martes, 23 de diciembre de 2014

Perro que corretea a un gato, Salinas de Gortari en un barco militar, anime.

Perro que corretea a un gato, Salinas de Gortari en un barco militar, anime.


































Como pedo de bombero veo pasar a un perro enfurecido….

Y ahora a este perro que le pasa?

El perro echa babas ladra y gruñe.

Delante de este un gato negro intenta escabullirse pero no lo logra.

El maldito perro lo pepena del cogote lo zarandea y lo mata instantáneamente.

Todo fue tan rápido que no pude hace nada.

Son los dictados naturales para la sobrevivencia matarse unos con otros?

Si nos referimos a las personas es lo mismo, se persiguen peor que fieras, y también se matan hundidos en el más grande de los odios.

También usan sus dentaduras y garras, pepenan a otros de sus tales y les destrozan el cuello hasta matarlos. Sea por Dios.

Son como las once de la mañana. Estoy a bordo de un barco de la Armada.Es un barco gris.

Sobre la plataforma hay un grupo de marinos. Todos visten de un blanco impecable.

Se forman solemnes. Hacen un saludo. Por una de las escalerillas sube Carlos Salinas de Gortari. Hace mucho que dejó de ser presidente pero parece que muchos le obedecen.

Se acerca a los marinos y también los saluda, les dice: Buenos días compatriotas ¡ Y los compatriotas responden con un buenos días ¡

Parece que la bandera está bien alta no?

Y Carlos se sonríe.

No se preocupen muchachos ahora mismo la bajamos.

Me mira.

Le digo son decir: Pués bájala. Si es necesario baja la bandera.

Carlos se acerca a el asta monumental de un salto se pepena al tubo y a la manera de sube Carlitos sube inicia su ascenso.

No se amilana ni un segundo, es un flaco fuerte.

Ahora lleva como tres metros y no se le ve en su cara ningún rasgo de fatiga.

Llega a la punta, desprende de sus ataduras la bandera mexicana y baja con ella.

La envuelve hasta dejar un cuadro perfecto. Se acerca a los marinos y se las entrega.

Se despide de los marinos y les dice: hasta luego muchachos ¡

Baja por las escalerillas y ya no lo vuelvo a ver.


En esta reja colonial han puesto una pantalla de cine.

Algo me dice que me espere es posible que pasen algo bueno.

La pantalla blanca se pone azul y comienza la proyección. Es un anime. Salen monos y muñecos del Japón. Como no tengo otra cosa mejor que hacer me pongo a describir todo lo que veo.

Un grupo de albañiles y plomeros que están sentados a las afueras de Catedral me miran como sí estuviera loco.

No señores no estoy loco, estoy soñando.

Les pregunto que sí ya consiguieron trabajo?

Todos me dicen a coro : No señor esto está del carajo ¡

Sigo con el anime. Para mi es nueva la película.

Me gustan los dibujos, se ve que les echaron arte,.

Es que estos japoneses son muy buenos en lo que emprenden.

La película se detiene a mitad de la proyección. Me dice el señor Susuki que sí quiero saber el final le debo de pagar.

Huy no señor Susuki, agradecidos deberían de estar de que yo vea su película.

Pues sí no pagas no hay nada!

Quito las manos de la reja colonial y me voy.

La calle está mojada, acaba de llover.

Espero que no se me meta el agua por el agujero de mi zapato.


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
23 de Diciembre de 2014.
Estados Unidos Mexicanos.