domingo, 10 de enero de 2016

Policías tomando un curso,llevo una escoba de dulce multicolor,entro a un departamento,camión con viejitas oaxaqueñas, set, grupos musicales, comprando un mechudo, gordo relatando un cuento, gringa persiguiendo un león, el león persigue a un perro.

Policías tomando un curso,llevo una escoba de dulce multicolor,entro a un departamento,camión con viejitas oaxaqueñas, set, grupos musicales, comprando un mechudo, gordo relatando un cuento, gringa persiguiendo un león, el león persigue a un perro.



























Este grupo de polizontes se encuentra tomando un curso de buenos modales y de buenas maneras.

Todos van con esos cortes en donde todos parecen culos de gallina, o indios Tomahauks. Ninguno está con un corte de pelo decente. Parece que están locos y pretenden ser los vulgares de los vulgares.

No me interesa y me voy.

Llevo una escoba en la manos. La escoba es de dulce y de tonos multicolores. Parece que la escoba la sustraje indebidamente porque descubro que una patrulla pasa y pasa.Tengo que evita que me vea.


Entro a un departamento. En la cerradura hay una llave. Con precaución camino al interior.

Busco que no haya nadie. Cuando revisé a conciencia cierro todas las chapas.

Ahora voy por la Calzada de Tacubaya.

A un lado va un camión foráneo. El camión va al tope. Como es posible que un transporte de setenta personas lo retaquen con más de quinientas?

Por las ventanillas se asoman los rostros ajados de las viejitas oaxaqueñas. Bueno con decirles que hasta en el lomo del conductor hay personas.

Busco el cel para llamar a la policía. Quiero que impidan que este autobús salga a la carretera. Al rato se voltean.

No lo hago. Solo lo pensé.Solo lo soñé.

Camino por un set de televisión. Habrá un programa musical. Me entregan un folleto de los participantes. Leo los nombres de los grupos que estarán: Los bolillos, las teleras y los birotes. Las conchas, las orejas y los cuernitos. Y otros más.

Hay un tumulto. Estos intentan compra un mechudo. Parece que están baratos.

El Doctor Mireles me entrega uno. Me pide que lo enrosque y me pregunta que sí quiero uno pá la casa?

Sí compreme uno. El doctor se mete aún más entre la gente.

Yo no puedo enroscar el mechudo. No sé porque. Necesita aceitito o que cosa?

Un tipo alto, de diente de oro, pelado a rape y bien cerdo habla con unas mujeres que están sentadas en fila. El gordo narra un cuento corto. Todo el cuento tiene connotaciones sexuales. Las mujeres abren los ojos cuando el gordo menciona las palabras culo tetas, chiches o nalgas.

Los abren como sí no supieran que ellas tiene todo eso.

No sé cual sea su interés por hablarles de esta manera a las damas. Pero lo hace. Algunas de ellas se sonrién,parece que les gustan este tipo de cuentos. Otras tienen rostros de ofendidas pero no pierden en hilo de nada. Pinches mustias digo yo.

En lo alto hay un terreno. Subo y descubro una pista para correr.

En medio hay muchas flores. Que bello lugar. Lo estoy soñando.

De pronto veo que viene un león de melena amarilla corre que te corre. El león viene persiguiendo a un perro. Detrás del león y del perro sale una gringa guera.

Ella lleva solamente una camisa. Cuando pasa cerca le veo una tecla y las nalgas también. La guera tiene las nalgas rosas.

Se detiene y me pregunta que sí ya pasó el león?

Sí y también pasó un perro.

La gringa mueve su manita como agradeciendo y vuelve a su persecución…


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
10 de Enero de 2016.
Estados Unidos Mexicanos.