viernes, 27 de febrero de 2015

Puntiaguda nave espacial, liquido rojo y blanco.

Puntiaguda nave espacial, liquido rojo y blanco.




























Miro al cielo. Son las cinco de la tarde. El cielo está despejado.

Veo que se acerca un punto. El punto se hace grande.

Yo me encuentro en el último piso de este edificio cristalino.

El punto se acerca más y más.

Es una nave que viene del espacio.

Es una nave azul por un lado con destellos lumínicos.

Es puntiaguda.

La nave se acerca de más y pega a unos de los vidrios.

El vidrio se estrella y se le hace un agujero.

Y ahora como le pido a este marciano que cubra los daños?

Bajan dos seres.

Uno viene vestido con un mameluco café como de perrito, es un mameluco parecido al que se le pone a los bebés para dormir.

El otro viene vestido de negro con una calva brillosa.

Se bajan de la nave.

Les pregunto que si hablan español?

Ellos me responden con una voz electrónica que hablan todos los idiomas y dialectos.

Huy pues que bien.

Entonces quiero saber quién de ustedes me va a pagar los daños que le hicieron al edificio?

Ellos me dicen que no hay problema . Sacan unas monedas con símbolos extraños. Toma, son de oro…

Toma las que quieras…

Les acepto su palabras y agarro cinco. Con eso pienso le puedo hablar al de los vidrios para que lo cambie.

Estos seres raros de quién sabe qué planeta me ofrecen también de beber.

En una jarra tiene un líquido blanco y rojo o rojo y blanco. Me sirven en un vaso. Es como un agua de horchata mezclada con agua de Jamaica. No sabe tan mal.

Después de refrescarnos los marcianos,me pregunta que tienen deseos de conocer San Miguel Allende.

Nunca han ido?

No y nos han hablado mucho de este sitio.

Bueno pués con su nave deber de llegar en dos minutos.

Tomen rumbo a Querétaro y un poco más adelante encontrarán esta ciudad.

Los dos se suben a su cacharro . Se echan de revesa rompiendo otro vidrio.

Luego le meten velocidad y se pierden en el infinito…

Que sueño tan raro… Pero así fue. Doy fé.


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
27 de febrero de 2015.
Estados Unidos Mexicanos.