Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

Cohetes humanos, sendero en la India, burócrata corrupta, miradas de odio.

Cohetes humanos, sendero en la India, burócrata corrupta, miradas de odio.


























De momento me encuentro sentado en una barda de adobe.


Debajo de mí persona hay una multitud enardecida. Veo con claridad y eso que ando sin anteojos que traen a un señor de turbante . La llevan a fuerza. Se detienen a mitad del patio y lo atan a un cohete hechizo. El hombre se niega y los insulta en un idioma que no comprendo.Una vez amarrado se acerca otro con una antorcha y le prende fuego a la mecha. El cohete arroja humo y se va al espacio azul llevándose consigo al hombre.

Todos miramos al cielo y vemos con cierto horror como el cohete explota arrojándo pedazos de varas, maderas, papel y restos de ese que hasta hace un rato era un humano.
El espectáculo continua….

Traen a otro hombre. Usan el mismo procedimiento.

Lo atan al cohete. El hombre forcejea, sabe su destino y su futuro. Pero como les dije esto es a huevo.

Lo amarran . Se acerca el mismo señor y enciende la mecha. El hombre atado comienza a m…

“Nostalgia”

“Nostalgia”






























Quiero emborrachar mi corazón
para apagar un loco amor
que más que amor es un sufrir...
Y aquí vengo para eso,
a borrar antiguos besos
en los besos de otras bocas...
Si su amor fue "flor de un día"
¿porqué causa es siempre mía
esa cruel preocupación?
Quiero por los dos mi copa alzar
para olvidar mi obstinación
y más la vuelvo a recordar.
Nostalgia
de escuchar su risa loca
y sentir junto a mi boca
como un fuego su respiración.
Angustia
de sentirme abandonado
y pensar que otro a su lado
pronto... pronto le hablará de amor...
¡Hermano!
Yo no quiero rebajarme,
ni pedirle, ni llorarle,
ni decirle que no puedo más vivir...
Desde mi triste soledad veré caer
las rosas muertas de mi juventud.
Gime, bandoneón, tu tango gris,
quizá a ti te hiera igual
algún amor sentimental...
Llora mi alma de fantoche
sola y triste en esta noche,
noche negra y sin estrellas...
Si las copas traen consuelo
aquí estoy con mi desvelo
para ahogarlos de una vez...
Quiero emborrachar mi corazón

Ventana, mujeres pelonas, viajando en autobús foráneo.

Ventana, mujeres pelonas, viajando en autobús foráneo.




























Este espejo está cubierto de neblina. Más bien es una especie de vapor. Me acerco y le arrojo un poco de mi aliento. Luego le paso la mano pero el espejo sigue empañado. Apenas puedo ver mi rostro. Bueno que me importa.

Estoy en la calle acompañado de un sujeto. Este mira una ventana. En el interior otro con aspecto de árabe duerme. El hombre está tirado boca arriba y sin camisa. Sigue arrojándole perqueños guijarros. Incluso puedo escuchar su sonido cuando hacen impacto.

El árabe no se despierta. El sujeto toma unas piedras más grandes y las arroja. Esta vez con fuerza. El vidrio se estrella. Huy señor, estos vidrios son bien caros. Ahora ya lo rompió. Es que con este siempre pasa lo mismo. Tengo que usar miles de tretas para que se levante. Se nos hace tarde. El sujeto me dice vénte vamos. Y entramos.

El árabe sigue dormido. ¡ Despiertate ¡. Se gira y parece que ya comienza a abrir los párpados. Es que anoche me acosté tarde.…

Arciniega, mujeres discutiendo, carro Ford, choque.

Arciniega, mujeres discutiendo, carro Ford, choque.


























Son las siete de la noche. Camino por la calle Claudio Arciniega en Mixcoac.

Me encuentro con Martínez, le saludo. Martínez va vestido de traje azul oscuro. Le pregunto que tal le ha ido. Pues ya sabes . A veces bien a veces mal. Me despido de Martínez. Busco las llaves de mi casa. Al abrir escucho con claridad a la mujer de Martínez decir que mi casa se parece a la de su hermana. Yo no conozco la casa de su hermana no te puedo decir sí sí o sí no. Tampoco sé a ciencia cierta sí ella es la mujer de Martínez. Esto lo dije porque Martínez la viene acompañando.

