viernes, 19 de agosto de 2016

Casa en desorden, golpiza a dos jóvenes, escondiéndose en un tren, herida en una pierna, manejando un carro azul, Hugo hace cuentas en un cartón,Rosaura se inyecta heroína.

Casa en desorden, golpiza a dos jóvenes, escondiéndose en un tren, herida en una pierna, manejando un carro azul, Hugo hace cuentas en un cartón,Rosaura se inyecta heroína.






































Esta casa es un desorden. Entras por cada una de las habitaciones y parece que paso por aquí un huracán.

En una de las recámaras duerme una mujer que se pinta el pelo de rojo.

Esta vieja siempre fue un desmadre en su vida.

Nunca fue ordenada, parió hijos como sí de perritos se tratara. A ninguno vio por su bienestar.

A tí te dá pena ver el desmadre en el que viven.

Así que comienzas a doblar la ropa y a guardar en su sitio los múltiples objetos que estás regados por doquier.

En esas estás cuando pasa un joven corriendo. Detrás de este viene un señor que se llama Fernando. Trae en las manos un cinturón de piel dura.

Persigue al joven con el rostro enfurecido. El joven intenta esconderse en un cuarto.

La madre de este, la mujer desmadre duerme sin importarle los gritos.

El señor Fernando lo sujeta de un brazo y en el pasillo comienza a golpearlo con tal fiereza. Esta enloquecido.

Otro joven , el hermano del menor intenta separarlos, lo que consigue son dos golpes en la cara.

Sale hacia donde tú recojes las cosas. Le preguntas que si tiene Iodex. Es necesario que te pongas en la cara para que no se te inflame le dices.

Y porque les pega tan duro?.

Así es. Así se pone cuando nos golpea.

Viajas en este tren. Escuchas que habla una mujer llamada Patricia y que en este sueño es tu jefa.

No tienes deseos de verla.

Esperas que no te descuente el día. Tú hiciste acto de presencia. Vas escondido en este tren. Así que no dejaste de asistir.

El cielo se pone cargado de nubes negras. Va a caer un aguacero marca diablo.

Notas que tienes una herida en la pierna. La herida está situada en la parte de atrás. Parece que te la hicieron con un cuter.

Como puedes la revisas.

De la línea de sangre brota un líquido parecido al de la leche condensada.

La herida se transforma y cambia. Ahora parece una moneda.

La exprimes, salta la pus.

Necesita cerrarla.

Acudes al botiquín. Como siempre pasa nunca hay nada.

Buscas en este mueble.

Aparece un frasco rojo.

Metes la mierda esa que tiene el tapón y que no sabes como se llama.

Te untas el líquido rojo en la herida.

Una vez terminada la curación sales a la calle.

Le preguntas a alguien desconocido que sí te puedes llevar el auto azul. Es un auto del año del caldo. Todo le falla, todo se le descompone.

Hugo lo maneja. Subes.

Acuden en busca de gente.

La gente se sube. Son ustedes los taxistas del sueño.

Les cobran .

La gente les paga.

Entran a una casa.

Una mujer flaca y de carácter agrio les mira.

Los dos la mandan a la chingada con sus miradas.

Suena el teléfono.

Es una mujer llamada Rosaura.

Esta le dice a Hugo que quiere su dinero.

Parece que la tal Rosaura es la dueña del carro.

Hugo te manda a verla.

Entras un cuarto.

En este sentada en un sofá de terciopelo rojo y desgastado está Rosaura.

Ella te mira y te dice que quiere su dinero.

Le explicas que Hugo lo está contando.

Ella hace una mueca de desagrado.

Tiene una jeringa en las manos.

Se la acerca a su brazo.

Rosaura se inyecta una sustancia negra o café.

Es heroína.
Rosaura tiene muchos piquetes en los dos brazos.

Tiene además una liga atada.

Es tal el desarreglo en esta mujer que una de sus medias está a medio poner.

Rosaura cierra los ojos y vuelve a pedir su dinero.

Se queda dormida.

Cierras la puerta y sales.



Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
19 de Agosto de 2016.
Estados Unidos Mexicanos.




Casa en desorden, golpiza a dos jóvenes, escondiéndose en un tren, herida en una pierna, manejando un carro azul, Hugo hace cuentas en un cartón,Rosaura se inyecta heroína.

Casa en desorden, golpiza a dos jóvenes, escondiéndose en un tren, herida en una pierna, manejando un carro azul, Hugo hace cuentas en un cartón,Rosaura se inyecta heroína.






































Esta casa es un desorden. Entras por cada una de las habitaciones y parece que paso por aquí un huracán.

