jueves, 28 de agosto de 2014

Prisas, estatuas.

Prisas, estatuas.

























Camino por la avenida Juárez. Veo que todos llevan prisa, rápido, rápido, rápido. Unos van de Oriente a Poniente y otros de Poniente a Oriente. Los rostros de estas personas son fríos, sin expresión de ningún contento, ni parecen humanos.

Me causan tentación quisiera detenerlos y preguntárles el porqué de estos comportamientos, pero no puedo hacerlo todos llevan prisa.

Entran por una puerta monumental de grandes barrotes, miran hacía arriba , esperan el elevador, siguen con las miradas perdidas.

En este patio hay una estatua colosal. De pie se encuentra Pedro Infante, con ese sombrero tipo texano que solía usar, enfrente María Félix, con trenza larga y labios rojos.

Miro la estatua en lo que se aparece el artefacto.La estatua es de bronce.

A un lado, sentada y de carne y hueso está la misma mujer. Ella va con medias botas de tono blanco, vestido del mismo color con adornos azules. También usa trenza. María tiene las piernas entre abiertas, alza la vista y me pregunta a boca jarro: Y tú que chingados me miras?.

Estoy viendo la estatua..

Bueno ya la viste y ahora que?

Espero que baje el elevador.

Ah!

Yo creía que tú eras de esos que siempre van apurados.

Sí ya los ví.

Bueno vete ya!

Le pregunto que cual camino es el mejor?

El que tú quieras, lo mismo dá de Oriente a Poniente que de Poniente a Oriente.

Vete para dónde quieras ¡

Sí ya me voy…

Original de Alfredo Arrrieta
Para elpueblodetierra
Nec spe, nec metu
28 de agosto de 2014.
Estados Unidos Méxicanos.