miércoles, 20 de abril de 2016

Maté a uno en el metro,borrachos de traje gris,la fría en video,en un camión,el amor de esta mujer.

Maté a uno en el metro,borrachos de traje gris,la fría en video,en un camión,el amor de esta mujer.







































Ando en estas.

Ayer por la tarde noche viajaba en el Metro.

El tren no llevaba tantas personas, digamos que era regular.

La fría iba a un lado mío.

De pronto un individuo se coló por entre las demás personas.

Me miró profundamente. Yo sabía que me buscaba. Así que me puse atento a cualquiera de sus movimientos.el hombre tenía una verruga negra incrustada en la mejilla derecha. Los bigotes se los acicaló con saliva.

No tuvo cuidado y mostró que en la cintura llevaba una pistola de calibre grande. De esas que sí te entra un tiro te deja bien despanzurrado.

No le dí tiempo, me levante no después de aventar a la fría a un lado.

Luego saqué con rapidez inusitada mi pistola y le metí tres balazos en la barriga.

Ví como le brotaba la sangre.

Decidi que debía irme.

Todavía alcance a decirle algunas cosas , y también le escupí.

A mí nadie me venadea cabrón¡ Y salí….

Al irse el tren, vi que la fría se levantaba para esperar la próxima estación.

En esta calle que salé precisamente a la Catedral hay siete sujetos. Todos son delgados y todos visten de traje gris.

Además todos están borrachos.

En el suelo tirado y batido en su propio vómito está el señor Fernández .

Me dicen los borrachos de traje gris que lo deje. Lleva así varios días con sus noches. Tiene Fernández problemas mentales.. Si está loco el wey; me dice otro.

Paso por encima de el y me alejo.


Ahora estoy en la casa de mi abuela.

El comedor.

Sobre la mesa tengo calabazas de castilla, camotes, un cuchillo verde.

Entra un señor de pelo chino. Como que lo quiero reconocer.

Le digo que se vaya preparando el dulce de calabaza con camote.

Ahí está el cuchillo que corta.

Pero antes déjame que te muestre esto le digo.

Este cassete de VHS tiene una pantalla. Le muestro un video pornográfico.

La fría abierta de patas nos muestra todo lo que se debe de mostrar. Yo la masturbo. La fría se queja o lanza pujidos. A los de cinco minutos ya la tengo encima de mí y le doy para sus tunas.

El hombre me dice: Ah es la fría verdad?

Si la reconociste?

Cuando se volteo, supe que era ella.

Pues te felicito men.

En esas estamos cuando escucho que se abre la puerta de la entrada.

La fría quita la cadena y entra llevando un perrito blanco con su correa.

Entra.

El señor parte los camotes y las calabazas.

La mira como diciendo ya te ví coges re bien¡

Yo simulo leer un periódico atrasado. Luego les muestro un anuncio de ciertos zapatos.


Ahora viajo en un camión. El camión cruza por la vetusta colonia de Santa María.

Sentados en este asiento largo van conmigo dos pesonas. Son papá e hijo. Los dos se llaman igual.

El hijo me interrumpe cada que hablo. Por estar pendiente de esto nos pasamos de parada . Les digo que debemos bajarnos. Esta zona es de peligro. Aquí te asaltan y te quitan los calzones sin quitarte las pantalones.

Nos bajamos y entramos a un lugar en donde destazan pollos..

La mujer que más quiero va caminando delante de mí. Ella lleva un vestido azul con estampado de pájaros y flores.Yo voy detrás llorando.





Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
20 de Abril de 2016.
Estados Unidos mexicanos.

jueves, 14 de abril de 2016

Perros bravos, maleta negra,escuela, la guera y amigas,indigentes, chiles, ciudad perdida, camion de pasajeros, la guera en el camión,celulares, milpas muertos oscuros.

