martes, 12 de agosto de 2014

Programación de TV,Artico,mensajes, Hugo,lentes azules,poesía,panes largos,cantante rubio, burlándose de un CD

Programación de TV,Artico,mensajes, Hugo,lentes azules,poesía,panes largos,cantante rubio, burlándose de un CD





















Me encuentro leyéndo la programación de la televisión. Dice que no debo de perderme por ningún motivo el video que pasarán de Javier Solís. Que es único en su género porque en él se puede ver a Don Javier soltar el llanto profundamente conmovido por la letra de la canción que entona. Es de tal magnitud su emoción que no se puede contener y llora. Bueno pués lo veré en la noche del sueño.

Paso a otro y veo a un presentador publicista y no sé cúantas cosas más es el plus ultra. Este tiene un gran plano del mundo. Situa sus manos sobre Norteamérica y señala con precisión un punto en el Artico. Dice que desde este lugar se lanzó una señal de auxilio de un grupo de mexicanos que exploraban en esa zona en busca de quién sabe qué.

La señal se perdió según sus palabras durante muchos días. Es posible que a estas horas el grupo de exploradores ya sean paletas.

Luego enciende la radio y logramos escuchar la señal de alerta: ¡ Por su mamacita santa vengan a salvarnos ¡

Eso es todo,después sigue una cumbia..

Entra al comedor Hugo. Me saluda. Hugo está bien flaco, usas sus mismo lentes. Le pregunto que sí todavía no se acostumbra a estar muerto. Me mira como incrédulo. Luego palmea mi hombro y se va.

Por una de las habitaciones entra mi tía. Ella me pide que le espere un momento. Saca de su bolso un papel. Me dice que me va a leer una poesía. Me siento en una cama. Espero que lo lea. Bueno la lectura es profunda, hermosa. En la voz de mí tía se escucha como una caída suave de agua. Que bella voz pose mi tía. Al momento de escucharle me pasa lo que a Javier Solís. De mis ojos brotan dos lagrimitas, discretas, sinceras. Le digo a mi tía que estoy conmovido por lo que le acabo de oir. También le pido unos lentes para que no me vea la gente que lloré. Ella me dice que sí. Abre un cajón, saca unos lentes. Los lentes tienes un vidrio grande y otro chico, Los lentes son azules, me los pongo. Me miro en el espejo que tenía en el pilar Lalo. Los lentes me quedan bien.

Salgo.

Se abre la reja. Entran varios conocidos, llevan en sus brazos panes largos. Me dicen que se van a preparar unas tortas bien grandes. Como quieran yo no tengo hambre.

Ahora ando en el comedor de la casa de mi abuela. De pronto sale un cantante de pelo rubio y largo. Este lleva una botella que la hace de micrófono. Canta una balada que a mí no me convence pero le dejo que siga. En esas ando cuando de pronto veo que viene uno desplazándose a cuatro patas. Le digo que sí es el cantante rubio. Este me contesta que no. Que el es pelirrojo y que además tiene dos grandes tetas.

Sale de la mesa y me muestra un disco compacto. Me pide que lo escuchemos. En la portada del CD está el melenudo rubio. Al verlo con la misma botella le explico al pelirrojo que no tengo deseos de perder mi tiempo escuchando música melosa. El rubio nos escucha y pone una cara de apenado.



Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra
Nec spe, nec metu
12 de agosto de 2014
Estados Unidos Mexicanos.