sábado, 19 de julio de 2014

Llevando cosas a una casa en otra ciudad, camión de pasajeros, el jarabe tapatío.

Llevando cosas a una casa en otra ciudad, camión de pasajeros, el jarabe tapatío.




















Llevo un gran cargamento de cosas de todo tipo. Son cosas que se necesitan para poder sobrevivir y ni modo hay que llevarlas. No sé como puedo cargar tanto peso, ni que fuera burro, pero en fin sí el peso nos lo repartimos entre varios la joda será menor.

La que más me pesa es esta maleta. Hace que camine chueco. Le digo a la fría que debemos de dejarlas en la casa de la ciudad diferente. Ella como siempre viene diciendo su letanía de todos los días. Abordamos un autobús. El autobús es muy cómodo, tiene todos los adelantos, aire acondicionado, internet, y al subir una mujer te entrega una bolsita con algo para comer. A mí me gusta más viajar en autobús que en avión. La ventaja del autobús es que puedes ver los diferentes poblados por los que vas pasando . En cambio el avión te subes y solo miras nubes y la tierra bien lejos. Alguna vez alcancé a ver desde un avión en Oaxaca a un arriero. Se veía como hormiguita pero alcancé a divisar su mula y hasta su sombrero. Bueno sí no me crees pués no me creas pero así fue.
La fría dice que yo acomodo las historias a mi conveniencia y eso no es verdad lo que sucede es que yo tengo buena memoria y me acuerdo de muchos detalles a diferencia de las personas que a veces no saben ni como se llaman.

Lo único que no me gusta es que aunque tenga sueños diferente siempre me toca el mismo conductor. Esto lo detecté en días pasados. Y lo supe porque vi que el camión bajo a toda prisa por una de las calles de Sombrerete. El autobús dio un giro como si de un latigazo se tratara. Los pasajeros pusieron el Jesús en la boca y el muy cafre siguió en su carrera loca. Por lo demás los autobuses son reconfortables..

Ahora que viaje en el autobús me recuerdo que antes de regresar metí varias cargas de ropa y que lavadora quedó encendida. Ojala la muerta que se me aparece pueda apagarla.. Y ni como mandarle un mensaje..

Ahora estoy en un amplio salón. Un grupo de hombres y mujeres que parecen artistas del baile esperan algo.
Me parece que no les han llevado un equipo de sonido. Les digo a todos que no hay problema. Sí no cuentan con sonido yo les puedo ayudar. Me miran como asombrados y me preguntan que como?. Acto seguido comienzo a silbar y después a tararear el jarabe tapatío. También me apoyo con las palmas de las manos y los hago bailar a todos. A veces pienso que aparte de ser pitoniso tengo dotes de líder. Manejo a las personas con suma facilidad o puede ser también que hablo mucho y de inmediato los acoplo a mis ideas esos puede ser…


Original de Alfredo Arrieta Ortega.
Para elpueblodetierra
19 de julio de 2014.
Nec spe, nec metu
Estados Unidos Mexicanos.