Perros bravos, maleta negra,escuela, la guera y amigas,indigentes, chiles, ciudad perdida, camion de pasajeros, la guera en el camión,celulares, milpas muertos oscuros.









































Me topo con este perro. Es un animal bravo. Me ladra como advirtiéndome que me va a morder. A lo mejor se me lanza. Yo precavido llevo una maleta negra en la mano derecha. El pero se lanza , con la maleta lo esquivo, luego le meto dos golpes. El perro se aleja. Piensa el contra ataque. No le doy tiempo porque me subo por estas piedras.. El perro intenta alcanzarme pero no logra subir, sus patas se resbalan por las piedras lisas.
Voy a una escuela que estaba por los rumbos de Azcapotzalco. Entro a un salón. En el imparten clases de matemáticas.

La guera Lizbeth Carolina se encuentra sentada en la parte de atrás, está acompañada por dos amigas.

Yo quiero verla. Por eso entre a esta escuela. La guera se mira lozana, está joven. Al verme Lizbeth ni me fuma. No me importa con sólo verla, saber que está bien me conformo.

Tengo las manos llenas de grasa de pollo. Acudo a un tinaco que está en el patio de la escuela. Busco detergente, lo encuentro, me lavo las manos. Se acerca un joven. Me dice que tengo que ir a la dirección escolar. Que entré a clases sin que yo me matriculara. Le explico que sí. Que lo que sucedió es que se me olvidaron los papeles. Cosa que no es cierta. Yo entré a este sueño con el propósito de ver a la guera. Que me importan las matemáticas.

Ahora voy por un camino. Es un camino lleno de tierra, piedras, palos, mugre, basura para donde mires.

No encuentro como salir, todo termina en pared.

Miro a dos indigentes. Les pregunto si saben de una salida?

Uno de ellos me dice que debo de agarrar la carretera de en medio. Es la que me sacará por los rumbos de Ciudad Satélite.

Les hago un ademán de que está bien. El indigente me dice que son mil pesos por la información.

Tanto?

Es información privilegiada me explica.

Meto la mano a mis bolsillos. Saco varios chiles verdes, se los entrego en su mano. Está bien así?

El indigente mira los chiles y se ríe.

Me voy..

Subo a un camión de pasajeros. Parece que vamos de viaje.

En los asientos de atrás de nuevo la guera Lizbeth Carolina . Ahora está vieja enjuta, arrugada y con el rostro pachiche. Sigue sin hablarme. Cosa que me mortifica. Creo que exageró las cosas.

La acompañan las mismas amigas, también están rucas.

Camino por el pasillo del autobús, me acerco al conductor, quiero preguntarle algo pero no le digo nada. Bajo.

Una mujer. que se llama Socorro me dice que ya no la busque. Que se chingue. Así somos las viejas de rencorosas.

Quiero subir de nuevo al camión pero ya se llenó. Señores gordos atiborrados. Lizbeth Carolina se asoma por una de las ventanillas, intenta decirme algo, la miro, me hago el que no la veo. El camión se va.


Estoy de nuevo en la ciudad perdida. Ya sé porque les llaman ciudades perdidas. Todos están perdidos, extraviados de sí mismos, son almas perdidas.. Yo estoy perdido.

Un policía o genízaro me pide que vaya por este lado, esta oscuro, Prendemos los celulares. Es una milpa dentro de la ciudad perdida. De frente y hacia nosotros caminan personas muertas, son muertos oscuros. Cruzan a nuestro lado. Me acompaña la fría. Le digo que no se suelte de mi mano. Si lo hace los muertos oscuros se la llevan.

Entre este grupo veo de nuevo a Lizbeth Carolina . Ella me vuelve a ver. Está pálida de la cara, lleva un vestido negro. Me llama como anteriormente, me hago el disimulado, pasa a mi lado y hago que no la veo, que no la escucho. Su alma se aleja. Y yo me voy por allá…..


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
14 de abril de 2016.
Para elpueblodetierra.
Estados Unidos Mexicanos.








lunes, 11 de abril de 2016

Festival con Pedro Infante,Las señoritas Dominguez ,comics,televisión a color,hotel mujeres besos abrazos sabor violeta.

Festival con Pedro Infante,Las señoritasDominguez,comics,televisión a color,hotel mujeres besos abrazos sabor violeta.




































Este sueño fue peculiar.

Ando en un festival. Son las doce del día más o menos.

Me encuentro sentado en las sillas de enfrente. Tengo una buena visión.