Al entrar veo que hay un grupo de mujeres. Ellas están hablando sobre la carne que reciben. Una de ellas la más aguerrida les dice a todas las demás que ya no está dispuesta a seguir pagando por kilos de carne descompuesta. Les digo a todas conjuntamente que yo soy el hombre que les lleva la carne. Y que el carnicero me la muestra. Yo no veo que la carne que me vende esté ec…

Historia del ejército y la revolución Constitucionalista.

Historia del ejército y la revolución Constitucionalista.
1946.
General Juan Barragán Rodríguez.










Jefe del Estado Mayor del Primer Jefe Don Venustiano Carranza.



CONSTITUCIÓN Y REFORMAS. México DF. Septiembre 4 de 1914.El Primer Jefe del E.C. Encargado del Poder Ejecutivo de la Unión V. Carranza. Al Gobernador del Estado de Sonora, José María Maytorena. Hermosillo, Sonora.”
Hemos visto en el capítulo XVI del libro I situación que existía en el Estado de Durango debido a la animadversión de Villa hacia los Generales Arrieta.
El señor Carranza quiso aprovechar el viaje del General Obregón a Chihuahua para recomendarle que, en unión del General Villa, pasara a Durango a buscarle una solución pácífica al conflicto, dado que ya Villa empezaba a ejercer medidas violentas contra los Arrieta.
El primer acto hostil de Villa fue la suspensión del tráfico ferrocarrilero entre Torreón y Durango, la única comunicación que entonces existía con ese Estado, pués todavía no se construía la línea de C…

Documento, casa oficina, caminando calle arriba, suéter de estambre, mujeres que cantan

Documento, casa oficina, caminando calle arriba, suéter de estambre, mujeres que cantan

























Debo hacer fila. Por suerte hay pocas personas.unos minutos después me atiende un burócrata. Me pregunta por unos papeles. Después hace tres anotaciones. Me quito los lentes y leo que papeles me faltan. Le digo al burócrata que sí los poseo. Me mira fijamente y me dice que también debo que hacer una carta. Cuando la tenga regrese.

Salgo del lugar.

Estoy en una casa que anteriormente fue acondicionada para oficina. Parece que trabajé en este lugar Solo que no lo recuerdo. Reviso la casa , las paredes están siendo reparadas calculo que próximamente serán pintadas. Ojala las pinten de azul. El problema es que esta casa oficina no tiene salidas muchos menos entradas. En unos de los cuartos adaptados hay un sujeto delgado sentado. Al verme me llama para preguntarme que quiero de desayunar. Lo que quieras. ¿Comencemos por un buen café te parece?. Sí gracias. Pasa una pelirroja llamada Cristina. El f…

Hombres con grasa,pared color lila,cancel, pendiente.

Hombres con grasa,pared color lila,cancel, pendiente.




























Esta zona está plagada de puestos callejeros y un olor que penetra las narices.

Cuatro hombres sentados con cascos amarillos, y sucios de grasa platican entre ellos. Uno le dice al otro en tono de burla: A este guei le gusta que a a su mujer se la cojan otros. ¿ verdad guei? El hombre se ríe nerviosamente y no dice nada. A lo mejor tiene atole en lugar de sangre no ?.

Decido que esta plática no es para mi y me retiro. Por la acera en donde están sentados los obreros del aceite pasa una mujer fifiricha en minifalda. Lleva un vestido azul con dos tirantes por delante. Al verla los hombres se levantan uno de ellos el más avorazado cruza con la mujer unas palabras y acto seguido la pone en cuatro patas. Los demás están regocijados.

En tanto esto sucede pienso que voy a ver sí la pared que arreglé por la mañana ya se secó.