En una de las recámaras duerme una mujer que se pinta el pelo de rojo.

Esta vieja siempre fue un desmadre en su vida.

Nunca fue ordenada, parió hijos como sí de perritos se tratara. A ninguno vio por su bienestar.

A tí te dá pena ver el desmadre en el que viven.

Así que comienzas a doblar la ropa y a guardar en su sitio los múltiples objetos que estás regados por doquier.

En esas estás cuando pasa un joven corriendo. Detrás de este viene un señor que se llama Fernando. Trae en las manos un cinturón de piel dura.

Persigue al joven con el rostro enfurecido. El joven intenta esconderse en un cuarto.

La madre de este, la mujer desmadre duerme sin importarle los gritos.

El señor Fernando lo sujeta de un brazo y en el pasillo comienza a golpearlo con tal fiereza. Esta enloquecido.

Otro joven , el hermano del menor intenta separarlos, lo que consigue son dos golpes en la cara.

Sale hacia donde tú recojes las cosas. Le preguntas que si tiene Iodex. Es necesario que te pongas en la cara para que no se te inflame le dices.

Y porque les pega tan duro?.

Así es. Así se pone cuando nos golpea.

Viajas en este tren. Escuchas que habla una mujer llamada Patricia y que en este sueño es tu jefa.

No tienes deseos de verla.

Esperas que no te descuente el día. Tú hiciste acto de presencia. Vas escondido en este tren. Así que no dejaste de asistir.

El cielo se pone cargado de nubes negras. Va a caer un aguacero marca diablo.

Notas que tienes una herida en la pierna. La herida está situada en la parte de atrás. Parce que te la hicieron con un cuter.

Como puedes la revisas.

De la línea de sangre brota un líquido parecido al de la leche condensada.

La herida se transforma y cambia. Ahora parece una moneda.

La exprimes, salta la pus.

Necesita cerrarla.

Acudes al botiquín. Como siempre pasa nunca hay nada.

Buscas en este mueble.

Aparece un frasco rojo.

Metes la mierda esa que tiene el tapón y que no sabes como se llama.

Te untas el líquido rojo en la herida.

Una vez terminada la curación sales a la calle.

Le preguntas a alguien desconocido que sí te puedes llevar el auto azul. Es un auto del año del caldo. Todo le falla, todo se le descompone.

Hugo lo maneja. Subes.

Acuden en busca de gente.

La gente se sube. Son ustedes los taxistas del sueño.

Les cobran .

La gente les paga.

Entran a una casa.

Una mujer flaca y de carácter agrio les mira.

Los dos la mandan a la chingada con sus miradas.

Suena el teléfono.

Es una mujer llamada Rosaura.

Esta le dice a Hugo que quiere su dinero.

Parece que la tal Rosaura es la dueña del carro.

Hugo te manda a verla.

Entras un cuarto.

En este sentada en un sofá de terciopelo rojo y desgastado está Rosaura.

Ella te mira y te dice que quiere su dinero.

Le explicas que Hugo lo está contando.

Ella hace una mueca de desagrado.

Tiene una jeringa en las manos.

Se la acerca a su brazo.

Rosaura se inyecta una sustancia negra o café.

Es heroína.
Rosaura tiene muchos piquetes en los dos brazos.

Tiene además una liga atada.

Es tal el desarreglo en esta mujer que una de sus medias está a medio poner.

Rosaura cierra los ojos y vuelve a pedir su dinero.

Se queda dormida.

Cierras la puerta y sales.



Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
19 de Agosto de 2016.
Estados Unidos Mexicanos.




viernes, 12 de agosto de 2016

Mujer de traje gris que llora y canta sombras nada más, masturbando a Martha, rama que cae sobre una mesa,en la azotea con lluvia,María Félix en el quicio de una puerta ,ratas en bolsas de canicas, departamentos de lujo, soldados jeringas y mujer con celulitis.

Mujer de traje gris que llora y canta sombras nada más, masturbando a Martha, rama que cae sobre una mesa,en la azotea con lluvia,María Félix en el quicio de una puerta ,ratas en bolsas de canicas, departamentos de lujo, soldados jeringas y mujer con celulitis.







































Esta mujer de quién no sé el nombre se encuentra sentada sobre la acera.

Pasaba yo y la descubrí.

La mujer saca un cigarro. Ella viste un traje gris.

Nunca me ha gustado ver que una mujer llore.

Así que me siento a su lado y le pregunto.

Ella me mira. No me dice nada. Pero después le dá una chupada a su cigarro, expele el humo formando una voluta. Y me responde con una canción:

Sombras nada más entre tu vida y mi vida, sombras nada más entre tu amor y mi amor….

