viernes, 17 de octubre de 2014

Humedad, pared en la cocina, mierda en la carretera.

Humedad, pared en la cocina, mierda en la carretera.














Me encuentro o me jalló como diría un rural. Es un cuarto de paredes altas. Lo que sucede es que anteriormente los cuartos, las casa las construían elevados como sí en el lugar fueran a vivir gigantes.

Las paredes tienen humedad.Desde mi catre observo que debo de reconstruírlo. Ahora que venga mi abuela al verlo remozado se pondrá bien contenta.

Me levanto . Ando en puros calzones. Me dirijo a la cocina. Lo que me faltaba. La pared también tiene humedad y siglos de que nadie le pasa una mano.

Busco zacate y jabón. Después con cloro comienzo a tallar y a tallar.La pared quedó luciendo de limpia.

Al cuarto húmedo lo voy a pintar de blanco para que relumbre.En cuanto al piso creo que le quedará bien una alfombra roja. Y algunos muebles discretos como un chifonier.

Ahora estoy en un paraje campirano. Veo magueyes, cerros, aves que vuelan. Ah el aire es fresco¡. No como en las ciudades que todo te asfixia.

Camino…

Un hombre regordete, moreno, de panza prominente y unos lentes como los que usaba Victoriano Huerta se acerca para decirme que aprovechando que voy en camino y que me gusta limpiar porque no utilizo mi tiempo y limpio la carretera de estas mierdas que tiene encima?

Miro las enormes cagadas. Le respondo:

Tengo por norma en este mundo limpiar lo que yo ensucio. Pero eso de quitar las cagadas de otros pués como que no me apetece. Límpialas tú sí eso quieres.

Vámos güero no te enojes, me dice. Al mismo momento me extiende la mano. Que por cierto y para que ustedes se enteren no lo ofrezco la mía.

Sigo caminando.

Detrás de mí una mujer con su mochila al hombro me mira. Creo que le infundo no sé que cosa porque disminuye su paso. Me detengo y la espero. Le hago plática: Para dónde vas?

Ella dice: Voy a Tungareo.

Ah! Pués vámos ; yo no conozco Tungareo pero sí gustas vámos.

Ella accede y seguimos a pincel.


Original de Alfredo Arrieta
Para el pueblodetierra.
Nec spe, nec metu
17 de Octubre de 2014.
Estados Unidos Mexicanos.