Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

Mujer de sueter negro ,la fría, carrito de madera anaranjado

Mujer de sueter negro ,la fría, carrito de madera anaranjado


















Una mujer de suéter negro llamada Purificación se encuentra sentada en la orilla de una cama. Ella nació en España, me parece que en la región de Asturias. Me dice en platica franca que siente que pronto vendrán por ella. Y Quiénes vendrán por usted le pregunto?

Pués quién va a ser? La muerte o la justicia.

Es que yo hice muchas cosas malas..

La escucho señora..

Siempre me gusto desfalcar a la gente. Llegaban a mí personas de diferentes tipos a que las ayudara, les prometía el oro y el moro y en cuanto veía la posibilidad las estafaba.
Ven te muestro.

Nos dirigimos a un piso en la parte de abajo. Hay un bar. El bar es agradable y lujoso.

Se abre una puerta de vidrio. Entra la fría. La mujer de Asturias le pide a la fría que se quite toda la ropa.

La fría obedece. Me dice la Asturiana parece que esta hace ejercicio. Si así parece. Tócala.

Yo?

Si tocala ¡.

Está dura.

Sus piernas están duras.

A esta también la voy a estafa…

Denunciad al ladrón, traje azul, animal parecido al puerco pero con dos bocas.

Denunciad al ladrón, traje azul, animal parecido al puerco pero con dos bocas.


























Primeramente debo decirte que estoy en la casa de mi abuela. No me preguntes en que año me encuentro porque no lo sé. El caso es que toda la casa está a oscuras menos el comedor. Un foco de los antiguos alumbra de amarillo el medio ambiente . La puerta de dos aguas está entre abierta. Entro y de inmediato escucho una voz que me dice que debo de denunciar al ladrón. Es una voz grave. Busco sus procedencia pero no la encuentro. Es una voz estereofónica que me repite lo mismo; detened al ladrón.

Penetro al comedor. Un brazo fuerte como tenaza me atrapa por el gañote. Ahora me grita.. Sí lo mismo. Entre que me ahogo y no le alcanzo a decir que en México no hay ladrones que todos son la mar de honrados y sí cabe de decentes.

Eso no es verdad me dice el brazo y me empuja comedor afuera. Me lleva al cuarto en dónde me dormía de chico. Hay varias camas individuales. En ella puedo ver acostados a todos mis herman…

Acudiendo a un llamado, regresando a casa para comer pescado, mujer con algodones en la boca que sangra por la piel, señor que cuando conversa se le transforma el rostro pidiendo dinero.

Acudiendo a un llamado, regresando a casa para comer pescado, mujer con algodones en la boca que sangra por la piel, señor que cuando conversa se le transforma el rostro pidiendo dinero.



















Voy corriendo lo más que puedo y por una calle oscura. Me acompañan adelante dos de mis hermanos. Ellos se apresuran corren más que yo.

Les grito que allá los alcanzo. Luego los veo desaparecer.

En un breve pestañeo voy en un camión de los años sesenta. Les digo a mis hermanos que debemos de bajarnos. No veo el timbre por ningún lado. Este pinche camión sólo tiene un lazito que al jalárlo se enciende un foco rojo.

El camión se detiene justamente en el mercado de Mixcoac. Al bajar les digo a mis hermanos que equivocamos el rumbo. Debimos de habernos bajado en Tacubaya por dónde estaba el cine Jalisco . No perdemos el tiempo y volvemos a correr. El problema es que llevo dos grandes cobijas que me impiden efectuar bien los movimientos. Mis hermanos se alejan de nuevo. Les digo que me tardaré, las cobijas…

Cilindro con fotografías, caminando por una calle mojada

Cilindro con fotografías, caminando por una calle mojada
























Esta es una oficina. Se llama Confederación Campesina.

Me encuentro sentado y con los pies sobre una silla.

Entran dos hombres, se acercan a dónde hay un letrero de informes.

Le explican que ya fueron con quién sabe y que les dijo que era materialmente imposible. A menos que vayan a ver al señor diez por ciento.

