de hoy. Es digno comentar y en el mejor de los casos dejarlo en boca de analistas especializados. Y no hace falta consultar en la estadística ni mucho menos ser sabio para comprobar que el quehacer de nuestra sociedad ha sufrido un deterioro considerable, cuando menos así se vislumbra en el presente.

Dada la crisis económica a nivel del mundo, no podríamos quedar excentos de este mar de calamidades. Los préstamos monetarios se suceden y la deuda externa alcanza índices de alarma..

El desarrollo nacional es a paso de tortuga aunque se diga lo contrario, y la riqueza generada por este país seguirá en el atraso, cuando para alimentar a sus naturales tenga que recurrir a la importación de alimentos.
Esto es aprovechado por los países altamente desarrollados para tenenrnos apergollados: Te presto, me pagas la materia prima me la llevo y me sigues debiendo.

El administrador de nuestros bienes, de todos los mexicanos se ha dado a la tarea de ejecutar dolorosas acciones que según se dice fortalecen la economía.


Alzas desmedidas en los productos de primera necesidad. El frijol es comprado a precios de oro, la leche es artículo fuera del alcance de muchos bolsillos, la gasolina motor del diablo, se dispara al cielo. De igual suerte los servicios que presta el estado sufren aumentos desorbitados. El dinero no alcanza, y se emiten bonos para pagar las tortillas, abono de transporte, tarjetas para la adjudicación de la leche. La realidad es distinta en evidencia a lo que se nos dice a través de todos los medios, cuanto durará la crisis?

La economía se encuentra desquiciada, no hay control de ninguna especie, se puede encontrar diferentes precios de un mismo producto es más, hoy se extrañan aquellos días en que se podía comprar un bolillo en diez centavos. La conducta de derroche se apagó, los salarios nunca emparejan a los precios.

En las grandes ciudades como México, Guadalajara y Monterrey, se sabe que los índices de marginación y violencia han ido en aumento, incluso políticos de este país han argumentado que aquí pueden ocurrir casos de saqueos a centros receptores de alimentos como ha sucedido en el Brasil recientemente.

Claro está que no es válido satanizar las cosas, pero en estos casos la realidad está por encima.

No se puede decir en declaraciones oficiales que las cosechan han sido suficientes y mejores cuando basta ocurrir al mercado y comprobar que un kilo de frijol, arroz o lenteja se paga a precios de oro.

Será que los consumidores no entendemos sobre costos de producción? Con sólo asomarse a la calle se puede deducir la miseria de muchos, Una desorbitada cantidad de harapientos, desnutridos y alcohólicos. Una sociedad no puede sustentarse únicamente en el poder del dinero, supuestamente hay otros valores que nos harán crecer y ser mejores.

La crisis se ha manifestado en todo sentido. Es como sí viajaramos en un carrusel desbocado. Nos impactamos por la muerte de los ilegales mexicanos y la vergüenza nacional no asomó. Una vergüenza de todos.

Casualmente me entero que la tierra ha dado cabida en su seno al habitante cinco mil millones y ciertos estudios deducen que el planeta todavía puede dar cabida a otros tantos, y sí la tierra nos dá alimentos, produce a satisfacción para todos, para todas las especies pero como en todas las carreras, los más aptos y abusivos amparaban la riqueza madre en su único provecho.


Ayer por ejemplo, me topé con uno de esos cinco mil el hombre urbano.

Un hombre triste, opaco incoporado a un ambiente que no el suyo. Ahora su casa es el panorama de la ciudad.

Su mirada era triste, sin ánimo de vida, Sus manos sin habilidad trataban de sacarle música a su armónica, a la postre se podía adivinar que la melodía no era magistralmente ejecutada, sin embargo ese pequeño instrumento era el provedor de sus sustento, Nunca o casi nunca se ha interpretado esta canción con tanta lástima con tanto reclamo de ayuda. Ninguno de los peatones se motiva en sus orígenes y el sombrero del inspirado luce vacío.

La ciudad como organismo vivo ha sabido devorar a sus habitantes y el crecimiento ha sido en una dirección, Se alimenta de emigrantes y como un gran estómago devora a quienes osan llegar a su boca.

Si usted puede, sí literalmente puede abordar el sistema de trenes subterráneos encontrará a un sinnúmero de personajes fantasmas: Un niño haciendo el número de ejecutar con todas las dificultades de equilibrio unas bolas plásticas.