Acto seguido de los ojos de esta mujer brotan dos lágrimas que se confunden con el rímel de sus pestañas.

A veces el amor es una verdadera chingadera.

Me transporto en la nebulosa de los sueños y miro a Martha.

Martha está en cuatro patas sobre una cama.

Yo que soy precavido primero la miro. Martha me llama con la mirada. Acudo a su llamado. No la beso porque está como les digo en posición de caballito. Me concreto a acariciarle el sexo, le meto los dedos entre sus piernas y su vestido despacio, suave. Martha se retuerce y yo continuo con esto.

Minutos más tarde Martha baja la cabeza y se retuerce. Agacha la cabeza , la menea para todas partes luego emite una serie de pujidos y ayes de placer, Martha se viene.

Ahora estoy en este solar.

En este costado tenemos una gran mesa. La mesa tiene un mantel blanco. Encima de este hay platos, y platones, copas, charolas con guisos exquisitos.

Un árbol monumental lo tenemos enfrente.

Una de sus ramas se desprende y va a caer precisamente sobre la mesa. La mesa se rompe.

Yo hubiera querido evitarlo pero no pude, en este sueño sólo soy espectador.

Al caer la gran rama sobre la mesa saltan miles de hojas verdes, luego las hojas se transforman en pájaros. Los pajaros en bandada se alejan hechos la chingada para perderse en el horizonte.

Subo a una azotea.
Llueve a cántaros. El gato Kioto está por aquella esquina. Le llamo, el gato hace un intento por venir conmigo pero un perro se lo impide.

Un grupo de personas hablan. No quiero ni verlas así que me trepo por las jaulas. Escucho decir a una de estas que el corte de pelo tipo chonguito de chino que le hicieron a César se le ve ridículo.

Bajo por la parte trasera, mi tío Eduardo habla con estas personas.

Al salir por esta escalera veo a María Félix. Ella está recargada en el quicio de esta puerta.

María tiene unos treinta y cinco años en este sueño. Porta un vestido con escote y cola larga.


No entiendo como esta mujer puede andar vestida de gala en este edifico de barrio, donde las mujeres a lo más que llegan es a ponerse calcetas largas suéter y chanclas.

No es que me guste o me excite María pero me le acerco con las debidas precauciones.

Le meto un rozón en la zona glútea. No me dice nada. Enseguida me llama, me dice en voz baja que entre a su cuarto.

Le hago caso y la obedezco. Solo nos damos besos con babas. No está tan mal esta mujer.


De donde carajos salieron tantas ratas?

Es lo que me pregunto porque son muchas¡

Intento atrapar a todas.

Las ratas corren por todas las direcciones posibles.

En bolsas de canicas meto a una . Luego cierro en nudo.

Las rata intenta escapar pero ya es imposible.

Así quedan atrapadas más de veinte. Sólo me faltan por atrapar a las del PRI y PRD.

Una de las pinches roedoras no se doblega y me mete una mordida en la mano.

Me mira con sus ojos rojos.

A esta la voy a matar primero ya lo veras.

Pretenden que entre con ellos al negocio de construir edificios.

No les digo que no pero tampoco les digo que sí.

Cada departamento costará varios millones de dólares. Los edificios serán edificados por el sur y solo los opulentos podrán comprarlos.

Me dicen que tendré alguna ventaja porque me puedo hacer de uno de ellos y con facilidades.

Creo que no necesito ninguno estos lujos , en verdad no necesito tanto.

Les digo que un hombre solo necesita para vivir tres camisas, tres pantalones,tres calzones, ,tres suéteres,tres pares de zapatos,una regadera con agua caliente,tres comidas, tres mujeres,y una cama pá dormir calientito.
Lo demás es ostentación.

Mi padre se molesta al ver mis intenciones.

Se sube a un carro y me vuelve a abandonar..

Me quedo en una avenida.

Luego voy a mi casa.

Entra un venezolano.

Me pilla tendiendo mi cama.

Le digo que le vendo departamentos en Venezuela.

El hombre sonríe y me dice que en Venezuela no tenemos ni para un ladrillo.

Dejo todo como esta.

Ahora soy el portero de una entrada.

Parece que soy nuevo.

Un grupo pequeño de soldados intenta ponerme una inyección para que quede como nembutal.

Forcejeamos.Les quito las jeringas y yo mismo les inyecto la droga en sus patas.

Otro que mira la escena me dice que debo de pararme en la puerta y que disimule.

Llegan una mujer acompañada de unas niñas.

La mujer me muestra una invitación a una fiesta.

