miércoles, 2 de julio de 2014

Soldados,oro para la mujer, cerro en llamas,departamento equivocado.

Soldados,oro para la mujer, cerro en llamas,departamento equivocado.

































Un hombre escribe sobre los plásticos de unas credenciales. Mientras lo hace le explica a dos soldados que con estas credenciales falsificadas no tendrán problema con nadie.
Un soldado pregunta que sí no se darán cuenta que las credenciales son falsas.
En dónde piensas que vives le responde.

Aquí lo que vale es la sagacidad, ser audaz. La corrupción nos cubre a todos con su sagrado manto…

Los veo a unos pasos. El hombre me pregunta que si quiero un documento falso. Te puedo hacer doctor o médico cirujano por doce mil pesos. O lo que tú quieras ser yo te lo puedo dar. Claro sí me pagas..

Dicho esto salgo del sueño.

Ahora camino con Carbajal . Este no pasa de los veinte años. Me va diciendo que él nunca le va a dar a ninguna mujer regalos chafas. Todos los regalos que les haga en la vida serán de oro.
Piensa bien Carbajal. A una mujer ni todo el amor ni todo el dinero.

Luego te traicionan y ahí te quedas hecho un pendejo.

Eso no me va a pasar.

Me recuerda el caso de aquellas dos parejas.

De principio se llevaban muy bien hasta que uno de los hombres pensó que además de la mujer que ya tenía no estaría mal echarse a la mujer de su amigo. Y que se la echa.

La cosa se puso mal. Acabaron todos peleados. Después comenzaron a reclamarse los bienes y todo llegó hasta el juzgado.

Por eso te digo sí piensas dárle a una mujer todo el oro puede que te arrepientas.

Subimos por un cerro que está por Marina Nacional. El subir noto que una de las personas que van conmigo echa chispas por la suela de su zapato. De inmediato brotan del pasto de ese cerro unas llamas. Les digo que debajo de nosotros hay gas natural. Debemos de bajar lo más rápido que podamos. El cerro está por arder.

Veo una gran ranura en la tierra. Quienes me acompañan se arrojan. Me dicen que pretenden llegar más pronto. Yo por mi parte bajo el cerro con sumo cuidado.




Entro a un edificio que me es conocido. En la entrada hay un sujeto que pasa un trapo al suelo. El suelo es blanco. A mi no me gustan los suelos blancos porque se ensucian bien pronto….
Subo a un tercer piso. Abro una puerta que no necesita llave.

Paso por un pasillo ancho. Veo una recámara. Parece que alguien está próximo a dormir porque las almohadas están colocadas de tal manera. Además la colcha principal ya está destendida. Veo que las almohadas no me son familiares. Descubro que ese no es mi cuarto. Me equivoqué de departamento. Todos los departamentos son iguales. Sale un hombre sesentón con aspecto de cheff. Me mira y me pregunta que hago ahí en su casa. No lo sé. Estoy soñándo y me metí equivocadamente. Esta no es mi casa. No te preocupes. El puto intenta tomarme de la mano, lo esquivo y me voy lo más rápido que puedo..




Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra
Nec spe, nec metu
2 de julio de 2014.
Estados Unidos Mexicanos.