Hoy por la mañana me topé con un ciego, y al organillo manual ejecutaba pedacitos de Shubert, después una especie de Aleluya y salvación para nosotros los pecadores.mas tarde un par de sujetos banda arrancaban a la desvencijada guitarra acordes de un tema en inglés.

Es impresionante el ejército de desocupados que nuestra ciudad mantiene, cada uno puede mostrar elocuente, que su miseria se manifiesta a través de sus semblantes y actividades.

De igual suerte las grandes aglomeraciones son agentes propicio para interferirnos agresiones mutuas y constantes. Los espacios naturales se allanan, se restringuen. Una verdad es clara: En medio de esta depresión se puede anexar a estos casos sustancialmente la perdida de credibilidad y confianza en nuestros gobernantes, en los administradores de nuestra riqueza.

- Sí es que existe-

La fe sin que suene a tópico religioso en el género humano, y la realidad sin futuro de miles de usufractuarios tales como vendedores, pedigüeños, músicos, traga fuegos, cicleros, carteristas, y otros especímenes a saber.



Alfredo Arrieta.
Para el pueblodetierra.
Nec spe, nec metu
9 de Julio de 1987.




Alfredo

Le muestro a un ingenuo mi muerte, esculturas de perros en una azotea, cantando una canción a un matrimonio, estacion de tren un hombre lleva a un cerdo que se le escapa entre el tumulto.

Le muestro a un ingenuo mi muerte, esculturas de perros en una azotea, cantando una canción a un matrimonio, estacion de tren un hombre lleva a un cerdo que se le escapa entre el tumulto.
































Este tipo es un ingenuo.

Le digo que la gente por lo general cuando habla de la muerte no sabe ni lo que dice.

Yo te voy a mostrar lo que es la muerte.

Le digo que no pierda detalle de lo que vera¡

Cierro los ojos.

Mi piel blanca se va transformando lentamente hasta ponerse azabache.

Me pongo negro pués¡

Abro los ojos.

El ingenuo me mira.

No puede dar crédito de la manera en que cambié la tonalidad de mi piel.

Sigue observando¡

Poco a poco me voy poniendo bizarro, me desmorono como tierra seca. Después estoy convertido en un montón de polvo.

El sujeto con su zapato me avienta a un agujero y ahí precisamente ahí quedo para siempre.

Eso es todo.

Subo por una escalera hasta la azotea de este edificio particular.

En los pretiles hay esculturas. Una nos muestra un olivo. En tanto que las demás son esculturas de perros.

Toco las esculturas en tanto miro al oriente y veo la salida del astro.

En esta cama con sábana blanca hay dos personas que nunca estuvieron casadas. Es decir vivieron amancebados.

Conozco a las dos.

Me siento en una silla y les digo que a pesar de mi ronquera les cantaré una canción.

Tomo la guitarra.

En la pata de la silla hay una fotografía rota de un cantante catalán. Fue una foto de los años sesenta. Este luce con patilla y pelo corto.

La pareja pone atención y les canto El poema de amor.

No estuve en el tono correcto pero al fin de cuentas se las pude cantar.

Les pregunte que les había parecido?

me dieron sus opiniones.

Se nota la madurez del compositor me dijo el hombre.

La canción tiene más de cuarenta años que fue escrita les comenté¡

Es magnífica me dijo la mujer.

Llego a la estación de trenes.

Debo esperar a un hermano que se encuentra desaparecido desde hace años.

Sé que llegara aquí.

El tren se detiene.

Bajan ríos de personas. Voy con ellas.

Nos detenemos en una escalera eléctrica.

Las escalera se transforma y se convierte en otra cosa.

Subimos.

Un hombre lleva un cerdo bien gordo. El cerdo se le escapa y corre entre la multitud. A quién se le ocurre traen un cerdo a la estación de trenes?

Veo a mi hermano.

Le digo que lo esperé años y años.

Este me pide que le ayude con una maleta.

Nos vamos..



Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
9 de Febrero de 2016.
Estados Unidos mexicanos.





lunes, 8 de febrero de 2016

Me piden ayuda,niños , puerta de vidrio, uniformados que van a la escuela,parado sobre una estufa,Macro Plaza de Monterrey

Me piden ayuda,niños , puerta de vidrio, uniformados que van a la escuela,parado sobre una estufa,Macro Plaza de Monterrey







































Tocan a la puerta. Estoy en un departamento que no conozco. Tocan. Abro y veo dos cara conocidas.