Al entra veo a una multitud. Una mujer de lentes les dá una especie de clase. Es la señora Bachelet. Ella …

Turibús, familiares del Japón, peleas de jóvenes, disparando una pistola en el interior de un camión

Turibús, familiares del Japón, peleas de jóvenes, disparando una pistola en el interior de un camión































Viajo en la parte más alta del turibús una mujer llamada Carmen o Carmela me mete la mano en el bolsillo del pantalón que coño haces Carmen porque me metes la mano Carmen dice que le gusta saber que cosas cargan los hombres en los bolsillo y que cosas vamos a Cargar Carmen meto la mano y le muestro dos boletos del metro tres USB para lo que se me ofrezca, siete monedas, un billetes de veinte pesos una cajita de pastillas para la boca y mis pinches llaves esta bien quedo contenta

El turibús da vuelta por la calle de 16 de septiembre llegamos a la Plaza principal de México, le damos la vuelta, pasamos por el majestuosos Palacio de la nación, después miro de frente la catedral cuanta riqueza cuanta riqueza

Los pasajeros bajamos entramos a la catedral miro despacio me gusta mucho unas personas bautizan a un chamaco le arrojan agua bendita en la tatema el cura habla no sé que cosas e…

Velorio, hombre muerto en puente peatonal.

Velorio, hombre muerto en puente peatonal.























Llego a un portón rojo. Es un portón finamente elaborado. El herrero que hizo este trabajo se lució.

Camino entre un nutrido grupo de personas. Delante de mí llevan un féretro blanco. Van cargando a una joven mujer que según dicen murió de una enfermedad extraña. No sé cual sea esa enfermedad. No me atrevo a preguntar.

Colocan a la mujer sobre una mesa. Un padre habla sobre las cualidades que tuvo ella en esta vida. Sus amigas y familiares escuchan. Más adelante se retiran. El féretro se queda solo. Yo decido acompañar un rato más a la mujer. Me paro a su lado. La miro a través del espejo. Tiene un rostro de tranquilidad. De tranquilidad serena. Sea por Dios.

La chicas se alejan llorando quizá al recordar los momentos gratos que tuvieron con su amiga. La iglesia huele a azahares.

Debo salir. Me dirijo a la puerta. Las personas que se encuentra en la salida no pueden tomar la calle . Hay un candado que está cerrado.

Una mujer con sombrero …

José Luis Borges, panteón y nichos, Carlos Slim, hombre que hace versos.

José Luis Borges, panteón y nichos, Carlos Slim, hombre que hace versos.































Acostado de lado comienzo a hablar. Es un diálogo en donde un ignorante habla con otro del estilo. Le dice sin caer en referencias de ningún tipo ni mucho menos saber de quién habla que Jose Luis Borges estuvo con el esta tarde y charlas en un viejo departamento de Montevideo. Un ignorante habla y el otro le escucha.

De público sentado en una silla de respaldo largo está Hugo. Hugo también escucha lo que el ignorante dice.

Entra una actriz de esas que les dicen primera actriz. Ella nos mira y parece que se siente la mamá de los pollitos. Yo continuo hable y hable. La mujer se detiene y nos escucha, alerta sus orejas de guacamaya. La mujer me inquiere y me dice que soy un ignorante.
¿Disculpemé señora porque me dice usted eso?.

Porque en primer lugar el escritor no se llama José Luis.

Ah no?.

No.

El escritor se llama Jorge Luis.

Cuanto lo siento el hombre de mi relato no se llama Jorge Luis, se llama …

La calle de un pueblo, niña que me saluda.

La calle de un pueblo, niña que me saluda.






















Es el sueño del nueve de junio. Miro el reloj son las tres de la mañana. Pero acá es la tarde.

Camino por la calle principal de un pueblo. Este lugar para mí es nuevo.

La calle mayor es estrecha pasan los carros velozmente. Los carros son manejados por personas inexpertas. Tengo que pegarme a la pared. El que acaba de pasar casi me rasura las pocas nalgas que tengo. Cuando pasa otro que viene de allá pá acá es cuando comienza el lío. Los dos quieren o desean pasar al mismo tiempo.

Como eso es cosa que no me importa sigo adelante.

Voy acompañado de una china de trenzas y vestido floreado.

Le digo a la china que en este lugar debe de ser difícil vivir. ¿Imaginate por ejemplo sí este perro se te lanzara y te mordiera?

No habrían ni médicos ni vacunas. No habría nada de nada.

La china me mira y me dice que sí pero sólo moviendo la cabeza. Cuando acababa de decirle esto el mismo perro que señalé se me abalanza y que me tira la mordida. Lo…

Sin tu latido

Sin tu latido

























Hay algunos que dicen
que todos los caminos conducen a Roma
y es verdad porque el mío
me lleva cada noche al hueco que te nombra
y le hablo y le suelto
una sonrisa, una blasfemia y dos derrotas;
luego apago tus ojos
y duermo con tu nombre besando mi boca.