El escenario es de dimensiones espectaculares, unos cuarenta metros.

Salen dos señores. Uno vestido de traje azul con sombrero texano, sí esos sombreros grises, bien finos.

El otro lleva traje pero este es de color café.

El hombre de traje café se acerca a un micrófono de pie y comienza a hacer gesticulaciones y canta la canción de gorrioncillo pecho amarillo. Aquel que revoloteaba en su nido.

Una señora de canas y cejas pobladas me dice que qué me parece Pedro Infante?

El que está cantando es Pedro Infante?

Sí .

No lo creo . Este señor se murió hace años.

Es él me asegura.

Sí usted lo dice.

Por el pasillo enfrente del escenario viene un señor, trae en sus manos comics, me regala uno pero me pide que escuche al tal Pedro.

Le digo a la señora que el hombre del escenario es un imitador.

Me pide que lo escuche.

No le respondo y me adentro en los comics.


Una mujer me informa que las señoritas Dominguez han triunfado por el mundo.

Sí?

Así es. Ellas comentaron públicamente que nunca necesitaron de ti Alfredo.

No?

Que no¡

Ellas tenían lo suyo para trascender, eran artistas innatas.

Si eran putas no? De putas cualquiera trasciende. El culo manda, el culo ordena.

Si ellas triunfaron por sí solas y aseguran que no necesitaron de mí entonces porque siempre me mencionan?

Sí yo no necesito bules pá nadar porque me mencionan?

Eso ya me lo han dicho. Si no tienen interés por mí porque dicen de mí?

No me dice más, se queda en silencio.

Mi mamá viven en una colonia perdida. Voy a estar con ella. Le llevo una televisión de marca Admiral. Es de las primeras teles que aparecieron en el mercado.

Mi mamá parada en el quicio de la puerta me dice que le parece muy bien ya que no tenía televisión, que la suya se descompuso y que además ya estaba cansada del blanco y negro.

Más tardo en dejarle la teve que yo en llevármela.

Ando con este pinche armatoste por la Colonia de los Doctores.

Ahí hay un hotel que conozco. Alquilaré un cuarto y ahí viviré.

Entro.

Hay una mujer sentada en la recepción, la mujer está abierta de patas y consumida por el calor.

Al verme entrar con la televisión me saluda. Le pregunto por la Sole, ella anda de vacaciones. Dice que se las merecía.

Quieres un cuarto Alfredo?

Sí. Me quedaré unos días por acá.

Enfrente de este escritorio hay un sofá verde cocodrilo. Sobre de este varias mujeres. También agobiadas por el calor.

Una de ellas se llama Mayra. No le tengo mucha confianza pero si le traigo ganas.

La mujer de la recepción dice que como todo pasó tan rápido no nos dió tiempo de darnos el abrazo de fin de año.

Pués que esperan?

Me levanto ipso facto el usufructo y me dirijo a Mayra.

Ella se sorprende de mi arrojo. La abrazo, Mayra se estremece, le doy varios besos suaves,tiernos. A Mayra le sale una especie de baba color violeta que hasta eso sabe bien¡

Acto seguido le bajo los calzones y me la cojo. Ja, ja. Ayes de placer por parte de ella…


No me gustaron los comentarios a la prensa de las señoritas Dominguez.

Ellas dijeron que nunca necesitaron de mí. Hum……


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
11 de Abril de 2016.
Estados Unidos Mexicanos.





sábado, 9 de abril de 2016

El pintor Diego Rosales.

El pintor Diego Rosales.





































“Creyendo hacer cosa buena un pintor me pintó un día,
Más me pinto por afuera porque adentro no veía ”.


A esos de las doce del medio día nos encaminamos a Coyoacán. Mejor dicho a San Pablo Teletlapa, en la CDMX.

Una hora después y no sin haber hecho un alto en los Pollos Río llegamos acompañados de Juan de Dios, Jaime , Herman, Elías, y su seguro servidor Alfredo Arrieta.

Tocamos en la puerta de palos, plásticos y tablas. Me hicieron el comentario que la casa no tenía medidor.

Esperamos un rato y nos abrió la puerta un señor vestido de negro con algunos collares discretos en el cuello.