Les pido que pasen.

El asunto que traen es el siguiente:

la joven me dice que próximamente se va a graduar. Pero que debido al abandono de su papá no tiene a quién acudir.

En que te puedo ayudar?

Me voy a graduar y no tengo dinero.

Necesito comprar unos anillos, una charola de plata, tomarme fotografías, comprarme un vestido y pagar lo de la fiesta.

Y como cuanto dinero necesesitan les pregunto?

Como cinco mil pesos.

Y porque no se los pides a la fría?

La fría se encuentra sentada tomando un café con leche.

Oye fría dicen estas mujeres que tú les prometiste que cuando se graduaran les pagarías la fiesta?

Es así?

Sí dice la fría mientras de dá un sorbo a su café.

Entonces dales¡

La fría se levanta, ella lleva unos zapatos rojos que compro en Italia.

Abre su bolso , saca dinero y se los entrega.

Me mandas fotos eh?

Las dos mujeres se van muy contentas.

Cierro la puerta.

Detrás de esta otra puerta se encuentra el padre de la joven. La puerta está atorada y no se puede abrir. Pego la boca al vidrio y le digo que su esposa e hija estuvieron por acá. Y la fría les dió dinero para la fiesta de graduación.

Este mueve la cabeza como agradeciendo.


Ahora puedo ver con claridad a un grupo de chiquitines que van al colegio.

Ellos visten calcetines negros, pantalón azul y camisa blanca. Todos ellos van impecables de limpios. Que hermosa es la niñez.

En este sueño me encuentro de pie sobre una estufa.

Un grupo de tres o cuatro me pregunta por lo que paso hace unas noches.

Ah sí.

Platicanos..

Resulta que estaba en Roma.

Ahí conocí a una mujer.

Esta me dijo que ella siempre se sintió despreciada. A pesar de ser un verdadero culo siempre se sintió rechazada por toda la gente. Como que nadie la quería.

Y sí. La mujer era bonita en verdad.

Así que tome el teléfono y marqué a mi amigo Gerad.

Este me dijo que sí.

Le pedí que asistiera a un teatro que tendría dispuesto.

Y que por favor llevara un ramo de rosas rojas y también su guitarra.

Me dijo que sí.

Entonces cité a la mujer despreciada por todos y le dije que fuera al teatro que esta justamente detrás del Coliseo.

Cuando llego la tomé de la mano y le dije ven…

Llegamos al escenario. El teatro estaba alumbrado a media luz.

El teatro estaba lleno. O de bote en bote como se dice.

La mujer espero pacientemente.

Yo le guiñe un ojo.

Pasaron dos o tres minutos.

Apareció Depardieu, llevaba el ramo de rosas rojas tal y como le dije. Se las entrego a la mujer mal querida. Luego jaló la guitarra de la espalda ya que la llevaba con un cordón de piel . Acto seguido se puso a cantar. Y cantó una tierna canción.

A la mujer se le enchinaron los pelitos de los brazos. Luego soltó dos o tres lagrimitas. Le dio tremendo beso al actor. Luego corrió hacia mi y también me besó. Gracias Alfredo. Muchas gracias.

Le dije que esto fue para que nunca más sintiera que es malquerida o despreciada.

Acompaño al Chino Rubén. Rubén hizo conmigo la secundaria. Ahora está en mi sueño.

Le digo a Rubén que me gustaría conocer a pie la ciudad de Monterrey.

Así que caminamos.


Llegamos a una plaza monumental. Lo primero que descubrimos fue la fachada de una iglesia. Así que saqué mi cámara y le tomé algunas fotos.

Luego Rubén señaló una escalinata. En la parte alta colocaron una gran estatua del Quijote con Sancho.

Ah que bien¡ Les voy a tomar fotos¡

Cuando intenté esto no sé que le pasó a la cámara. No quería funcionar. Todo se le trabó. Rubén se me perdió de vista. Y anocheció.

Intenté hablar por teléfono pero tampoco servía. Esta tecnología de punta me falló.

Ahora que haré solo en Monterrey y sin dinero?




Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metru
8 de Febrero de 2016.
Estados Unidos Mexicanos.