sábado, 14 de febrero de 2015

Mustang café, casa extraña, gente que habla por cel.

Mustang café, casa extraña, gente que habla por cel.

























Camino acompañando a mi papá. Dicen que soy médium porque constantemente sueño con los muertos. Y los sueño como sí estuvieran vivos.

Pero eso no es todo. Anoche antes de dormir hundido en la somnolencia pude ver como en una glorieta aledaña y por dónde había un cine , pude ver una gran fuga de agua, todo esto lo veía con nitidez¡

Es decir como sí fuera un sueño pero despierto. Que raro.

Bueno el sueño de anoche fue como les estaba diciendo.

Caminaba con mi papá por una de las calles de la colonia del Valle.

Un carro estacionado le llamó la atención y nos detuvimos.

Una niña jugaba .

Mi papá me dijo: Mira este carro Alfredo es de colección. Bueno sería de colección en el 2015 pero ahora es 1968 y el carro acaba de salir al mercado.

Me miró como diciendo sí ya lo sé. Pero en los sueños no hay tiempo . Todo lo arreglas como quieras.

Le preguntó a la niña sí conocía a quién lo vendía.

La niña dijo que sí, tomo un teléfono y marco.

Mi papá la interrumpio y le dijo que no se molestara en salir que sólo quería saber el precio del carro.

También se dio a la tarea de revisar minuciosamente cada parte. Pasaba su mano por la lámina y quedó encantado¡

Luego nos fuimos.

Al caminar descubrimos una calle con unas casas que fueron construídas en hilera. Hacia el fondo.

Le dije a mi papá que ya quería vivir en una . Que ya estoy cansado de vivir en departamento.

No te preocupes Alfredo en cuanto me vaya bien te doy para que compres la que te agrade. A Dios?

Después comimos. Mi papá platicaba agradablemente. Y eso que era una persona bien dura. En este sueño se porto conmigo de lo más amable.

Extraño a mi padre. Quién sabe en dónde está?


En la segunda parte del sueño de anoche fui a una fiesta, creo que era un cumpleaños. Quería que se apuraran porque tenía que regresar. Incluso le hablé por teléfono a un taxista para que me llevara a la estación de los camiones.

Pero no pude hacerlo porque después de la fiesta el cielo se puso negro, cayó una gran tormenta.

Le dije a la dueña de la casa esa que no me podía regresar.

Eso no es problema Alfredo ya le tengo preparada una cama. Me llevó a una recamara. La cama no estaba tendida. Aquí le dejo estas cobijas y que tenga buena noche.

Al despertar la casa ya no era casa sino una oficina. Varias personas conectaban sus teléfonos, otros hablaban. Me asomé. Me entraron una ganas inmensas de mear. El caso es que tenía que salir por que la recamara no tenía baño. Así en puros calzones y con la pena encima cruce por toda la oficina. Le pregunte a un cacarizo sí me decía en dónde estaba el baño.

Este se limitó a señalar hacia adelante.

Entre y oriné con mucho placer. Mear es también un placer y más cuando te anda…

El caso fue una reverenda irrealidad.….



Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
14 de Febrero de 2015.





Estados Unidos Mexicanos.