Pasen, pasen¡ que bueno que vinieron.

En la entrada del pasillo había unas jaulas con conejos blancos. Conejos de gran tamaño. También un perrito alegre que en ningún momento dejo de darnos la bienvenida.

Subimos por una escalera que daba vueltas. De pronto nos encontramos en otra dimensión, en otro mundo si cabe el comentario.

Se nos presentó un señor de edad avanzada vestido de beigue. Herman se aproximo a saludarle, el pintor le extendió la mano y de inmediato la quito. Le dijo: Ay ay ay, y comenzó a sobarse. Es que tengo reumas se justifico.

Disculpe usted, no sabía.

Juan de Dios nos presentó y Don Diego Rosales nos saludo efusivo.

Comenzó a quitar algunos objetos de la mesa y mandó a su hijo por los platos, luego desapareció un instante y regreso con vasos de plástico.

Como disculpándose nos dijo que no tenía mujer. Es que falleció.

A veces pienso que es mejor no tener mujer.

Llega uno a la hora que quiere y se dice uno: Ya llegué y qué , ya estoy aquí y qué¡

Nos sentamos y cada quién agarra su parte de pollo rostizado, comimos a todo lo que da.

En la comida Diego nos comentó parte de su vida.

De como vivió la primera etapa , de como conoció a Diego Rivera.

Una ocasión Diego llegó acá porque estaban construyendo el Anahuacali.

De pronto se le escaparon unos diez o doce perros. Si de esos perros escuintles. Diego intentaba atraparlos pero era imposible¡ Eran muchos. Así que yo corrí y atrapé a los que pude.

A mí no me gustaba trabajar. Nunca quise los trabajos. Pensaba que los trabajos no eran satisfactorios para mí. Asi que me fui a los Estados Unidos.

Allí trabajé en una empresa de ferrocarriles.

Mi trabajo consistía en recoger las estopas con grasa que dejaban los mecánicos.

Tiempo después un señor elegante me llamo y me dijo que yo estaba destinado a cosas mejores, a cosas grandes y me promovió como jefe. Me fue muy bien. Todos trabajábamos a gusto.

Una ocasión y más adelante vi que había una multitud. Así que me aproximé.

Como pude hice a un lado a los que me estorbaban. Para eso los mexicanos somos buenos.

Les pregunte que a quién le hacían tanta algarabía?

No sé creo que es una persona importante de México.

Los quité y vi que al hombre que entrevistaban era a Diego Rivera.

Me acerqué y le dije quién era yo. Diego se acordó de mí. Saco una tarjeta y me la entregó. Me dijo que cuando estuviéramos en México lo fuera a ver.

Yo antes de eso quería irme para Arabia. Hasta allá. Porque a mí siempre gustó ir por la vida de aventura.

Tirarme de un paracaídas, pilotear un avión.

El caso fue que no me fui para Arabia porque Diego me estaba esperando en México.

Nosotros por nuestra parte lo escuchábamos. Juan de Dios le decía: Anda Diego come , come y luego les cuentas…..

No, no espérame, déjame les digo. Y Diego siguió hablando al mismo tiempo que despedazaba su cacho de pollo.

Cuando pude ver a Diego en México lo fui a ver. Al tenerlo enfrente le dije: Dígame usted que puedo yo hacer en la vida? No sé ni para dónde voy.

Diego tomo una hoja de papel en blanco, escribió. Luego la dobló y me la entrego en un sobre. Yo me la guardé en la bosa de mi saco. Luego nos despedimos.

Juan de Dios le solicitó que nos tomáramos una fotografía con él y Diego acepto con gusto.

Le pregunte: Y conoció usted a Frida Kalo?

Sí para mi mala suerte¡

Pués que paso cuénteme?

Orale Alfredo¡ No acapares la platica, que Diego nos cuente a todos?

Nos dijo:

Cierta vez estábamos en el Palacio de Bellas Artes cuando Diego pintó los murales.

Yo estaba por ahí cuando de repente sonó el teléfono: Ring ring..

Apenas levante la bocina cuando escuche: Oyeme hijo de la chingada porque carajos no viniste a dormir anoche?

Yo me quedé mudo.

