lunes, 4 de agosto de 2014

Terremoto, cantante argentino.

Terremoto, cantante argentino.


























Lo que me faltaba.Como sí fuera poco con tantas calamidades en la triste realidad ahora tengo que sufrir las consecuencias de un movimiento de tierra.

Fue tan grande que colapsó el edificio en e l que vivo.

Y es ahí precisamente ahí en dónde te das cuenta que nada vales en este mundo, sí acaso somos como la hoja de árbol, efímera. Nosotros también.

Me asomo por un barandal y puedo ver en rojo y blanco el edificio de enfrente todo rajado. Las mujeres salieron casi encueradas, aterradas del susto. Esto es un cataclismo decían. Yo las miraba en silencio. Y pá que grito sí esto ya se lo llevó el carajo.

Bajo las escaleras, hay una manta que informa a dónde debes de llamar en caso de sismo. Tomo mi teléfono y hablo.

Una voz femenina me responde.

Sí dígame?

Señorita acaba de ocurrir un terremoto.

Deme sus datos por favor.

Saco una cartera y le voy diciendo, los datos no me los sé de memoria.

Bueno soy tan olvidadizo que ni me sé el número de mi casa.

En que lugar se registró el sismo?

Le doy los datos.

Entre que calle y qué calle?

Sí señor en un momento llegan los servicios de rescate.

Hay mujeres histéricas?

Sí señorita, todas están histéricas, algo normal en ellas.

Entonces deles un calmante.

Cualquier calmante?

El que usted quiera de todos modos no les hará efecto.

Déjelas que chillen ni que fuera para tanto.

Sí esta bien.

En número de su reporte es : 1234. Sección siniestros y sismos.

Sí gracias…

Estoy a borde de un carro compacto. Vamos en zig-zag. El que maneja es un cantante argentino. Parece que tomó de más. O las botellas se lo tomaron a él. Del lado del copiloto va Montserrat yo voy atrás. El tipo deja de manejar pero el carro sigue avanzando.

Se voltea y comienza a platicar con nosotros. Y deja el volante a la deriva.

Oye Carlos fíjate en lo que haces? Nos vámos a estrellar!

No se preocupen muchachos tengo todo bajo control. Y sigue con su plática. Nos habló de su infancia en Buenos Aires y que a los quince años vivió en la Provincia de Salta. Nosotros le escuchábamos pero también vigilábamos que no fuéramos a chocar.

Más adelante Carlos nos pregunta que sí tenemos hambre?

Si Carlos los dos tenemos hambre. Aquí adelante venden unas tortas que las embarran con mole y carne de cerdo. Vamos para allá.

Carlos se sienta como la gente y seguimos. La Avenida está iluminada con focos amarillos.

Nos estacionamos en un costado. Una mujer regordeta y peinada al estilo de los años sesenta nos mira y nos reconoce. Se acerca, baja la cabeza y le dice a Carlos: Ay Carlos otra vez vienes borracho. Luego mira a Montse y le pregunta. Y esta quién es? Ella ella es la hija del buen Alfredo.

Nos acompaña en este sueño. Y adónde se dirigen?

Vámos a comernos unas tortas con mole y carne de cerdo. Bueno está bien nos dice la gorda manejen con cuidado…


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra
Nec spe, nec metu
4 de agosto de 2014.
Estados Unidos Mexicanos.