LCR

LCR

miércoles, 23 de julio de 2014

Recuerdo cuando estaba en la primaria y no me pude aprender de memoria la canción "Caminante del Mayab".. .

Recuerdo cuando estaba en la primaria y no me pude aprender de memoria la canción "Caminante del Mayab".. .




-Niñas, espero que se hayan aprendido el Caminante del Mayab.Ese día eran los premios de fin de año y debería estar listo el coro fin de año


-Por lo pronto, el examen era oral. No acababa de terminar la frase cuando sentí el balde de agua fría en la cabeza..

¿Quien quiere pasar enfrente para que nos recite el "Caminante del Mayab? Nadie se paraba. Se hizo un gran silencio.

...Pasó un minuto, luego dos...Cuando de pronto los ojos de la maestra se dirigieron hacia mi...

-A ver, tu Carolina, pasa por favor. -Pero es es que yo canto mal. Maestra. -No te pido que la cantes, sino que recites.

-Pero es que tampoco sé recitar. -No la recites. Con que la digas es suficiente. No sabía qué hacer. Hubiera sido imposible haber sacado

mi acordeón frente a mis compañeras. -Pero es que no me la sé de memoria maestra.

Lo único que le puedo decir es que la canción trata de un indio maya que camina por la selva, y mientras admira la belleza de su mundo y los cánticos de los pájaros, sufre mucho.

También sufre por sus antepasados, quienes poco a poco a poco se van quedando en el olvido.

-Tienes diez, agregó la seño Arroyo. Lo importante no era que la hubieras aprendido de memoria, sino que hubieras comprendido su sentido.

Llegando a la casa allá en mi Natal Navojoa, le conté a mi mamá todo lo que me había pasado en la escuela.

-Que barbara, Liz! El Caminante del Mayab es una preciosa canción de Guty Cárdenas, el gran compositor y cantante yucateco.

Tiene otras canciones muy bonitas. Presentimiento, aunque no era de él, la cantaba magistralmente.

Pero de todas la que más me gusta es Nunca.

Yo sé que nunca besaré tu boca, tu boca de púrpura encendida. Yo sé que nunca llegaré a la loca y apasionada fuente de tu vida...

Cuando mi Madre empezó a cantar con una mirada muy melancólica. Fue la primera vez que la escuchaba cantar. Recuerdos..


Anécdota contada por Lizbeth Carolina.

23 de julio de 2014.

Pirámide dentro de un restaurante, hombres en bata, Lizbeth Carolina, mujer que quiere escuchar un LP, charchina con Porfirio.

Pirámide dentro de un restaurante, hombres en bata, Lizbeth Carolina, mujer que quiere escuchar un LP, charchina con Porfirio.

























Son las cuatro de la tarde. Entro a un restaurante de los modernos. En el área principal hay una pirámide. Calculo la distancia que me queda y subo apresuradamente los escalones.
Estando en la mitad de esta comienzo a dar vueltas y vueltas. Pienso que debo de contarlas pero no lo hago. Comienzo a sudar. Veinte minutos después bajo..


Me dirijo a una mesa . En la mesa Lizbeth Carolina revisa unos papeles y unas fotografías.

Lizbeth viste una blusa blanca con rayas negras, falda del mismo tono y zapatos de charol color vino.Le digo que ya dí de vueltas en la parte de arriba, Lizbeth no despega la vista de lo que hace y señalando con su lápiz me dice que la salida es por allá. Le hago caso y salgo.

En la calle hay un grupo de personas de los llamados Hare Krishna . Ellos cantan. Me detengo para escucharles. Cantan y tocan tambores. Uno de estos pelones me muestra su mano. Quiere que le dé alguna moneda. Estoy de buenas . Saco una moneda de plata, se la entrego, le digo que la moneda tiene dos águilas. El calvo la mira y me dice que no la podrá cambiar nunca. Para eso te la dí no para que la gaste sino para que la conserves.

Veo una puerta. La puerta está desvencijada, no tiene cerradura. Entro.

En una contra esquina descansa una silla forrada con una especie de palma. Me siento a esperar, la palma todavía despide su olor.

Entra por la misma puerta una mujer de trenzas. Sin hablar me entrega un disco LP. Le pregunto que es lo que quiere?. Ella me dice que quiere escucharlo. Por la cocina se asoma Lizbeth, me pregunta interesada ; que es lo que desea esta mujer?.

Dice que quiere oír el disco.

Pués pónselo.