Te estoy hablando cabrón¡ No me gusta que me dejes con la palabras en la boca¡

Voy a sacar tus cosas a la chingada¡ Vas a ver ¡

Deje la bocina y fui en busca de Diego.

Don Diego le hablan por teléfono..

Rivera con unos pinceles en las manos me pregunto: Quién es?

Doña Frida.

Meneando la mano me dijo: Dile que no estoy¡

Vieja cabrona, dile que no estoy.

Y no quiso hablar con ella. Así como se los digo, así fue.

Más tarde nos mostró unos escritos.

Escritos cósmicos con dibujos. Sus poemas a la mujer.

Tuve el agrado de leer alguno, Diego Rosales hizo lo mismo.

Le pregunte: Don Diego y recuerda usted sus primeros trabajos?

Pués yo dibujaba lo que todos los jóvenes ; nalgas de mujer.. Es que las nalgas de mujer son como un ahnelo que siempre perseguimos.

Ahora ya no.Para que quier uno una mujer para hacer el ridículo?

Miren: Y nos mostró una foto de una mujer israelí. Esta mujer estaba más que enamorada de mi.

Busquen ahí en los libros lo que ella escribió..

Busqué.

Había un texto en inglés. Y otro traducido al español pero desordenado. La israelí escribía su amor incondicional . Decía que su obra la deslumbró como si sintiera un rayo sobre de ella, una energía superior.

Nadie quiso leer el texto en inglés y cada quién se disculpo. Lo hablo pero no lo entiendo dijeron..

Diego leyó uno de sus poemas….

Elias que tiene aptitudes mágicas le dijo que sí le permitía hacerle unas preguntas.


Sí claro pero ponte fuera de esta luz que me deslumbra. Se recorrieron y se fueron a otro extremo de la mesa.

Cuando Diego escucho la pregunta le dijo a Elías.

Mire señor mi mamá a mí me puso un apodo cuando era chico: Me decía noescierto.

Noescierto porque nunca he creído.

Sé que a veces son más las mentiras que las verdades.

Elías se quedó descontrolado pero siguió con su preguntas.

Quitaron los platos de la mesa, con una servilleta de papel limpiaron la mesa cubierta por un plástico transparente.

Y siguió con su platica.

El sobre que me entregó Diego era una carta de recomendación para que yo entrara a la Esmeralda.

Pues así lo hice.

Ahí en poco tiempo superé a todos. Es porque yo lo sabía y así me lo decían mis maestros.

Una tarde fui a la casa de Diego Rivera. Lo encontré sentado sobre una cama. Y ví una cubeta con sangre y unos líquidos que Diego se sacaba de la barriga. Tenía el problema de tener agua en el estómago.

El carácter de la chingada de Frida era normal. Que humano puede vivir a gusto con un chingo de operaciones?

Todo es dolor.. No hay quien aguante. Pienso yo que esa era la causa de su mal genio.

Y usted como fue con las mujeres Don Diego?

Yo fui muy malo. Si. Muy malo. Las enamoraba, me las cogía y luego las dejaba.

A veces le digo a Dios: Ya Dios¡ párteme la madre¡ llevame¡

Una vez, me sentí muy mal. Fue al doctor. Allí me hicieron unos estudios. Me detectaron que estaba canceroso. Yo me dije que todavía no era mi tiempo.

El doctor me dijo que tenía cien puntos de no se que cosa.

No me quise quedar con esa idea y fui con otro.

Los resultados fueron que no tenía cien, sino ciento cincuenta.ja, ja, ja..

Luego vienen gringas y de todo a verme.

Los lleve a Cuicuilco y al mural que hice en La Delegación Coyoacán.

La gringa me decía que ella se quedaría a vivir con gusto en mi casa y conmigo.

Yo me zafaba cuando escuchaba estas peticiones.

Que hago con una mujer en mi casa?

El día que me lo dijo yo tenía quince pesos en la bolsa y sí acaso otros quince para sobrevivir.

Las gringas te salen caras. Cualquier mujer te sale cara… Si, es verdad.

Juan de Dios nos apuró y dijo que Herman tenía una reunión a las tres. Nos levantamos como resortes. Don Diego lo hizo también y comenzamos a despedirnos del artista monumental.

