DOCTOR HAUSE Y CINTAS DE CASSETE…







DOCTOR HAUSE Y CINTAS DE CASSETE…








Cuando se supone que se libraron de ciertos seres que le hicieron un mal terrible a su territorio, el presidente azul, le vuelve a dar un aire a un dinosaurio cosa por demás inexplicable o en el mejor de los casos es que son siempre los mismos…




Se encuentra parado en un camino por donde pasa el tren. Usted sin ser emigrante del sur, se encuentra a la espera de ese ferrocarril. Atrás, viene corriendo un señor. Cuando se acerca y se para frente a su cara , descubre que es Hug Laurie , El Doctor Hause. Esta es la segunda ocasión que sueña con él. Se acerca agitado para decirle que no suba a la bestia. Dice que corrió hasta usted con el propósito de avisarle, su integridad física corre peligro. Que mejor haga su viaje por otros medios. En esas está cuando a marcha lenta el tren se acerca, se pueden ver las chispas que saca y los ruidos de fierro contra fierro. El actor se trepa en un escalón y se aleja. Luego le grita que lo hace por su bien. Pasa el convoy y se pierde en una niebla de invierno….



Donde anteriormente se ubicaba La Secretaría de Comercio, porque ahora ya no está más. Esto fue debido a que con el terremoto de 1985 se fue para abajo. Se decidió construir un parque. Va por una de esas calles y se topa a Guillermo que vende chácharas sentado sobre un carro viejo. Usted pasa y le pregunta por unos carretes que están a la espera de algún comprador. Encima de ellos hay una fotografías del cantor Alfredo Zitarrosa. Son en blanco y negro. Hay una que le llamó la atención. Alfredo levanta los brazos en un ademán, debe de estar cantando El Adagio a su país. Atrás de este un monumento. La imagen debió ser tomada cuando el compositor estuvo en el exilio en España. Le pregunta a Guillermo por el precio de las citas más las fotografías. Guillermo Hace cálculos y le dice que todo le costará 85 pesos. Se mete la mano y no cuenta con un duro. Guillermo nota la ausencia de dinero y le dice que le puede abonar a su cuenta bancaria el dinero más adelante. Le entrega las cintas y se va.



Se encuentra una puerta pequeña. Está como le digo detrás de lo que era el cine Internacional. Toca y aparece la cara de Jorge Gómez, un señor que trabajaba con usted en los tiempos de Jorge de la Vega y Dionisio Pérez Jácome.
Jorge le dice que entre. El lugar es un cuarto pequeño con una cocina también chica. Para ir al baño tiene que salir a un local fuera , que esta situado a tres metros y hay que pagar.



Le muestra las cintas y le dice que tiene un aparato que toca esas cintas. Casi no lo usa le dice, estos trebejos están fuera. Toma las cintas y con una tijeras comienza a cortar hasta que con los restos del plástico los frota y frota y de la nada sale un puro cubano.



Luego coloca la cinta en buenas condiciones, aprieta un botón rojo que a veces prende y a veces nó. Luego se hace escuchar la voz de trueno del cantor Oriental. Se recuesta en un camastro y se duerme profundamente. El señor Gómez se queda sentado en una silla y también se queda dormido…..



Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
08 de enero de 2011.
Estados Unidos Mexicanos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA BRUJA - Letra

JUAN FARFAN