Abro la vetarra consola , coloco el disco. El disco comienza su reproducción. Miro la portada. En esta está Ignacio López Tarso . Ignacio viste como Macario. Le digo a la trenzuda que le dieron el disco equivocado. Quién habla y canta no es López.

Ah no ?

No es Ata.

La trenzuda no sabe quién fue Ata.

Se vuelve a asomar Lizbeth . me pregunta por la mujer.

Le digo que ya se fue.

Y la conoces?.

Sí le respondo.

Quién es?

Una que entró con el propósito de escuchar un disco.

Lizbeth me dice; por allá está la salida.

La de la puerta desvencijada?.

Sí vete Alfredo que se te hace tarde..

Salgo…

Estoy en una calle. Es una calle de tierra. Parece que es la capital . Pero es una capital que ya no esta.

Se acerca una charchina. Es un Ford del año de la canica.

El carro se detiene justo enfrente de mí. El conductor sin retirar las manos del volante me pide que suba. Le hago caso.

Abro la puerta y me siento del lado izquierdo. En medio va Don Porfirio Díaz. Porfirio viste muy elegante y con sombrero alto. Hasta el fondo va Lizbeth. La veo , le pregunto que hace aquí. Ella me responde que se va con Porfirio. Porfirio me mira y me dice que así es en efecto al mismo tiempo que se frota sus blancos bigotes.

Me entra la ira. Porfirio le da unos golpecitos con su guante al chofer y le dice: El joven se baja aquí. El carro de detiene. No me dá tiempo de decirles nada. Me bajo, el propio Porfirio cierra la puerta , el carro se va. Me quedo de pie. Se asoma Lizbeth y me arroja una moneda de plata.
Me dice que no me la puedo gastar, es para que la guardes y la conserves..
El carro deja una polvareda….


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra
Nec spe, nec metu
23 de julio de 2014.
Estados Unidos Mexicanos..



lunes, 21 de julio de 2014

Cerveza, de escape, alemanes, en el Ford azul, hermanos, zapateos.

Cerveza, de escape, alemanes, en el Ford azul, hermanos, zapateos.























Ando en el intento de vaciar esta cerveza en la botella. Lo primero que debo de hacer es buscar un embudo. Busco por todas las partes posibles y pues no. No hay ninguno. Tengo que ir al super mercado..

Busco la zona idónea en dónde lo pueda encontrar, le pregunto a una mujer de bata y guantes. Me dice que los embudos los puedo conseguir en las tlapalerías. Le agadezco y voy para allá.
Un hombre desganado descansa sobre un mostrador. Le pregunto sí tiene embudos. Sin responder comienza a buscar entre miles de cosas y saca uno. Me lo muestra para decirme que cuesta quince pesos. Sí está bien. Le entrego las monedas y sin darle las gracias me voy.

Con el embudo en mi poder regreso..

Lo coloco sobre una botella y vierto la cerveza. La cerveza echa espuma. Quito el embudo , se me antoja y le doy un sorbo.

De pronto entran unas personas, me dicen a gritos que me debo de ir.. Me apuran tanto…

Les digo que tengo que servir la cerveza. Deja eso me dice otro y manotea tirándo la cerveza, la botella y el embudo.

Salimos….

Vamos por un camino. Acaba de caer un aguacero. Se miran pocas luces. Hay más adelante un retén. Me piden que no hable ni diga nada. Es la Alemania nazi.

Un soldado o militar nos pide detenernos. Así lo hacemos.

El alemán nos lleva a un baño. El sitio huele a orines. En los retretes puedes ver que la mierda les reboza. El alemán nos pide a todos los que vamos que le enseñemos la verga. Ah Dios?
Y porque te hemos de enseñar la verga le pregunto?.

Me responde que porque es un soldado gey y que ese es el requisito. No tenemos de otra y les digo a los muchachos: Señores enseñemosle la verga al alemán. El alemán nos revisa minuciosamente creo que le gustaron todas porque nos entrega un papel y quiere nuestros datos generales.

Salimos.

Ahora nos metemos en un Ford azul. Un conductor con el tipo de hindú nos pregunta que sí tenemos hambre?. Sí le respondo. Pués vámos a comer al desierto del Sahara Oriental. El hindú mete velocidad y allá vamos.

En el trayecto el hindú escucha a Ravi Shankar. Me pregunta que sí alguna vez he escuchado al maestro . Sí hasta viajé con él en el elevador en 1972.

Estoy en una laguna.

El Tony anda en su lancha. Rema hasta donde estoy. Le digo que no puedo salir a pescar porque mi barca tiene un gran agujero. Tony mira el hoyo y me dice que sí ya probé con los patos? No no he probado con los patos. Me dice que lo espere y veo como se aleja remando con fuerza.