Ya fuimos pero no nos quiso recibir.

Doblo mi lectura y les pregunto que es lo que quieren en sí?

Este señor que quiere comprar dos toneladas de maíz.

Y porque mejor no lo siembran ustedes mismos?

Es que tenemos prisa . Necesitamos las dos toneladas para hacer tortillas..

A menos que lo compren en China.

Sí ya habíamos pensado en esa posibilidad pero quién quiere ir hasta allá.

Me froto los ojos y pienso…

En esta oficina hay un cilindro. Tiene en su interior fotografías que se van moviendo por dentro. Le pregunto al hombre que cual es su pueblo?. El cilindro sigue dándo vueltas.
Es este me señala..

Y como cuantas pers…

Recuerdo cuando estaba en la primaria y no me pude aprender de memoria la canción "Caminante del Mayab".. .

Recuerdo cuando estaba en la primaria y no me pude aprender de memoria la canción "Caminante del Mayab".. .




-Niñas, espero que se hayan aprendido el Caminante del Mayab.Ese día eran los premios de fin de año y debería estar listo el coro fin de año


-Por lo pronto, el examen era oral. No acababa de terminar la frase cuando sentí el balde de agua fría en la cabeza..

¿Quien quiere pasar enfrente para que nos recite el "Caminante del Mayab? Nadie se paraba. Se hizo un gran silencio.

...Pasó un minuto, luego dos...Cuando de pronto los ojos de la maestra se dirigieron hacia mi...

-A ver, tu Carolina, pasa por favor. -Pero es es que yo canto mal. Maestra. -No te pido que la cantes, sino que recites.

-Pero es que tampoco sé recitar. -No la recites. Con que la digas es suficiente. No sabía qué hacer. Hubiera sido imposible haber sacado

mi acordeón frente a mis compañeras. -Pero es que no me la sé de memoria maestra.

Lo único que le puedo decir es que la canción trata de un indio…

Pirámide dentro de un restaurante, hombres en bata, Lizbeth Carolina, mujer que quiere escuchar un LP, charchina con Porfirio.

Pirámide dentro de un restaurante, hombres en bata, Lizbeth Carolina, mujer que quiere escuchar un LP, charchina con Porfirio.

























Son las cuatro de la tarde. Entro a un restaurante de los modernos. En el área principal hay una pirámide. Calculo la distancia que me queda y subo apresuradamente los escalones.
Estando en la mitad de esta comienzo a dar vueltas y vueltas. Pienso que debo de contarlas pero no lo hago. Comienzo a sudar. Veinte minutos después bajo..


Me dirijo a una mesa . En la mesa Lizbeth Carolina revisa unos papeles y unas fotografías.

Lizbeth viste una blusa blanca con rayas negras, falda del mismo tono y zapatos de charol color vino.Le digo que ya dí de vueltas en la parte de arriba, Lizbeth no despega la vista de lo que hace y señalando con su lápiz me dice que la salida es por allá. Le hago caso y salgo.

En la calle hay un grupo de personas de los llamados Hare Krishna . Ellos cantan. Me detengo para escucharles. Cantan y tocan tambores. Uno de estos pelones me muest…

Cerveza, de escape, alemanes, en el Ford azul, hermanos, zapateos.

Cerveza, de escape, alemanes, en el Ford azul, hermanos, zapateos.























Ando en el intento de vaciar esta cerveza en la botella. Lo primero que debo de hacer es buscar un embudo. Busco por todas las partes posibles y pues no. No hay ninguno. Tengo que ir al super mercado..

Busco la zona idónea en dónde lo pueda encontrar, le pregunto a una mujer de bata y guantes. Me dice que los embudos los puedo conseguir en las tlapalerías. Le agadezco y voy para allá.
Un hombre desganado descansa sobre un mostrador. Le pregunto sí tiene embudos. Sin responder comienza a buscar entre miles de cosas y saca uno. Me lo muestra para decirme que cuesta quince pesos. Sí está bien. Le entrego las monedas y sin darle las gracias me voy.

Con el embudo en mi poder regreso..

