domingo, 10 de agosto de 2014

Recién nacida ,piezas eléctricas, plumas TV.


























Señor , señor ¡.
Un niño de diez años me alcanza y me pregunta que sí yo me llamo Alfredo. Sí que tiene ?
Dice la señora guera que vaya a Guadalajara que ya nació su hija.
Cual hija?

Así me dijo..
Le doy un dólar al niño y comienzo a caminar por un callejón al cual se nota no le han pasado una escoba en años..
Subo una escaleras metálicas.. Abro una puerta.
Echo una mirada de ojo de pájaro.
En una de las camas está la guereja. Me saluda a través de sus lentes.
Una enfermera de blanco y azul le entrega en una cobija a una nena.
La puedo ver?.
Sí.
Es una niña hermosa.
Les doy un beso en la frente y me voy.

Le digo a mi tío Lalo que le llevo un regalo.
Sí que es?
Ábrelo!
Mi tío lo abre y me pregunta que es esto?
Son dos piezas eléctricas.
Y para qué sirven?
Estás van unidas por unos cables.
Y sirven para que el motor de tu carcacha arranque.
A ver?
Le digo que abra la parte de delante de su carromato.
Pérame tío esperame. No le hagas nada.
Pongo las piezas unas tras otra, luego los cables. Froto un cable con otros, el cable echa chispas.
Echale ¡
Mi tío le dá vuelta a la llave y nada.
Pérame ¡
Voy con el.
Le daré un empujón y luego vemos..
Me voy a la cajuela, de espaldas comienzo a mover lentamente la carcacha . La carcacha dá tres trastabilleos y de pronto el motor arranca. Mi tío saca la mano y me dice adiós…


Ahora estoy en el segundo piso de un edificio en Un lugar que se llama Ixmiquilpan.
Escucho que alguien me llama.
En estos sueños he estado muy solicitado.
Camino hacia la ventana. Decido que iré encuerado. Un gato negro se cruza en mi camino. El gato levanta la cola y desaparece tras la puerta.
Me asomo a la ventana. Nada más se me ve el torso.
Son dos mujeres.
Quiuboles culeras!
Ábrenos ¡
Otra vez?
Ya, ábrenos la puerta. ¡
Esperen les busco las llaves.
Voy por ellas.
Las llaves tiene un llavero de un caballito.
Ahí les van.!
Una de ellas las cacha. Y desaparecen.

Camino hasta la puerta y espero.
Las mujeres van subiendo la escalera.
Son dos mujeres cuarentonas, que llevan abrigos, pelo quebrado y maquillaje corriente.
Pasen pasen, están en su casa..
Les doy de besos.
Ya cabrón no seas zalamero ¡
Mira Alfredo te trajimos lo que nos pediste.
Y qué les pedí?
Una televisión.
Yo ni veo televisión.
Pués aquí está.
En donde?
La mujer se lleva la mano a sus pechos , saca una pluma y me la entrega.
Es esto?
Sí.
Una pluma televisión?
Sí.
Huy pus no voy a ver nada. A lo mejor con una lupa.
Escucho el ruido de un motor.
Es mi tío Lalo.
Que paso?
Nada que ya me está fallándo.
Espérame.
Y te vas a salir a la calle encuerado?
No como crees.
Voy a un cuarto, busco los pantalones, me los pongo. El gato negro me mira.
Salgo.
Creo que las piezas estás zafadas.
Déjame ver.
Reviso los alambres. Les meto fuerza.
Creo que la vez anterior los dejé flojos..
Ojalá. Es que quiero ir al Occidente..
Me dá las gracias y se va.
Subo las escaleras.
Unas de las mujeres me dice que ya se enteró que tuve una hija.
Ya la conociste?
Sí es una niña hermosa
Y qué le llevaste?
Nada.
No me dio tiempo.
Ni siquiera una cobijita?
No nada.
Ya ni jodes Alfredo. Anda vénte vamos al centro a comprarle algo a tu niña.
Si vamos….


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra
Nec spe, nec metu
8 de agosto de 2014.
Estados Unidos Mexicanos.