jueves, 4 de febrero de 2016

Comezón horrenda y enfermedad infecto contagiosa.

Comezón horrenda y enfermedad infecto contagiosa.




























Algo me sucedió esta noche que acabo de pasar.

De pronto me entró una comezón indescriptible.

La espalda se me puso roja¡

Me levanté y comencé a frotarme la espalda con el colchón a la manera de como lo hacen los perros. Pero nada logré. La comezón seguía.

Caminé de un lado para el otro buscando un consuelo pero nada.

Así que fui al doctor.

Este al verme me dijo categóricamente: No se me acerque¡

Y eso porqué doctor?

Porque usted tiene una enfermedad infecto contagiosa.

Dicho esto. Mas bien apenas lo acababa de decir cuando de la espalda comenzaron a brotarme cientos de bolitas blancas. Salían de mi cuerpo, se desprendían y luego se hacían volátiles..

Ni las gracias le dí al doctor.

Así que regresé.

La fría estaba acostada. Le dije que sí podía rascarme la espalda?

La fría me dijo que usara una manita de madera. Que ella no se iba a contagiar por mi culpa.

Creo que esta es la única verdad. Cuando te ven con algo contagioso nadie se te quiere acercar.

Que cobardes.

Las bolitas me salieron además de la espalda por los oídos, las uñas. Más tarde me brotaron por el cuero cabelludo. Es decir estaba invadido.

Me acosté en otra cama. Vi mis brazos, vi mis piernas,vi mi pecho por todas partes me brotaban…


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
4 de Febrero de 2016.
Estados Unidos mexicanos.