Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

Lizbeth Carolina

Alambres, angeles enterrados, locutor, Jean Paul Belmondo.

























¡No sé que carajos ando haciendo en este lugar¡


Es un terreno que sube y baja. El lugar está cubierto por unos alambres. Así que no tengo más remedio que irlos evadiendo levantando las piernas y haciéndolo con todo cuidado no sea que alguna de sus puntas me raspe o me corte. Y no es que sea un chillón si no tengo precaución después las molestias o el desagrado serán más grandes. Porque sí me raspo o me corto tendré que limpiarme con alcohol, buscar algodón y ponerme mentriolate. ¿Y dime tú que necesidad tengo de andar pasando por esto?. Y luego sí la herida no cierra me veré en la necesidad de acudir al doctor Este me revisará y me dirá que tiene que ponerme una inyección contra el tétano. Tampoco me acuerdo sí la inyección te la ponen en la nalga o en el brazo. Luego te dejan marca y eso no me agrada. Es por eso que tomo tantas precauciones. No está por demás..

Enfrente de mí está un locutor que ya se murió. Resistió a…

Programa de radio, Vargas Llosa, perpetuidad, síganme.

Programa de radio, Vargas Llosa, perpetuidad, síganme.








Saco la llave  del candado Philips, la introduzco, el candado abre. Jalo la cadena de veinte eslabones, entro. Una mujer flacucha con muchas baratijas en las manos y los párpados pintados de violeta me recibe. La mujer me dice : Que bueno que llegaste. ¿Sí que pasa?. Ya está por comenzar el programa. Le pregunto:  ¿En dónde lo vamos a hacer?. Ella dice: Aquí en el pasillo.  Ya colocaron una mesa larga. ¿Le pusieron mantel verde?. Si tal y como lo pediste.¿ Bien raro que soy no ? La mujer ríe.
Busco  con la mirada a los dos que me acompañaran. ¿Al verlos le digo a la flacucha que sí no hay manera de que el programa lo pueda hacer con otras gentes?. Ella me dice que no hay tiempo. Es que la mera verdad estos dos no me caen nada bien. Anda es solo un rato.
Estos dos antes me caían bien pero descubrí que sus palabras no corresponden con sus hechos y a mí la gente mentirosa y falsa no me agrada. Que le voy a hacer.
Alguien da la señal. Entr…
Lluvia en un mercado mujer en bata blanca.
































En lo alto de techo de este mercado puedo escuchar como cae el agua de una manera torrencial.
Yo soy de las personas que no se pueden quedar quietas jamás.
Así que busco algo para entretenerme por un lado y por el otro buscar información.
Me acerco a una sexagenaria  la mujer tiene lentes  gruesos y unas trenzas  enganchadas a unos  listones negros.
Oiga usted le pregunto. Veo que algunos locatarios están vendiendo sus locales.  ¿Me puede decir porque razón?
Los venden  por diferentes  motivos. ¿Este de aquí cuanto vale?
Este lo están vendiendo en setecientos mil.

¿ Y que Acaso ustedes los locatarios no saben que  no son propietarios de estos espacios?.
La mujer me mira y no me dice nada..
¿Y este otro?
Este  como es más grande lo están vendiendo en ocho millones..
¿ Ocho millones?. Con ese dinero me compro una casa en una zona muy buena.
Creo que acudiré a la delegación para informarles que ustedes están vendiendo  locales. No creo que sean los  propiet…

Aguacero

Aguacero


























Un grupo de ciertas  personas le argumentan a  una mujer. Yo por mi parte las veo y las escucho. La mujer con una libreta reposada en su pecho les pregunta: ¿ustedes que quieren? Nosotras queremos lluvias. ¿ Y ustedes?  Aguacero. Aquí la cosa se divide. Una parte de estas damas quiere lluvia y la otra parte aguacero. ¿Me pregunto y para qué que quieren mojar? Señorita señorita ¡  ¿Porque quiere usted lluvia? ¿La lluvia la reconforta? Sí señor. Soy como una flor que necesita agua de lluvia.. Acto seguido me muestra una regadera de jardín. La mujer de la libreta anota las peticiones y requerimientos de las susodichas. Luego se acerca a una pared. Abre una puertecita gris. En el interior un tablero electrónico. Muchos botones. Los botones dicen : Verde : Para lluvia moderada. Verde medio verde: para lluvia intensa. Azul: Para un aguacero muy fuerte. Rosa: Para granizo. Aprieta dos botones. Les dice a las que desean agua de lluvia que se coloquen en grupo. Así lo hacen. Comienza una lluvia. Las mujeres…

Pistola que dispara flechas,ollas de barro, filmación, mujer finlandesa y gatos, calle.