Herman le dijo: Aunque lo saludé con mucha fuerza, le pido una disculpa. Nos vamos muy agradecidos por todo. Por lo que nos platicó, por todo. Gracias señor.

Yo me desprendí para salir al baño a echarme una buena meada.

Al salir vi que Herman se metía a la cueva en donde hay piezas arqueológicas y una cama de piedra. Caminé hacía alla. El hijo de Diego nos pidió que encendiéramos los teléfonos porque no tenían luz. Salimos…

Eso fue todo.

Alfredo Arrieta Ortega.
9 de Abril de 2016.
Para el pueblodetierra.
Estados Unidos Mexicanos.




lunes, 4 de abril de 2016

Cirugia plastica a un cantante,la guera con una lupa,invadiendo una casa . Cinco mujeres y un matrimonio, esperando un autobús en Veracruz, mi papá llora, actor mexicano de los chafas que interpreta al Quijote.

Cirugia plastica a un cantante,la guera con una lupa,invadiendo una casa . Cinco mujeres y un matrimonio, esperando un autobús en Veracruz, mi papá llora, actor mexicano de los chafas que interpreta al Quijote.































Me encuentro en una sala de conciertos. La sala está bien iluminada. De primeras no se quién va a actuar. Solo estoy sentado.

La sala no se llena. La gente conversa entre tanto. Pasan los minutos.

En medio del escenario sale un señor con un micrófono en la mano. Nos pide que aplaudamos a la luminaria que veremos enseguida.

De la parte alta sale un señor delgado, sujeta un micrófono de aquellos antiguos que usaban hilos de plata. No lo puedo creer. Este señor se hizo cirugía en el rostro. Se la hicieron tan mal que parece máscara. Nos dice como para que lo reconozcamos que es el mismo, más delgado, que le quitaron no sé cuantos kilos de grasa porque estaba convertido en cerdo.

Trae las mismas patillas que usaba en los años setenta, el mismo traje. Claro es el mismo pero en realidad es otro. Este señor no quiso vivir la realidad y decidió que los años no pasarían por él.

Pero…

Comienza a cantar las mismas canciones que lo hicieron famoso. Solo que con voz temblorosa, con voz de una persona sexagenaria.

Los presentes lo vemos con lástima.

Porque carajos no se retiró cuando la gente todavía tenía un buen recuerdo de el?

Se parece a tantos artistas ancianos que todavía pretenden ser alabados como antaño y no. Solamente son ancianos haciendo el ridículo.

Salgo.

Tengo en la mano dos lápices. Los lápices tiene una punta gorda. Y los quiero afilar.

Se acerca la guera Lizbeth con una lupa. Me dice que ella tiene un saca puntas.

Y me harías el favor de prestármelo guera?

Deja la lupa, me pide los lápices y comienza a darles vuelta.

Los lápices quedan picudos.

Gracias mi niña. Me tienes muy solo.

Es por tu bien me dice, me da un beso en los labios, un beso suave, toma la lupa y se va dejándome sobre la mesa una fotografía de ella en blanco y negro.


Me encuentro saltando una cerca de alambre. La fría me acompaña.

Ocurre que es una casa particular. Los perros se me echan encima.

Los retiro a patadas. Orale pinches perros sáquense¡

Entra una familia conformada por un señor canoso, un señor de aspecto serio. Su mujer siempre lleva en la manos un rosario.También lo acompañan cinco mujeres delgadas, mujeres cuarentonas que viven con ellos.

Le explico al señor que me salte la barda intentando escapar de una jauría. Y que por esa razón me encuentro en su casa.
Le pido mil disculpas.

De no hacerlo los perros se nos viene encima.

No se preocupe , venga, ande, pase…

Entramos a su casa.

Sobre la mesa hay muchas libretas. Tomo una de ellas.

La portada dice: Señora de Witman.Actriz y escritora.

Oh que bien es usted actriz?

Sí lo fui. Ahora solo rezo el rosario.

Aquí está toda mi vida, abro la libreta y hay garabatos, frases cortas y fotografías.

Incluso hay una mía. De cuando era joven.