Lo coloco sobre una botella y vierto la cerveza. La cerveza echa espuma. Quito el embudo , se me antoja y le doy un sorbo.

De pronto entran unas personas, me dicen a gritos que me debo de ir.. Me apuran tanto…

Les digo que tengo que ser…

Cantante, coros, buenos muchachos, la fría.

Cantante, coros, buenos muchachos, la fría.





























Acompañame me dice Alfredo a mí que me llamo Alfredo. Este baja unos escalones de madera, va vestido de traje negro , camisa blanca, y corbata negra. El pelo lo tiene negro intenso y lo lleva siempre o casi siempre engominado. Vamonos pués le digo y le sigo. Alfredo abre una puerta y enseguida como sí de una película se tratara nos encontramos en una playa. La playa esta desierta. Solo puedo ver algunas gaviotas que sobrevuelan pero gente no hay nadie.

Vemos a lo lejos que se acerca un camión pequeño. Es una carcacha. El camión tiene un letrero que dice Producciones Renzo.

El camión se detiene justo enfrente de mí. Comienzan a descender varias personas. Todas vienen vestidas como Alfredo. Todas menos yo. Estas personas son cantantes me dice Alfredo. Tenemos bajos, tenores, barítonos. ¿Y que es lo que vienen a hacer aquí?. Vienen a grabarse. Las personas comienzan a caminar. Se van en grupos de cuatro. Todos se van distribuyendo a lo l…

Llevando cosas a una casa en otra ciudad, camión de pasajeros, el jarabe tapatío.

Llevando cosas a una casa en otra ciudad, camión de pasajeros, el jarabe tapatío.




















Llevo un gran cargamento de cosas de todo tipo. Son cosas que se necesitan para poder sobrevivir y ni modo hay que llevarlas. No sé como puedo cargar tanto peso, ni que fuera burro, pero en fin sí el peso nos lo repartimos entre varios la joda será menor.

La que más me pesa es esta maleta. Hace que camine chueco. Le digo a la fría que debemos de dejarlas en la casa de la ciudad diferente. Ella como siempre viene diciendo su letanía de todos los días. Abordamos un autobús. El autobús es muy cómodo, tiene todos los adelantos, aire acondicionado, internet, y al subir una mujer te entrega una bolsita con algo para comer. A mí me gusta más viajar en autobús que en avión. La ventaja del autobús es que puedes ver los diferentes poblados por los que vas pasando . En cambio el avión te subes y solo miras nubes y la tierra bien lejos. Alguna vez alcancé a ver desde un avión en Oaxaca a un arriero. Se veí…

Llamando a Tijuana, costal de cemento ropa de bebé, mujer con un chango que le agarra la pierna, llamando a la sabrosita.

Llamando a Tijuana, costal de cemento ropa de bebé, mujer con un chango que le agarra la pierna, llamando a la sabrosita.





















Entro a una oficina. En el interior hay tres sujetos.

Entra un tercero y le dice a uno que tome el teléfono y llame a Tijuana.

El hombre obedece.
Le dices que en tres días estoy por allá. Que ponga perfecto el carro de fórmula uno que lo voy a manejar.

Sí señor….

Lo que son las cosas aquí ando en el Metro y en tres días estoy manejando un carro de carreras.

Así son las cosas..

El tercer hombre enciende un puro.

Después de que llames a Tijuana le hablas a mi esposa. Le dices que deposite dólares en la cuenta que ella ya sabe. Mi esposa se llama Lilián Clark White.
Sí señor…..

Me asomo por una ventana de un edificio en construcción. Arrojo un costal con cemento que previamente amarré fuertemente con un mecate. Eso lo hice para que no se fuera a reventar con el impacto.

El costal cae sobre un montón de arena. Pasa un tipo, mira el costal, se lo carga en la espa…

Pc, libros, tuneles, cables, vagos, mujeres, familiares que ya no están, amigos..

Pc, libros, tuneles, cables, vagos, mujeres, familiares que ya no están, amigos..






















