martes, 28 de julio de 2015

En mí.

En mí.































A Lizbeth Carolina.

Estas en mí como lo está mi respiración
En las palabras de todos los días,
En la mente turbulenta y en los pasos lentos del ciervo.
Estas en mí como el almuerzo necesario,
Te miro en las canciones te siento en los versos de Federico.
Nada de lo que escribo es falso,
El amor es así.
La necesidad es mucha.
Me envuelvo en las cobijas y giras y giras en mi pensamiento,
Como rehilete septembrino.
Estas en mí como quiero a la tierra,como respeto a la natura.
Y estás en mi por el poder inmenso que tienes cielo hermoso.
Hablo contigo y me vuelvo gigante.
Navegas por mi sangre como una embarcación en Guaymas.
Mis pupilas se dilatan y siempre estás.
De una u otra manera eres mi tema.
Estás en mí como en agua que penetra en el plantío,
Como el rocío de la mañana, como el canto del pájaro.
Como las cuerdas de mi guitarra,
Como caballos galopando.
Estás en mí te veo en cada calle y en cada sueño que cultivo.
Estás en mí metida en mis arterias,
estás en mí por bendición etérea.

22 de Julio de 2015.