Y cuando se casaron ustedes le pregunto?

Ahí está la historia me dice.

En una de las hojas hay un dibujo: El dibujo muestra a dos personas jóvenes acostadas en una cama. A su lado un desayuno y muchas frases de amor.

Mas tarde hablo con las mujeres. Una de ellas estuvo casada con una eminencia. Que según esto era doctor y filósofo en Australia. Y era de los buenos pero me separé de él no tuvimos opción. Y no tiene sexo ahora con nadie?

No hace muchos que no tengo sexo.

Hablo con las demás.

Cada cual tiene su historia.

Si mantengo una buena relación con ellas es posible que les haga el favor.

La señora con el rosario en la mano me pide la acompañe. Quiere venderme un distribuidor de carro.

No lo necesito pero con tal de quedar bien le diré que sí.


Según esto salí de una reunión.

Hay un mundo de personas esperando el autobús. Estoy en una región que no conozco.

Mi papa está de pie, se encuentra llorando. Me dice que lo traicioné. En estos meses ya van dos personas que me lo dicen. Una viva y otra muerta. Ninguna de las dos tiene razón. Nunca he traicionado a nadie. Que me lo demuestren.Siempre he sido legal.

Le digo a mi papá que nunca le hice nada que lo molestara. Que siempre fui priísta. Miren nomás.

Llega un autobús.

Mi papá se sube y me deja. Una vez más.

Voy con la fría sentado en el primer asiento. En el asiento una mujer duerme con dos niños, nosotros nos acomodamos. . En una esquina se bajan muchas personas. Sube un hombre nos pregunta que a donde vamos?
Como yo no sé le digo a la fría que le responda.

La fría le dice que a la la curva del diablo. Por el puente. Creo que estamos en Veracruz.

Veo a la fría y ya no es ella. Tambien se cirugió?

La fría tiene el rostro de la jarocha una prieta que me andaba cogiendo allá por los años setenta.


Este es un cine. Entro y lo primero que veo son anuncios por todas partes de la obra que están presentando: El Quijote de la Mancha y sus penares…

El rostro del Quijote es el de un actor de lo más mediocre. Nunca he visto a nadie actuar así de mal. No quiero ni ver la obra.

Recargado en una barra se encuentra el actor. Mira mi cara de desprecio a sus fotografías, da un trago a su bebida y se hace el disimulado.






Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
4 de Abril de 2016.
Estados Unidos Mexicanos.





domingo, 27 de marzo de 2016

Dos mujeres asesinadas brutalmente en Guadalajara, toros bravos, lobos bicicleta, camisas azules, maestra, José Alfredo Jiménez, cámara inútil, comiendo sopa.

Dos mujeres asesinadas brutalmente en Guadalajara, toros bravos, lobos bicicleta, camisas azules, maestra, José Alfredo Jiménez, cámara inútil, comiendo sopa.


































Ahora sí estuvo de susto esto que soñé anoche:

Llega a mis manos un diario local. Lo primero que descubro es la cabecera de una cama.

La cabecera está barnizada. Es una cama que reconozco de inmediato. Me entra la curiosidad y leo el encabezado: Dos mujeres que se presumían putas o lesbianas fueron asesinadas a cuchilladas. Veo una segunda fotografía:

Alguien levanta en sus brazos a una mujer que reconozco.

Luego la tercera : Esta muestra la cama manchada de sangre.

Leo:

dos mujeres fueron asesinadas en la madrugada de hoy.Las dos féminas fueron atacadas con un cuchillo. Antes las ultrajaron.

Las autoridades presumen que ellas estaban acompañadas por un tercero y que bajo el influjo de las bebidas alcohólicas y las drogas comenzaron a pelear. La mujer de unos 35 años murió debido a que recibió con saña treinta y cinco puñaladas. La segunda mujer se encontró tirada en el piso con veinte. El asesino las despanzurro. Parece ser que las dos mujeres no eran originarias de Guadalajara. Se están buscando pistas para encontrar al hombre que las privó de la vida.

Dejo el diario y paso a otro sueño…

Voy en el asiento de atrás de una bicicleta. Quien maneja parece de Veracruz. Pedalea y nos adentramos en un camino terregoso. Me dice que tenemos que cruzar por aquí rápidamente.