Acudo presuroso a una oficina. Tal parece que aquí trabajo. Quien sabe.

Entro.

Un hombre camisa blanca limpia un mueble. Le pregunto sí me puede decir en dónde está mi PC?

Las computadoras ya están en otro lado. Si quieres puede ir buscarla. Creo que van a despedir a algunos.

Si está bien gracias. Salgo. Estoy en un primer piso hay un ventanal. Miró para abajo , son cuatro metros, me lanzo al vacío. Caigo de pie no me rompí ningún hueso. Toco mis rodillas están es su sitio.

Camino rumbo a un centro cultural. Entro . En la puerta me topo con Gilda. Ella hizo la prepa conmigo. Hace mucho que no sabía de su paradero. Ahora la encuentro en este sueño de julio. A ella le decíamos Gilda Cruz Romo como la cantante de ópera, pero en realidad no se apellidaba así pero sí se llamaba Gilda. Le pego un grito, Gilda voltea y me mira. Luego se introduce, creo que no me recuerda. La voy a alcanzar para refrescar…

Camino tortuoso, mariscos, un gordo insolente y comida de nuevo.

Camino tortuoso, mariscos, un gordo insolente y comida de nuevo.



















Súbete me dice el explotador. Me trepo . En el interior de este camión van otros tres. No conozco a nadie. El que maneja lo hace muy mal. Veo como mete las velocidades y no el da tiempo a que el embrague se acople. Pienso que es un pendejo más.

Vamos de bajada. El camino es de tierra, piedras, basuras, perros muertos y demás.

Le digo que no se vaya por esas hondanadas nos vamos a ir pa abajo. El individuo no me hace caso y seguimos. A veces me pregunto porque la gente le gusta enfrentar cosas sin analizar lo que puede suceder segundos después. Eso sucede porque nadie o muy pocos son analíticos. El entorno se debe de vislumbar. Para que entonces tú puedas decidir. Pero no. Todo se hace al ahí se va. Sea por Dios.
Entro a un restaurante. En la mesa hay una fuente de mariscos. El actor más feo de México me invita a sentarme. Le acepto su amabilidad. Se acerca y me pregunta que sí me gustan los camarones .
Sí claro. Ent…

La voz de esa mujer

La voz de esa mujer.





























La voz de esa mujer tiene una cosa de peligrosa espina tras la flor.
Frescura de agua clara y torrentosa.
Algo de picardía y de candor.
Limón y miel, respiro en la batalla.
Bajo las chapas rumor del aguacero.
Para su boca conversan las guitarras.
Bajo una sombra de parras y veneros.
Cuerpo de colibrí seguro y frágil.
Cual copa de cristal eco del vino.
Bordadora de coplas delicadas,
Rodada y dura piedra del camino .
Cantáte otra , canta otra vez la misma.
Sanadora de almas yuyo bueno.
Lleváme de paseo por tus acantilados.
los ojos vendados y serenos.

Cantáte otra, canta otra vez la misma.
Sanadora de almas yuyo bueno.
lleváme de paseo por tus acantilados,
con los ojos vendados y serenos..

La casa de mi abuela, dándole de comer a cocodrilitos, pileta con agua fresca, y reclamo.

La casa de mi abuela, dándole de comer a cocodrilitos, pileta con agua fresca, y reclamo.

























Sin decir nada Fernando fue sácando las cosas de la casa de mi abuela. Yo tampoco le quise preguntar nada. Hay veces que uno no quiere decir. Aunque con la expresión corporal ya estás hablando.
Quizá comprendió que ya era hora de irse y se fue.

A mí lo que me preocupaba era el tener que dormir en la calle. Nunca he sido vagabundo y como qué no me mola esta mierda. Pero sí hay que asumirlo pués lo hago, no me va a quedar de otra.
La casa de mi abuela se quedó vacía. Nunca me gustó verla en esas condiciones. A mi abuela le gustaba siempre tener sus plantas macetas y macetones. Ahora está vacía como la casa de Miguel Hernández en su poesía. Triste verdad pero es así

Por la mañana llegaron un grupo de alarifes. Estos con mazos de gran calado comenzaron a derribar a golpes todas las paredes.

