martes, 3 de noviembre de 2015

John Wayne en su caballo, carro con polvo,hombre me interrumpe cuando estoy meándo, dedo de fuego.

John Wayne en su caballo, carro con polvo,hombre me interrumpe cuando estoy meándo, dedo de fuego.


















Este sueño debió de ser más o menos por el filo de las tres de la mañana.

Es una película corta en blanco y negro . John Wayne está montado en su caballo. Le digo que su cuaco es muy bonito, Jhon me dice que sí que lo cepilla a diario y que además le dá de comer del mejor máiz.

Pero eso no es todo me dice Wayne mi caballo canta.

En serio?

Tu caballo canta?

Sí, quieres escucharlo?

Sí claro¡

Entonces se le acerca a la oreja del noble bruto y le dice unas palabras.

El caballo comienza a cantar extraños en la noche con una voz sumamente parecida a la que tenía Sinatra.


Que te parece?

Buenísimo Don John.

No sabía de las habilidades de su caballo..

Bajo a la Avenida. En esta hay un carro estacionado. El carro está polvoso. En este debo de viajar.

Regreso.

Esta es una casa en Guanajuato.

Subo una escalera. Le aviso a mi papá que voy a salir y que me tardaré varios días.

Dile a Fernando que sí va a venir conmigo?

Sí yo le digo.

Lo espero abajo.

Bajo la escalera.

Debajo de esta hay un baño.

Entro, me dispongo a mear.

Cuando lo estoy haciendo empujan la puerta.

Es un hombre flaco.

Le digo que está ocupado.

El hombre es necio y sigue empujando.

Que está cerrado¡

Que no entiendes?

Este sigo en su acción.

Me enojo, abro la puerta y le lanzó un chorro.

Te basta con eso?

Tú te crees mucho¡ Eres un maldito¡

Sí?

Y tú eres un necio.

Quieres más meados?

Y que le lanzo un segundo chorro.

Este ya me hizo enojar.

Con mi mano lo agarro del rostro y se la arrugo.

El hombre queda como charamusca.

Ni los ojos se le ven, quedó desdibujado.

El hombre intenta arreglarse la cara pero eso ya no es posible.

En mis sueños mandó yo¡

Baja Fernando la escalera, me pregunta que pasa?

Este señor que es un necio y no me deja mear a gusto.

Lo conoces¡

sí era un cabrón que me molestaba en Guanajuato.

Aunque a decir verdad en la realidad nadie me molestó en ese lugar.



Fernando se dirige al sujeto. Lleva puesta una capa roja.

Se le acerca y mira su rostro constriñido.

Le acerca su dedo, el dedo tiene fuego. Le hace un agujero en la frente. Negro profundo…


Original de A.A.O.
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu.
3 de Noviembre de 2015
Estados Unidos mexicanos.