lunes, 26 de enero de 2015

Rayitas a un reloj , refacción de cristal para un carro descompuesto.

Rayitas a un reloj , refacción de cristal para un carro descompuesto.























Mira este reloj me dice un individuo.

Sí que tiene?

Te lo vendo?

No necesito relojes.

Este te lo puedo dejar barato.

No gracias no me interesa.

Me lo muestra de nuevo.

Mira tiene unas rayitas en el extensible.

Dicen que estas rayitas se las puso Orson Welles una ocasión que andaba borracho.

Pués eso no lo sé. Pero no le veo el caso de rayar un reloj.

Anda güero te lo vendo por dos lucas.

No, no necesito medir el tiempo.

Orale, tú tienes dinero, se ve que eres de sangre azul?

Le vuelvo a decir que no y se retira contrariado.


Llego a un taller mecánico. Me bajo del carro compacto. Busco al mecánico chaparro. Le digo que el carro anda fallándo. A ver. Déjame ver. Abre la cajuela y revisa. Saca un tubito de cristal. Me dice hay que cambiarlo.
Cambiarlo?

Sí el tubito está rayado. Y cuando eso sucede la gasolina no pasa bien y se jalonea.

Se jalonea la gasolina?

No se jalonea el carro.

Me entrega el tubito y me pide que vaya a comprarlo.

Se acerca su ayudante lleva una caja con arena y me dice que espere. Coloca la caja en el suelo y me dice. Sí la arena se pone grumosa es que la persona que te va a vender la refaccion miente. Sí se pone fina, quiere decir que te mentirá a medias.

Le pregunto que porqué no van ellos a comprar la refacción?

Porque no nos gusta que nos mientan.

Camino por una calle hacia arriba.

No es propiamente una refaccionaria en forma. Es una casa.

Llego y un hombre le intenta vender un artefacto a una señora de edad avanzada pero que aún se nota erguida.

Espero.

Al irse el señor me acerco y le pregunto sobre la pieza que necesito.

La señora la toma y me dice que la acompañe.

Cruzamos un patio.

Luego bajamos unos escalones. Hay una habitación que tiene encendida la luz.

En el interior un sujeto gordo, bastante gordo nos dice que pasemos. El hombre tiene lentes de vidrio. De ese tipo de lentes que no te permiten ver los ojos ni la sinceridad .

La mujer le dice que necesito la refacción. El hombre la toma, la revisa y dice hum.

Luego abre una vitrina. Veo que hay vaso y copas de cristal. Toma un vaso para jaibol y me lo entrega.

Oiga señor creo que esta refacción no le va a quedar al carro.

Y usted porque cree que no le va a quedar?

Porque está muy grande y la refacción que quiero o necesito es pequeña.Por eso.

Usted piensa que yo miento?

No es eso señor pero sea lógico.

Tiene una caja de arena?

Y para qué quieres una caja de arena?

Necesito verla¡

Esperame.

El hombre se agacha, debajo de una cama saca una caja.

No necesité mucho tiempo para ver que la arena era de grumos grandes.

Este hijo de puta es un mentiroso¡

No creo que le vaya a comprar esta refacción le digo.

Ah no y porqué?

Porque ya le dije la refacción es muy grande.

Intento salir . Es más debo salir.

El hombre me pide que lo espere. Abre un ropero y saca unos ganchos que tienen movimiento mecánico.

Toma estos te los regalo.

También saca unos cinturones, unas palos de golf, y una pistola calibre 45.

Y esto?

También te la regalo con la condición de que mates a alguien.

Después subimos.

Estamos en el patio.

Veo muchas personas.

El hombre gordo se sienta. Me pide que lo acompañe. Se hace una formación. Las personas se acercan y le entregan dinero de todas partes del mundo.

Tú Alfredo me vas a ayudar. Irás al banco a cambiar todo este dinero por dólares.

Te voy a necesitar.

Pasa a un lado mío Juan Manuel

Y ese quién es me pregunta el gordo.

Es el padrino.

El jefe de todos?

Sí el jefe de todos.

Lo conoces?

Sí es un hijo de puta.

Ja, ja, ja. Todos son eso, ja, ja, ja..

Después de que acabamos de recibir el dinero nos vamos a una pista de patinaje.

Nos sentamos . En las gradas salen dos cantantes españoles acompañados de una mujer vestida de azul, una mujer de patines y bonitas piernas.

Ellos se deslizan también a su lado.

Me dice que a esos dos los conoce desde que era niño.

Sí ya son dos vejetes que aún cantan.

Y es bueno cantar Alfredo?

Sí es muy bueno. Muy bueno.

Creo que debo irme. Me llevó el vaso de cristal?

Sí ese te va a servir.

Oye y que te quede claro. Sí soy un gran mentiroso¡

Salgo.

En unos de los pasillos veo un puesto de periódicos.

Los periódicos están escritos en italiano.

Le pido uno al dependiente. No tengo problemas para entender el italiano.


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
26 de enero de 2015.
Estados Unidos Mexicanos.