Yo me quise hacer el fuerte y no salí del cuarto que mi abuela me asignó en la vida. No crean pero sí me ent…

Mar, lienzo charro, cantante, Miguel, enfermos en sus camas que después cantan.

Mar, lienzo charro, cantante, Miguel, enfermos en sus camas que después cantan.





























Usted se encuentra en medio del inmenso mar. El mar es verdoso. Flota.

Son aproximadamente las tres de la tarde, el sol pega a plomo.

Usted se pregunta como llego a mitad del oceáno. No se lo explica. Piensa que la única manera de salir será nadándo . Pero el problema estriba que sólo lo sabe hacer de a perrito.
Siente el subir y el bajar del agua es una especie de hamaca, el agua se desplaza en tal monotonía.

Cuanta energía y nadie la aprovecha.

Comienza a nadar. A medida que lo hace se va hundíendo. Baja como unos quince metros. No necesita aire, ni artefactos artificiales para respirar. Mira los peces, los grandes cardúmenes. Los peces le miran están intrigados por su presencia , pasa a su lado un pez blanco con ojos rojos.

Usted quisiera quedarse y no volver. Aquí sabe que todo es tranquilidad, mucha calma. Nadie le incrimina y nadie le reclama.

Una mujer vestida de charra se acerca a usted. Le…

Avenida iluminada, un señor que reclama un trabajo mal realizado.

Avenida iluminada, un señor que reclama un trabajo mal realizado.






























Las imágenes que miras en la realidad se quedan grabadas en la cabeza, luego las reciclas en los sueños. Esto debe de ser.

Son las doce de la noche. Sales a la avenida. La avenida siempre ha estado a oscuras lleva así años y años. Pero no esta vez. La avenida está completamente iluminada,no hay sitio que no tenga luz.

Esto servirá para que los ladrones de la noche se alejen.

Parece ser que ahora sí las autoridades ineptas han cumplido. Eso es lo que piensas. Aunque no sabes que estás en un sueño. Eso lo comprenderás por la mañana en que abras los ojos. La avenida seguirá en tinieblas por los siglos de los siglos amén.

Ahora entras a un local. Es un lugar que tiene fierros viejos por doquier. Un señor está sentado en unos costales. Le está reclámándo a otro que hace talacha. Le dice que al Onofre ya le pagó porque tallara esa lámina y que ahora viene a darse cuenta que ni la talló ni la pinto. Y pá que anda confiando …

Cantantes, actores, bailarines.

Cantantes, actores, bailarines.




























En esta noche del sueño me encuentro en una función que tiene música, bailes y algo de actuación.

Hay un escenario de dimensiones cortas, más o menos arreglado. Un grupo de cantantes vestidos teatralmente se disponen a cantar a capella. También tenemos a un grupo de personas que tienen en sus manos instrumentos de otros tiempos. Y ya puesto a describir un grupo reducido de personas que bailan. Ellos se entremezclan y cantan y bailan y actúan. Debo de ser honesto. Esa canción no la conocía. Es la primera vez que la escucho.

Hay también un patio de butacas pero colocados del lado izquierdo. A mí no me tocó lugar así que todo lo observo de pie.
Uno de los cantantes se adelanta a la formación y comienza a hacerle al respetable una serie de movimientos poco decentes. No sé sí esa es su aportación o es parte del libreto. Quién sabe. Y ni modo que suba a preguntarle.

Entra una mujer pasada de carnes. Ella también va vestida como sí formara parte del grup…

Piedras resbalosas, canciones y poemas.

Piedras resbalosas, canciones y poemas.


























Intento en esta noche de viernes subir por este cerro pequeño. Aunque es pequeño no deja de ser peligroso. Hay una infinidad de piedras cubiertas de musgo. Se siente además una húmedad por todo el lugar. Otro de los inconvenientes es que llevo unos zapatos tenis que se rebalan a pesar de que en la publicidad dicen que son los mejores zapatos que hay en el mercado. Eso me pasa por caer en publicidades engañosas pero tampoco voy a ir a la PROFECO a poner mi queja, esté trámite es un cansacio. Además de que la susodicha institución ha venido a menos.