Ay, amor mío,
qué terriblemente absurdo
es estar vivo
sin el alma de tu cuerpo,
sin tu latido.

Que el final de esta historia,
enésima autobiografía de un fracaso,
no te sirva de ejemplo,
hay quien afirma que el amor es un milagro
que no hay mal que no cure
pero tampoco bien que le dure cien años;
eso casi lo salva,
lo malo son las noches que mojan mi mano.

Aunque todo ya es nada,
no sé por qué te escondes y huyes de mi encuentro.
Por saber de tu vida
no creo que vulnere ningún mandamiento;
tan terrible es el odio
que ni te atreves a mostrarme tu desprecio,
pero no me hagas caso,
lo que me pasa es que este mundo no lo entiendo.


Luis Eduardo Aute.

Perdió a su hija, explicación histórica..

Perdió a su hija, explicación histórica..

























Daban las tres de la madrugada cuando tocaron abruptamente a la puerta. Así que salté del catre y me aproxime con la idea de quitar la tranca.
Era Purificación Vargas.
¿ Ora Puri que estás haciendo tan de mañanita?
Es que hay un alboroto. Se robaron a la niña de la señora Lizbeth.
¿ como que se la robaron?
La niña estaba jugando en uno de los patios principales .
La nana Leonor dijo que la veía a través de una ventana.
En un descuido la niña ya no estaba.
Purificación no sabía que la niña extraviada era hija mía.
Le dije a Purificación que me esperara. Tomé la camisa y me puse rápidamente los zapatos que uso para la labor.
Llegamos a la presidencia. Se abrió una puerta y entró Andrés Soler acompañado de Lizbeth.
Lizbeth pasó a un lado mío con la cara altiva pero preocupada. Venía hablando con el señor Soler que era el presidente del poblado.
Lizbeth lo interrumpe y se acerca a mí.
Me dice agitada que no me preocupe que la niña aparece…

Otro entusiaste de Benedetti y Serrat

Campanas, ratones, cerdos, edificio en Tacubaya, rostros viejos, vestido de bata y sandalias grises, como es el oro ,un tipo que llora porque lo llevan a bailar

Campanas, ratones, cerdos, edificio en Tacubaya, rostros viejos, vestido de bata y sandalias grises, como es el oro ,un tipo que llora porque lo llevan a bailar
























Tirado de panza al sol al filo de las cuatro de la tarde siento la sombra de alguien. Me quito la mano de los ojos y veo con dificultad. Es el capataz. Oiga usted Alfredo veo que se pasó de la siesta. Sí disculpe señor lo que sucede es que me quedé dormido. Bueno pués a trabajar.

Me levanto con la flojera que amerita el caso y me dirijo a un cuarto grande. Para que te enteres. Hay cientos de pequeñas cajas. Estas están de un lado y por el otro badajos.

Lo que tengo que hacer es meter un badajo por caja. Después tengo que pulir las campanas. Las campanas están en otro cuarto. Cuando tengo las campanas pulidas las embalo y las mando a diferentes lugares de la república, a pueblos distantes. Las campanas las envío junto con los badajos. ¿Porque dime tú para qué quieres una campana sin badajo? No te sirve de nada una campan…

Venta de departamento

Venta de departamento



























Me topo con este individuo de sangre pesada. Viene acompañado de su esposa o bodrio, la señora regordeta. Me dice que acudió a mí porque supo por algunas personas que yo andaba vendiendo un departamento. El caso es que no es verdad. Le digo que pase. El hombre de pelo pintado comienza a revisar. Toca con sus manos flacas los muros, pega el oído a las paredes y da unos pequeños toquidos. Yo lo observo pero no digo nada.

Me dice que en esta parte está hueco. Forcejea y descubre que en el interior y oculto hay una puerta. Abre y se introduce. Hay un espacio como de siete metros. Aquí podríamos poner un desayunador le dice a la regordeta. Ella asiente con la tatema.

Continúa su recorrido y llegan a la cocina. En la cocina hay varias mujeres que preparan alimentos.

La cocina tiene tres estufas. El hombre saca unos cerillos, abre la perilla del gas y la enciende. La flama es alta y dispareja. Me dice que esa estufa ya no tiene arreglo. En el dado caso la cambiar…