sábado, 18 de julio de 2015

En calzones blancos, camas de oro, camión al que se le salen los fierros, pueblo y volcán, pintando una pared.

En calzones blancos, camas de oro, camión al que se le salen los fierros, pueblo y volcán, pintando una pared.

































Ando en calzones solamente.

Necesito arreglar este pinche carro.

No me gusta llenarme de grasa. Luego las manos se te ponen negras y las uñas.. No lo soporto.

Pero sí no arreglo este carro hoy en la noche no cojo.

El carro es de la Monis.

Se les paró de repente.

Creo que anda mal del distribuidor.

Veremos.

Lo que más me gusta de la Monis son sus tetas grandes, blancas, suaves.Y más cuando me dá.

Por eso debo de empeñarme en arreglar esta chingadera para que la Monis quede contenta.

Así son las viejas. No sabes ni porqué se enojan , un día están como sí nada y al otra son unas fieras..

Ya me llené de grasa el pecho.

Es lo que te digo. No me gusta mancharme. Me tendré que lavar con jabón Roma. Es el que quita la grasa.

Bajo por estas escaleras.

Quiero comprobar por mí mismo lo que me dijeron.

Que en una sala de mármol hay dos camas de oro. Una le perteneció a un rey y la otra a un Papa.

Entro a la sala y sí. Hay dos camas. La del rey es pequeña. Pero la del Papa es enorme.

Cuantos kilos pesaría este hombre?

Cien kilos de santidad?

No lo sé..

Hay además de estas camas un grupo de demonios color violeta. Estos danzan y mueven sus trinches como sí estuvieron agarrando un pedazo de bisteak.Los demonios tienes los ojos negros. Además de que se le mira la maldad por todas partes. Por eso son demonios..

Conmigo no se meten. Ni caso me hacen.

Este camión se detuvo. Algo le está fallando.

Yo no quiero meterme en este tema. Ahora voy limpio de lustroso.

En la mañana arreglé el coche de la Monis y voy directo a coger. No me meto en el tema de las tartanas.

Me froté con jabón para lavar los trastes y un estropajo. Por suerte se me quitó la grasa. Luego la Monis se pone mamona, es muy quisquillosa.


El conductor del camión nos pide a los que vamos que sí lo podemos empujar
.
No me queda otra.

Nos bajamos unas diez personas. El camión pesa un chingo.

Le empujamos y a duras penas el motor arranca.

Nos subimos de prisa. Veo a un bebé que duerme plácidamente.

Por Dios¡

Ya me manché la camisa¡

Y ya no tengo tiempo de regresar. No quiero que la Monis vea la mancha. Me pondré suéter para ocultarme.

Que bello volcán . Lo puedo ver desde aquí. Estoy bien cerca. El volcán tiene nieve. Y tiene además grabada la cara de José Clemente. Que raro?

Le digo a la señora de esta casa que saldré para tomarle unas buenas fotos.

En la calle hay puestos que venden de todo. Aguas de piña,sarapes, huaraches, atoles y panes de tonos rosas con canela.

Pasan dos becerros. Los becerros se detienen, no me dejan pasar a donde quiero. Uno de ellos el de cabeza negra hace como que me embiste. No puedo tomar las fotos.

Le digo a esta hermana que hoy mismo termino de pintar la pared de sus casa.

Ella escucha y sin decirme más cierra la puerta.

No sé que le pasa a esta hermana debe de estar loca.


Original de Alfredo Arrieta
Nec spe, nec metu
18 de Julio de 2015.
Para elpueblodetierra
Estados Unidos Mexicanos.