Quiero llegar cuanto antes a la cumbre del cerro. Parece que sí lo voy a lograr.

Hay también una zona estrecha. Entro veo a un muchacho que ya falleció y que se apellidaba Sadel. Me dice que una de las claves para salir del sitio es que debo de cantar una canción. Ah pués eso es fácil para mí. Se abre una ventana, se asoma un gordo y nos dice a los dos que él musicalizó un poema de Neruda. Acto…

Taxi blanco, maestros , violines, mujeres que actúan.

Taxi blanco, maestros , violines, mujeres que actúan.


























Es de tarde, cae la tarde.

Me encuentro de pie. Estoy a la espera de un taxi. En esta ciudad los taxis son blancos. Pasan los minutos. Por allá veo que viene.

Se acerca, levanto la mano, el taxi se detiene. Abro la puerta, saludos al chafirete, le digo que voy a la Colonia Moctezuma. El hombre sin saludar mete el pie en el acelerador y nos juímos…

Veo que se ha equivocado. Le digo que no debió tomar este rumbo. Ya nos perdimos. El hombre es madrileño. Se enoja y me dice que a él nadie le dá indicaciones de cómo hacer su trabajo. Pués entonces hazlo bien. Si recuerdas te dije cuando me subí que quería ir a la colonia Moctezuma y ahora no sé en donde estamos. El hombre comienza a hablar en un idioma que según yo no comprendería, pero se equivocó. Para tu información soy políglota. Así que te entiendo perfectamente. Por respuesta el hombre meta la reversa y de esta manera se deplaza. Le digo que va a atropellar a alguna persona. N…

Foro

Foro































Anoche tuve un sueño peculiar.

Me encontraba en el foro de un teatro. Buen más bien en la parte de las butacas. Las butacas son rojas. Estoy de pie. En el foro un grupo numeroso escucha las explicaciones de una mujer de pelo cano que va vestida como las rumberas de los años cuarentas. Usa uno de esos vestidos de chaquiras, lentejuelas y plumas por todas partes, parece pato.

La mujer les hace indicaciones a todos sobre como deben de desplazarse por el escenario. Ellos escuchan y yo también.

A lado de la mujer rumbera esta otra. Esta es de menor estatura. Es morena, de pelo negro, labios rojos y un cuerpo hermoso. Son del tipo de mujeres que no te las picas nada más para estarlas mirándo y mirándo.

La directora les dice que ella, la mujer preciosa es la estrella del espectáculo y que el trabajo de los demás será estarla cuidando para que todo salga a la perfección. Una estrella de carácter mundial tiene que lucir en todo su esplendor. ¿Estamos?

Sí contestan todos a coro…

La…

Soldados,oro para la mujer, cerro en llamas,departamento equivocado.

Soldados,oro para la mujer, cerro en llamas,departamento equivocado.

































Un hombre escribe sobre los plásticos de unas credenciales. Mientras lo hace le explica a dos soldados que con estas credenciales falsificadas no tendrán problema con nadie.
Un soldado pregunta que sí no se darán cuenta que las credenciales son falsas.
En dónde piensas que vives le responde.

Aquí lo que vale es la sagacidad, ser audaz. La corrupción nos cubre a todos con su sagrado manto…

Los veo a unos pasos. El hombre me pregunta que si quiero un documento falso. Te puedo hacer doctor o médico cirujano por doce mil pesos. O lo que tú quieras ser yo te lo puedo dar. Claro sí me pagas..

Dicho esto salgo del sueño.

Ahora camino con Carbajal . Este no pasa de los veinte años. Me va diciendo que él nunca le va a dar a ninguna mujer regalos chafas. Todos los regalos que les haga en la vida serán de oro.
Piensa bien Carbajal. A una mujer ni todo el amor ni todo el dinero.

Luego te traicionan y ahí te quedas hecho un …