Pistola que dispara flechas,ollas de barro, filmación, mujer finlandesa y gatos, calle.




























Tengo entre las manos una pistola que dispara flechas.
Me detengo justamente en la contra fachada de la casa de mi abuela. Incluso puedo ver los faroles encendidos. Claro esos eran los tiempos en dónde la luz no te era vendida a precios de oro.
En la pared hay unos cuadros con los rostros de toda la gente que me ha hecho daño o que simplemente me caen  en la punta de las bolas.
Subo el brazo y apunto. Tengo tan buen pulso que todas las flechas disparadas dan en su blanco. La primera de ellas le pega en  el  ojo cabe decir que los rostros no son fotografías son personas verdaderas. Se agarra el ojo que le acabo de desgraciar. Así uno a uno veo como van cayendo los cuadros hasta hacerse añicos..
Una vez que acabé con estos cuates  salgo.
Llevo en las manos dos ollas de barro. Cada olla la llevo sujeta a un mecate.
Camino por la Avenida Izazaga. Acabo de salir del Metro . Me bajé una estación antes. Creo que…

Escandalo y algarabía de pájaros,lentes, platos rotos.

Escandalo y algarabía de pájaros,lentes, platos rotos.






























¿Y  ora? ¿Porque hay tanta algarabía? Camino de puntitas…. Llego a una puerta pero no toco la puerta la puerta  me es familiar . Abro  despacito. Lo primero que veo es…. Una cama con ropa nueva. En la cama duerme la guera. También puedo ver y en techicolor que  en esta alcoba vuelan cientos de pájaros y de diversas especies. Ese que está por allá es un quetzal. Los pájaros vuelan y gorgean. Es una vista magnifica lo que estoy mirándo.
Me acerco de puntitas  y la veo esplendorosa con su pelo largo y profundamente dormida. Me acerco lento y  le doy un beso suave. Ni se percata. Hago el intento de salir pero no lo hago. Hay una silla  forrada de mimbre. Me siento y sigo en contemplación.
Pienso…..
Voy a investigar que está soñando :
Con una especie de poder me convierto en luz hago un zig zag y  voy también al ritmo del vuelo de los pájaros. Entro por sus sentidos. Ella duerme, duerme y sueña…. ¿Y  ora? ¿Porque hay tanta algarabía? Camino de puntitas…. …

Lizbeth Carolina

Meche Carreño

Lizbeth Carolina

El viento, repisas y objetos pegados a un techo.

El viento, repisas y objetos pegados a un techo.





























Güero, güero.. Humm. Levántate. ¿Pá que? Para que cierres la ventana. Hmm… ¡Anda levántate ¡ Ya voy ya voy.. ¿Y porque quieres que cierre la ventana? Porque se metió el viento.. ¿Ah y tú lo viste? Sí yo lo ví.. Además no me gusta que entre el viento porque dice que cuando una mujer duerme viene y te embaraza. Oh sí te embaraza.. Hmm. Me levanto adormilado. Eso de que te despierten  abruptamente no está bien. Cierro la ventana no sin antes manifestar mi enfado. Al  regresar a la cama veo  a la fría y a Méche Carreño acostadas sobre las almohadas. ¿Y ora Meche que haciendo? Nada acabo de entrar por la ventana ¿ Tu eres el viento? Algo hay de eso dice la Meche. Debo decir que tanto la Meche como al fría están encueradas. Me hacen con la mano que me acueste en medio de ellas. Bueno pues ahí les voy… Me meto despacito entre las dos mujeres. Al poco rato la Meche sin perder tiempo me toca la mano y pá luego es tarde. Le estamos tupiendo. La  fría se molesta y le mete …

Agravio y realidad

Agravio y realidad



















Esto no es la historia de cuando duermo ahora me voy a referir al agravio que uno recibe. Te llega de distintas maneras puede venir como un golpe de marro una puñalada acompañada de su dosis de traición o unas  palabras.
Observo la realidad de este enero por la madrugada pasa veloz un gato negro y blanco me detengo a comprar un bolillo el hombre de los tamales abre una bolsa me cobra dos pesos.
Después camino veo a los señores que lavan los carros, arrojan agua  jabonosa y los tallan con las manos enjutas por el frío de las madrugada. El frío está recio.
Otro con su escoba barre la calle me habla  de nuevo del frío le digo que sí pero no le hablo mucho. Más tarde recibo un mensaje respondo y le doy ánimos.
Ayer le colocaron un esparadrapo a la canción pero a mí no.
No digo que no me importe o que me quiera hacer el fuerte pero la realidad es otra. A pesar del golpe debo seguir incluso con la gripa que traigo leo las notas de la mañana miro algunos rostros parecen felices  …