sábado, 21 de noviembre de 2015

X E W, arboles en la acera, cantando en la iglesia, caja con dinero, llevando refrescos de piña, casa de mi abuela.

X E W, arboles en la acera, cantando en la iglesia, caja con dinero, llevando refrescos de piña, casa de mi abuela.



















Guillermo Ochoa el padre está entrevistando a un cantante famoso. El cantante tiene menos de treinta años, en la realidad se acerca a los setenta.

Ochoa le pregunta como ve la radiodifusora en la actualidad?

Las imágenes de este sueño son en blanco y negro.

El cantante le dice sin miramiento alguno que la radio ha tenido una debacle. Solo ha servido para anunciar jabones, ya no es lo que era .

Se ha ido a pique y tal parece que nada la salvará de sus desaparición.

Ochoa intenta cambiarle la pregunta pero no lo logra. El cantante es muy hábil para sus respuestas.

Dice la voz de una mujer que el gobierno de la ciudad ha invertido en la compra de miles de árboles para reforestar la ciudad.

La voz sale de un magnavox que colocaron en todas las calles para difundir sus logros.

Camino a la avenida y veo que no hay árbol alguno. Regreso y voy por el árbol que planté en una maceta.

Lo dejo en la avenida. Una mujer se estaciona y me pregunta que sí ese es el árbol que plantó el gobierno?

No este es un árbol mío. El gobierno sólo está bien en los anuncios, la realidad es otra cosa muy diferente.


Este señor vestido de pantalón color mamey y suéter de lana me dice insitentemente que tiene treinta y cinco años.

Pués lo veo desmejorado. Parece de sesenta señor.

El señor me mira, no le gustó mi comentario y se pone a decirles a los presentes las bondades de Dios.

Ahora voy caminando por la avenida revolución. Acompaño a un sujeto. Entre los dos llevamos una caja de cartón. La caja contiene dinero en billetes.

Cuando el se cansa me pasa la caja, luego lo hago yo.

Al llegar a Tacubaya le pregunto por la caja. Este me responde que la metió en un zip. Y que la trae en su reloj. Me la muestra. Ah que bien, de esta manera no tendremos que cargarla. La Avenida Revolución está exactamente a como estaba en 1976.

De pronto llega una camioneta de valores. Son policías bancarios. Se abre la puerta y me pregunta por la caja con el dinero?

Le digo que la trae el sujeto en su reloj.

Está bien súbanse los dos.

Y nos vamos.

Ahora estóy en la, misma Avenida Revolución pero en sentido opuesto. Voy rumbo a San Angel.

Llevo un diablo con refrescos de piña . Me cuesta trabajo llevarlos.

Llego a la casa de mi abuela. Me acompaña un güero pelirrojo que tiene los ojos como rojos.

Le digo señalando la casa que ahí viví yo y muchos de mis familiares.

Al decirle esto se abre la puerta. Veo con nitidez a un tipo con el que viajé a Querétaro y Guanajuato. Entre él y yo vimos un objeto volador no identificado de color naranja.

Le pregunto que hace en la casa de mi abuela?

Este me responde que vive ahí. Me asomo y veo a Patricia planchando en un burro. Les digo a los dos que más tarde cuando pueda regresaré para que me platiquen bien lo que paso.

Al asomarme sale de un cuarto un familiar, le digo que lo hacia en Durango. Este me dice que estuvo en Durango pero ahora está por aca. Presiento que en todo esto hay un engaño. Lo voy a descubrir y cuando lo haga pondré a cada uno en su lugar.




Original de A.A.O
Para el pueblodetierra.
Nec spe, nec metu
21 de Noviembre de 2015.
Estados Unidos Mexicanos.