viernes, 17 de julio de 2015

Bicicleta, cuatro muertos.

























Este sujeto de estatura pequeña me entrega un video casette.

Me pide que lo vea.

El problema es que no tengo en qué reproducirlo.

Nada más ábrelo¡

Escucho lo que me dice.

Abro la caja que lo contiene. Casi de inmediato veo la película de Vittorio Ladri di biciclette

Como sí algo me succionara entro a la cinta. Estoy parado en una de las esquinas.

En esta esquina precisamente está la bicicleta que me robaré.

Miro para los dos lados , me trepo en ella y comienzo a pedalear.

Unas diez calles más adelante me detengo. Hay un local que dice: Carnitas estilo Michoacán.

Me detengo y entro.

En el interior está el hombre perqueño que me regaló el video.

Me siento con el.

A su lado De Sica come un chicharrón con chile.

Me pregunta un señor con delantal.

Que desea joven?

Traigame un chicharrón como el del señor.

Es mi papá me dice el chiquito.

Usted es quién dirigió el ladrón de las virulas?

Sí.

Extiendo la mano y le digo:

Pués me dá mucho gusto el conocerle¡

Aunque sea en sueños.

Sí gracias¡

Cómase su chicharrón..

Así sucedió todo.

Ahora voy a una casa que están vendiendo.

Camino por la Calzada de Los Camarones.

Aquí esta¡

Sin tocar entro.

Es una casa ricamente terminada. Los arreglos son de lujo.

La casa está diseñada con tramos largos. Camino por el primero de ellos. No me canso de mirar.

Que buen gusto. Porqué la estará vendiendo?

El caso es que cuando pregunte por el precio me voy a ir para atrás¡

Eso seguramente¡

Recorro toda la casa, tramo a tramo. Me gustó mucho.

Es posible que me quede con ella.

Al salir veo que hay muchas personas, así como unidades de policía.

Un señor me pregunta que sí no quiero entrar con ellos a la casa?

Es una visita guiada.

Acabo de entrar y salir.

Sí?

El caso es que sí usted gusta verá lo diferente.


Lo que acaba de ocurrir.

Me animo y entro de nuevo.

Lo primero que mis ojos descubren son las paredes manchas de sangre. Hay manos marcadas.

En dos sofá hay cuatro personas asesinadas.

A dos de ellas todavía les sale sangre.

El hombre que nos guía nos dice que a estos cuatro los acaban de matar.

Y con cuchillo filoso?

Sí con cuchillo filoso¡

Le digo al hombre que salí hace diez minutos del lugar y que no es posible que alguien los haya matado en tan poco tiempo.

Sí las pruebas están aquí.

Se termina el recorrido.

Me espero enfrente de la casa.

Al lado de esta hay dos locales. En uno venden abarrotes y en el otro televisores.

Un señor de traje gris y como de unos cincuenta años me llama.

Acudo.

El hombre me entrega una caja de galletas.

Abre la caja.

Al tomar una veo y noto que las galletas están manchadas de sangre.

Ande, ande, usted comasela y no diga nada.

Usted los mató?

Sí yo los maté.

Pero no diga nada.

Y quienes eran los muertos?

unos que se ganaron mis rencores..



Original de Alfredo Arrieta
Nec spe, nec metu
17 de Junio de 2015.
Para elpueblodetierra
Estados Unidos Mexicanos.