domingo, 21 de junio de 2015

Manejando una camioneta blanca entre cientos de cabezas de caballos, las cabezas son de madera, mujer que quiere venderme un mueble gay, pinturas prehispánicas en una oficina, una niña rubia de seis años con barbas, y otra más chica rubia que también es mi hija, bajando escaleras muy difíciles.

Manejando una camioneta blanca entre cientos de cabezas de caballos, las cabezas son de madera, mujer que quiere venderme un mueble gay, pinturas prehispánicas en una oficina, una niña rubia de seis años con barbas, y otra más chica rubia que también es mi hija, bajando escaleras muy difíciles.





























Como sí fuera el chafirete voy manejando esta camioneta blanca. Es de un modelo atrasado, no puedo comprar una nueva.

Me asomo un momento. La única posibilidad es que pase por este camino o brecha. El problema es que está bien tortuoso.

El camino o brecha tiene además de los hoyos y aguas negras cientos de cabezas de caballos. Pero no vayas a creer que son cabezas de caballos naturales, imagínate nomás la sangre?

No. Son cabezas de caballos que algunos artesanos debieron fabricar. Las cabezas de estos caballos son de distintos tonos. Tal y como son en la realidad los cuacos.

Las hay de color café, blancas y negras brillantes.

Paso entre ellas, a algunas las despedazo, las cabezas quedan inservibles. Pero no tengo otra posibilidad como les digo. El único camino o brecha que tengo es este y debo continuar.Lo siento.

En esta sala de una amplitud como no había visto ninguna, una mujer vestida como secretaria ejecutiva me muestra un mueble. Me dice las características del mismo y que a pocas personas se les ha ofrecido en venta.

Pienso que yo no necesito este mueble. Y ella se aferra a que yo se lo compre. Dejaré que hable como cotorra y luego le diré cortante que no lo necesito.

La mujer insiste, me dice que esta elaborado con unas maderas finas que trajeron de Francia. Y que además este muebles es gay.

Abro los ojos y me pregunto como se puede saber que también los muebles son homos?

Creo que usted esta equivocada señorita.

Ella me dice que es la pura verdad.

Entro a otra habitación y la dejo con la palabra en la boca.

Este es también un cuarto bien grande. De las paredes penden muchas pinturas. Todas son de carácter o índole prehispánica. De inmediato me digo que estas pinturas que son exclusivas le gustarán mucho a Lizbeth Carolina.

Pienso que usted debería de permitirme tomar algunas imágenes de estos cuadros señorita?

De estos cuadros? Eso es imposible. El señor Clark no lo permite. Ni a sus más cercanos colaboradores.

Pero dígame usted que le quita unas fotos?

Ya le dije que no esta permitido, hable usted con el señor Clark y sí el lo autoriza entonces sí..

Me quedo con las ganas. No es bueno quedarse con las ganas.. Pero ni modo.

Ahora estoy en el restaurante del mismo edificio.

Una niña rubia de seis años toma un vaso con leche. Esta niña es rubia, tiene los ojos azules, es regordeta y tiene barbas..

Me siento enfrente de ella, voy acompañado de una niña también rubia ella es mi hija. Le digo a mi hija que sí quiere que la filme haciendo caritas?

La niña barbona y también rubia me dice que ´primero debo de tener un argumento. Porque sí no lo llevo el video saldrá falso.

Y no prefieres que todo sea natural?

No señor con argumento y guión.

Como la señorita no me permitió tomar las imágenes y yo no le compre su mueble de jotos debo salir.

Bajo por una escalera que la mera verda está mal construída y bien empinada. Se corre el riesgo de caer al vacío.

Bajo despacio cruzando uno de los zapatos tenis.

Abajo. Pasan varios niños y niñas ataviados como charros y chinas poblanas. Tendré cuidado de que no les vaya a caer encima..


Original de Alfredo Arrieta.
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu.
21 de Junio de 2015.
Estados Unidos Mexicanos.