No tengo ni la menor idea de donde es la fiesta.

Tomo el papel y hago como que leo atentamente.

Le digo a la mujer que tiene que ir por aquél lado.

La mujer de nalgas enormes se aleja. Ella porta un vestido que le deja ver piel de más. Esta tiene la piel con celulits.

Después dejo todo y me voy. Subo entre unas mesas. Incluso le tiro a un señor su plato con sopa.
Eso fue todo.



Original de Alfredo Arrieta
Para el pueblodetierra.
Nec spe, nec metu.
Contepec Michoacán.
12 de Agosto de 2016.






viernes, 29 de julio de 2016

Hombre que se zurra en un transporte público, adiestramiento en un banco,llegada, policía,baño, ducha,orinar,papel para Rocío,niña llorando,jalando un colchón, cajas, dinero,chistes,oficinas,salón camiones que caen.

Hombre que se zurra en un transporte público, adiestramiento en un banco,llegada, policía,baño, ducha,orinar,papel para Rocío,niña llorando,jalando un colchón, cajas, dinero,chistes,oficinas,salón camiones que caen.
































Este hombre viaja en un transporte público. Va en Bicentenario por el Circuito Interior.

Hace movimientos extraños, trae un malestar estomacal.

El camión tiene en este sueño los asientos de tres en tres.

Va el señor,la fría y una mujer de blusa corta, es decir lleva los brazos descubiertos.

El hombre se baja lo más que puede y sin decir más y discretamente se zurra.

La mierda cae al piso y nadie se percata.

Nadie hasta que el olor de la caca se expande por doquier.

Dos jóvenes huelen, fruncen la nariz.Snif snif..

Buscan y descubren la mierda erguida como estatua.

Se levantan de sus lugares y van con el conductor para decirle que hay una mierda como de este tamaño y que como es posible que la gente se cague en un transporte público.

El chofer sale del Circuito, se detiene y baja acompañado por los dos.

Se suben de nuevo, el camión avanza.

La fría siempre de metiche le dice a la señora de blusa que como es posible que la gente se suba al camión a cagarse?

Le dice al hombre. Este no le responde, sólo asienta con la cabeza.

La fría lo mira y le pregunta: No serías tú?

No claro que no¡

Como crees fría que yo haría eso?

La señora de blusa de mangas cortas le dice a la fría que no.

Que el hombre o señor parece decente y que jamás haría algo parecido.

La fría le dice: A ver, levántate¡

El hombre como que quiere no quiere y se levanta.

Tiene las nalgas embarradas de caca café¡

Sí fuiste tú cochino¡

Tú te cagaste en el camión y grita¡

Par ese momento todo los usuarios o pasajeros ya se dieron cuenta y miran desaprobando.

Es que la verdad ya no me aguantaba fría y me estaba zurrándo¡

Sí pero te hubieras aguantado¡

La fría se levanta, toca el timbre. Va enojada¡

Se abre la puerta, baja.

Detrás el hombre con las nalgas sucias la sigue…

Los pasajeros miran por las ventanillas.

Un sueño raro.

Llego a las oficinas de un banco.

En la entrada hay un policía. Este me pide un papel.

Procedo a buscarlo pero no lo encuentro. Saco la cartera, se me caen las fotografías, las tarjetas del papel nada.

Me dice el policía que me retire y que regrese cuando lo encuentre.

Me siento en esta acera y sigo buscando.

Después de un rato lo encuentro. Es un papel que tiene un número y la palabra Rocío.

Regreso con el policía me dice que pase.

Subo por estas escaleras.

Viene una niña de cuatro o cinco años. La niña llora.

Ya se le perdió su madre.

Entro a un departamento.

En el lugar dos mujeres.

Les pregunto que si alguna de ellas se llama Roció?

Es más arriba.

Gracias.

Allá viene una niña llorando les digo.

Que raro. Aquí no entran niños.

Les digo también que debo de llevarme este colchón. Ellas me dicen que está bien.

Voy a las cajas del banco.

Dos cajeros cuentas dinero,otros hacen chistes que yo no entiendo. Son chistes locales.

Un joven me dice que si me siento agobiado me dé un duchazo.

Entro a las regaderas . Espero que salga agua caliente. Luego me acerco a un minguitorio y meo como medio litro.

Una vez limpio entro a un salón de clases.

Un maestro flaco y calvo me dice que llegué tarde.

Me disculpo.

El maestro se acerca a una pared y coloca los cuadros mal puestos. Le ayudo. Eso le agrada al maestro. Pienso que me dará buena calificación.

Casi al despertar voy con las dos mujeres que me encontré en el departamento.