Y eso porque le pregunto?

Porque por aquí crían toros bravos y los tienen sueltos.

No bien acababa de decirme esto cuando vemos que bajan de una cañada unos cien toros negros y de color café.

Los toros bajan bufando, bien enojados. Algunos quieren embestirnos pero se contienen a pesar de su ira porque se asustan con las ruedas de la bicicleta girando.

El veracruzano los esquiva y pasamos con dificultades pero pasamos.

Posteriormente en la misma cañada descubro una punta de lobos negros. Estos nos miran. Le digo al señor que estos sí nos pueden morder.

Sí estos son malos.

Antes eran hombres pero por cabrones y malos se convirtieron en lobos. Ámonos….

Vamos al negocio de un sastre. Este le muestra a uno de mis hermanos camisas.

Son camisas vaqueras.

El sastre le colocó botones del tipo texano y le dejo franjas en la espalda y las bolsas de adelante. Me gustan mucho estas camisas.

Lo malo del asunto es que no traigo dinero y conqué se las pago?

Mi hermano se las prueba todas. Son siete las camisas.

Debo de ir con una maestra que tuve.

En realidad no era mi maestra. Era una secre gata que trabajaba en la Secretaría.

Esta mujer la soñé añoche. Hace lustros que no la veo. Además no tenía mucho contacto con ella. Solo la saludaba y ella a mí.

Pues bien. Anoche la busque.

Caminé a aquél edificio. El propósito de visitarla era que me firmara el certificado de primaria. Este es el único documento que me falta para estar completo. Le dire pienso yo que ya terminé. Que tengo una licenciatura en literatura.

Toco a la puerta de su departamento.

Sale un señor regordete. Nos dice que pasemos a un cuarto aledaño. Que la maestra enseguida nos atiende.

Me siento en un sofá. El sofá tiene billetes de cicnuenta pesos, papeles, pequeños objetos.

Quién va conmigo le pregunta a este señor güero sí todavía se enoja cuando visitan a la maestra?

Este se sonríe. Nos dice que ya no no. Que ya no se pone celoso. Que comprendió que es parte de sus trabajo.

Se abre la puerta. Aparece la maestra en ropa interior, es ropa de gala. La maestra deja ver de manera generosa sus largas piernas.

Nos dice a los dos que sí queremos beber algo?

Sí lo que sea estará muy bien. La maestra entra a un tercer cuarto. Nosotros nos quedamos sentados en el sofá.

Entra un señor molacho. Nos pregunta que sí no vamos a entrar al cine?

A cual cine?

Al que están dando?

Me levanto. En la tercera habitación hay personas. Miran una proyección de una película mexicana.

De pronto se levanta José Alfredo Jimenez. Y me grita que vaya con él para ver la película¡

Mira Alfredo ya salió uno de mis compadres¡ qué gusto ver esto¡ Anda vente me grita¡

Sí José, no te muevas¡

Déjame tomarte unas fotografías.

Jose Alfredo Jimenez me hace caso y continua de pie.

No puedo tomar las fotografías.

Los botones solo me llevan al video.

Un señor se burla de mí. Me dice que no sé ni manejar estos aparatos.

Y tú sí?

Sí yo sí..

Los vendo en el mercado todos esos.

Entra Patricia.

Toma mi aparato. Lo revisa y me explica que el disco ya se llenó. Y que sí no lo remplazo no podré tomar imágenes.

Hum.

Por ultimo estoy sentado en esta esquina. Me sirvieron sopa de zanahoria.

La sopa de zanahoria sabe buena sí la preparan bien. Esta está pasadera.

Les platico a los presentes de las camisas vaqueras. De que no tuve para comprarme siquiera una.

Entra Martha.

A Martha le digo que en la función de cine me encontré al arquitecto.

Yo pensé que ya se había muerto.

Pero no. Estaba ahí.. A un lado de José Alfredo. No sé porqué no lo saludé sí él nunca me hizo nada.



Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra
Nec spe, nec metú.
27 de Marzo de 2016.
Estados Unidos Mexicanos.