Dos horas después me despierta y me dice levántate cabrón ya traje los patos..

Se avienta al agua. El agua le llega a la mitad del pecho. Lleva en las manos un pato de plástico. Enciende un botón y acerca el pato al agujero. El pato mueve su pico tatatatata. A medida que lo va haciendo el agujero desaparece. El Tony pasa una mano y me dice. Ya quedó.

Y con ese arreglo no me hundiré en el agua?.

No ya quedó..

Ahora me encuentro en la lateral del Mercado de Mixcoac.

Precisamente por la parte donde venden los cocteles de camarones. Llegan mis hermanos y me hablan con reclamos.Yo ni les he hecho nada pero aún así me reclaman.

Suena un teléfono y contesto. Es una voz que me dice que quiere saber como cuanto costará lavar y planchar un traje sastre?. No tengo ni la menor idea. De uno de los pasillos sale Peregrino . Le pregunto que me diga sí sabe el costo de lavar y plancha un traje. Peregrino me dice que no tiene tiempo decirme los precios. Es que esta señora tiene urgencia de saber. Peregrino toma el teléfono y dice : Sí señora, sí señora, si señora.. Después me entrega el auricular y me dice que le cobre setenta pesos por prenda.

En una contra esquina hay un grupo de bailarinas que zapatean y otro de maricas que bailan suavemente Zorba el Griego. Parece que es un buen espectáculo. Me siento en la banqueta, enciendo un cigarro y me dispongo a verlos y a escucharlos….


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
21 de julio de 2014.
Estados Unidos Mexicanos.




domingo, 20 de julio de 2014

Décimas de Tlatelolco

Cantante, coros, buenos muchachos, la fría.

Cantante, coros, buenos muchachos, la fría.





























Acompañame me dice Alfredo a mí que me llamo Alfredo. Este baja unos escalones de madera, va vestido de traje negro , camisa blanca, y corbata negra. El pelo lo tiene negro intenso y lo lleva siempre o casi siempre engominado. Vamonos pués le digo y le sigo. Alfredo abre una puerta y enseguida como sí de una película se tratara nos encontramos en una playa. La playa esta desierta. Solo puedo ver algunas gaviotas que sobrevuelan pero gente no hay nadie.

Vemos a lo lejos que se acerca un camión pequeño. Es una carcacha. El camión tiene un letrero que dice Producciones Renzo.

El camión se detiene justo enfrente de mí. Comienzan a descender varias personas. Todas vienen vestidas como Alfredo. Todas menos yo. Estas personas son cantantes me dice Alfredo. Tenemos bajos, tenores, barítonos. ¿Y que es lo que vienen a hacer aquí?. Vienen a grabarse. Las personas comienzan a caminar. Se van en grupos de cuatro. Todos se van distribuyendo a lo largo de la playa le pregunto a Alfredo como se llama la playa Me responde que Pocitos. Cuando los cantantes están colocados pasa el camión . Un sujeto que parece argentino los va filmándo. Al verme me hace una seña para que me quite. Yo no debo de salir. Entre los cantantes puedo ver a algunos que conocí ahora varios de ellos ya son polvo.

A mi lo que me gusta es cuando Robert de Niro saca su pistola y le mete varios disparos al señor que llevan en la cajuela del carro. Eso dijo la mujer de grandes tetas a otra que también tenía lo suyo.

Ay si pero no me negarás que cuando Joe Pesci saca su cuchillo y se lo entierra varias veces en el estómago del mafioso mientras le dice que es un hijo de puta no es genial?
Sí es una escena fabulosa.

Yo las escucho. Ellas hablan de la película GoodFellas Ya tenía tiempo que no sabía de esta cinta..

Las mujeres me miran y me preguntan que sí ya la ví.. A quién a ustedes? No a la película?

Ah sí ¡ es una película de los años noventa. De Martin Scorsese.

Usted sí sabe. Pués la ví como ustedes varias veces. Lo que sucede les digo mientras jalo una silla es que la historia es buena, dirigida por un buen director un cine fotógrafo profesional y ese trío de actores el resultado siempre será bueno.

Se acerca un mesero que nos ofrece café. La mujer de tetas grandes dice que para ella es suficiente. Sirvale a cual es tu nombre me pregunta
Alfredo..


Sírvale a Alfredo. Acerca la jarra caliente y miro como cae el chorro humeante sobre la taza azulada.