Vamos en un vehículo cuesta arriba. Me dicen que iremos al nuevo edificio en donde nos vamos a ir.


De bajada vienen dos camiones blancos.

Los camiones se deslizan y se van al vació sin control alguno.

Eso fue todo.

Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
29 de Julio de 2016.
Estados Unidos mexicanos.




Hombre que se zurra en un transporte público, adiestramiento en un banco,llegada, policía,baño, ducha,orinar,papel para Rocío,niña llorando,jalando un colchón, cajas, dinero,chistes,oficinas,salón camiones que caen.

Hombre que se zurra en un transporte público, adiestramiento en un banco,llegada, policía,baño, ducha,orinar,papel para Rocío,niña llorando,jalando un colchón, cajas, dinero,chistes,oficinas,salón camiones que caen.
































Este hombre viaja en un transporte público. Va en Bicentenario por el Circuito Interior.

Hace movimientos extraños, trae un malestar estomacal.

El camión tiene en este sueño los asientos de tres en tres.

Va el señor,la fría y una mujer de blusa corta, es decir lleva los brazos descubiertos.

El hombre se baja lo más que puede y sin decir más y discretamente se zurra.

La mierda cae al piso y nadie se percata.

Nadie hasta que el olor de la caca se expande por doquier.

Dos jóvenes huelen, fruncen la nariz.Snif snif..

Buscan y descubren la mierda erguida como estatua.

Se levantan de sus lugares y van con el conductor para decirle que hay una mierda como de este tamaño y que como es posible que la gente se cague en un transporte público.

El chofer sale del Circuito, se detiene y baja acompañado por los dos.

Se suben de nuevo, el camión avanza.

La fría siempre de metiche le dice a la señora de blusa que como es posible que la gente se suba al camión a cagarse?

Le dice al hombre. Este no le responde, sólo asienta con la cabeza.

La fría lo mira y le pregunta: No serías tú?

No claro que no¡

Como crees fría que yo haría eso?

La señora de blusa de mangas cortas le dice a la fría que no.

Que el hombre o señor parece decente y que jamás haría algo parecido.

La fría le dice: A ver, levántate¡

El hombre como que quiere no quiere y se levanta.

Tiene las nalgas embarradas de caca café¡

Sí fuiste tú cochino¡

Tú te cagaste en el camión y grita¡

Par ese momento todo los usuarios o pasajeros ya se dieron cuenta y miran desaprobando.

Es que la verdad ya no me aguantaba fría y me estaba zurrándo¡

Sí pero te hubieras aguantado¡

La fría se levanta, toca el timbre. Va enojada¡

Se abre la puerta, baja.

Detrás el hombre con las nalgas sucias la sigue…

Los pasajeros miran por las ventanillas.

Un sueño raro.

Llego a las oficinas de un banco.

En la entrada hay un policía. Este me pide un papel.

Procedo a buscarlo pero no lo encuentro. Saco la cartera, se me caen las fotografías, las tarjetas del papel nada.

Me dice el policía que me retire y que regrese cuando lo encuentre.

Me siento en esta acera y sigo buscando.

Después de un rato lo encuentro. Es un papel que tiene un número y la palabra Rocío.

Regreso con el policía me dice que pase.

Subo por estas escaleras.

Viene una niña de cuatro o cinco años. La niña llora.

Ya se le perdió su madre.

Entro a un departamento.

En el lugar dos mujeres.

Les pregunto que si alguna de ellas se llama Roció?

Es más arriba.

Gracias.

Allá viene una niña llorando les digo.

Que raro. Aquí no entran niños.

Les digo también que debo de llevarme este colchón. Ellas me dicen que está bien.

Voy a las cajas del banco.

Dos cajeros cuentas dinero,otros hacen chistes que yo no entiendo. Son chistes locales.

Un joven me dice que si me siento agobiado me dé un duchazo.

Entro a las regaderas . Espero que salga agua caliente. Luego me acerco a un minguitorio y meo como medio litro.

Una vez limpio entro a un salón de clases.

Un maestro flaco y calvo me dice que llegué tarde.

Me disculpo.

El maestro se acerca a una pared y coloca los cuadros mal puestos. Le ayudo. Eso le agrada al maestro. Pienso que me dará buena calificación.

Casi al despertar voy con las dos mujeres que me encontré en le departamento.

Vamos en un vehículo cuesta arriba. Me dicen que iremos al nuevo edificio en donde nos vamos a ir.


De bajada vienen dos camiones blancos.

Los camiones se deslizan y se van al vació sin control alguno.

Eso fue todo.

Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
29 de Julio de 2016.
Estados Unidos mexicanos.