sábado, 27 de junio de 2015

Todos en calcetines, trenes como en la India, animales mutantes, ropero que cae de una cama en lo alto.

Todos en calcetines, trenes como en la India, animales mutantes, ropero que cae de una cama en lo alto.


































Llevo puestos unos calcetines color beige. Entro a una estación. Un señor me pregunta que porqué razón no traigo zapatos?

Porque no tengo.

No tiene usted zapatos?

Al entrar a la estación me preocupé por el qué dirán ya ve usted que en México nomás lo ven a uno jodido y comienzan las murmuraciones.

No se preocupe mire:

Y me señala que muchos llevan los calcetines del mismo color.. Y tampoco llevan zapatos.

Eso me reconforta.

Voy en un camión de ruta.

A un lado mío puedo observar las vías de un tren. El camión en el que me traslado lleva pocas personas.

De pronto el tren pasa. Viene repleto, no cabe alfiler alguno, las puertas parecen reventar.

En el techo viajan también un numeroso grupo de personas, no cabe duda somos una plaga.

Les digo a los pasajeros que no se han percatado de esto. Miren, miren¡ Igual que en la India¡

Viajan en los techos¡

Las gente se admira y cada quién hace sus comentarios.

Un flaco dice por ejemplo: No mames¡ que pinche país¡

Otro con aspecto de perverso comenta: Estamos cada día en la ruina¡

Uno de traje gris que de seguro es burócrata comenta: Ay ay ay Jalisco no te rajes¡

Nos invitaron a una comida en un rancho.

No los debo de despreciar y asisto.

Al llegar miro los patios de estas personas. En todos o en casi todos hay animales raros.

Vacas de tres cabezas, gallos de ochenta kilos,perros con rabia y siete ojos, caballos de seis patas,perros con cuatro colas y dos bocas.

Les digo que los perros fieros me pueden morder y que no tengo las intenciones de bajar.

No pasa nada Alfredo son animales imaginarios. No hacen nada..

Siendo así..

Estoy en lo alto. Encima de una cama enorme. La cama está tendida con una colcha verde.

Encima de la cama hay un ropero. Veo que el ropero comienza a moverse. Me parece y no tengo duda que el ropero caera. Así que lo muevo para evitar esta situación.

Luego escucho que alguien tiene un tocadiscos encendido.

Casi al amanecer un joven va en un carrito de dos ruedas. Son ruedas de fierro fundido.

El joven intenta controlar el carrito pero este se dirige solo. Por más que lo intenta el carrito anda loco.

El carrito sube y trepa por todas las pendientes. Llega al abismo y cae, después de caído vuelve a moverse y vuelve a subir. El joven no lo controla. Es un carrito que se deschavetó.

Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
27 de Junio de 2015.
Estados Unidos Mexicanos.