Alfredo Alfredo! escucho que me gritan desde el aire. Miro pá arriba y es la fría. Ella pasa volando en un parapente.

Oye fría ya ni chingas porque te subiste a esa cosa y luego encuerada?. Es que desde aquí soy más libre!.
Esperame Alfredo nada más me doy otra vuelta por ese acantilado y nos vemos..!

Sí está bien fría. Aquí te espero.

Veo como la fría da varios giros y se aleja…

Más tarde veo un punto rojo en el horizonte. Es la fría nuevamente. Ella se acerca. No sé como no le dá miedo de que esa chingadera se vaya a caer. Hay veces que no entiendo la forma de pensar de las mujeres. La fría llega baja sus pies y aterriza. Se quita las correas y se acerca a mí. Me dice que ahora que estaba en el aire se le antojó que le frotara las tetas. No mames fría aquí ya bajó la temperatura y me estoy helando. Anda pónte un suéter te vas a resfriar. Obedece de mala manera y me jala la prenda de vestir. Bueno está bien sí no quieres frotarme pués ni modo. No quieres sexo tampoco?

Ya te dije fría que se me está poniendo la piel de gallina mira nomás como la tengo. En un rato llueve y tú quieres que nos estemos revolcando como animales.

La fría no acepta mis recomendaciones y se dirige de nuevo al parapente, se pone las correas y corre con sus alas rojas me grita vete a la mierda ¡. Y yo me quedo helado…





Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra
Nes spe, nec metu
20 de julio de 2014.
Estados Unidos Mexicanos.

sábado, 19 de julio de 2014

Llevando cosas a una casa en otra ciudad, camión de pasajeros, el jarabe tapatío.

Llevando cosas a una casa en otra ciudad, camión de pasajeros, el jarabe tapatío.




















Llevo un gran cargamento de cosas de todo tipo. Son cosas que se necesitan para poder sobrevivir y ni modo hay que llevarlas. No sé como puedo cargar tanto peso, ni que fuera burro, pero en fin sí el peso nos lo repartimos entre varios la joda será menor.

La que más me pesa es esta maleta. Hace que camine chueco. Le digo a la fría que debemos de dejarlas en la casa de la ciudad diferente. Ella como siempre viene diciendo su letanía de todos los días. Abordamos un autobús. El autobús es muy cómodo, tiene todos los adelantos, aire acondicionado, internet, y al subir una mujer te entrega una bolsita con algo para comer. A mí me gusta más viajar en autobús que en avión. La ventaja del autobús es que puedes ver los diferentes poblados por los que vas pasando . En cambio el avión te subes y solo miras nubes y la tierra bien lejos. Alguna vez alcancé a ver desde un avión en Oaxaca a un arriero. Se veía como hormiguita pero alcancé a divisar su mula y hasta su sombrero. Bueno sí no me crees pués no me creas pero así fue.
La fría dice que yo acomodo las historias a mi conveniencia y eso no es verdad lo que sucede es que yo tengo buena memoria y me acuerdo de muchos detalles a diferencia de las personas que a veces no saben ni como se llaman.

Lo único que no me gusta es que aunque tenga sueños diferente siempre me toca el mismo conductor. Esto lo detecté en días pasados. Y lo supe porque vi que el camión bajo a toda prisa por una de las calles de Sombrerete. El autobús dio un giro como si de un latigazo se tratara. Los pasajeros pusieron el Jesús en la boca y el muy cafre siguió en su carrera loca. Por lo demás los autobuses son reconfortables..

Ahora que viaje en el autobús me recuerdo que antes de regresar metí varias cargas de ropa y que lavadora quedó encendida. Ojala la muerta que se me aparece pueda apagarla.. Y ni como mandarle un mensaje..

Ahora estoy en un amplio salón. Un grupo de hombres y mujeres que parecen artistas del baile esperan algo.
Me parece que no les han llevado un equipo de sonido. Les digo a todos que no hay problema. Sí no cuentan con sonido yo les puedo ayudar. Me miran como asombrados y me preguntan que como?. Acto seguido comienzo a silbar y después a tararear el jarabe tapatío. También me apoyo con las palmas de las manos y los hago bailar a todos. A veces pienso que aparte de ser pitoniso tengo dotes de líder. Manejo a las personas con suma facilidad o puede ser también que hablo mucho y de inmediato los acoplo a mis ideas esos puede ser…


Original de Alfredo Arrieta Ortega.
Para elpueblodetierra
19 de julio de 2014.
Nec spe, nec metu
Estados Unidos Mexicanos.