HACIENDAS NUEVAS HACIENDAS ANTIGUAS, PRIISTAS, COSMETICOS, HOMBRE EXIGIENDO TRATO DE RECIEN NACIDO










Déjenme decirle que me dirijo este jueves viernes al sur de una ciudad. Estoy parado precisamente en las afueras de una hacienda. No vaya usted a  creer que es una edificación antigua. No. El lugar  ha sido cuidadosamente respetado, ningún detalle se ha escapado. Todo perfectamente dispuesto. En la entrada principal hay un candil hermoso, inclusos la luz que despide es de una luz ambiental. El ornamento  como le digo  es de buen gusto. Los pisos de algún tipo de cerámica, lustroso. En las afueras hay caballos finos, charros  elegantes. Las mujeres por su parte son mujeres ricachonas que según también tiene derecho a disfrutar de su mexicanidad pero sin mezclarse con la raspa.

Ellas van vestidas como si de mujeres de pueblo se tratara  solo que  sus trapos son comprados en París. Son mujeres criollas, rubias que intentan parecerse a las Adelitas pero  no hay suerte en ellas. Todos rien, sus caras se tornan rojas debido a que el tequila finolis ha comenzado a surtir efecto. Rién, charlan. Un Mariachi traído de Colombia les entona El Rey de Jose Alfredo Jiménez.

En la rapidez con que trascurren las imágenes. Estoy en la misma Hacienda pero cien años después.

El lugar está abandonado. Las almas deambulan de aquí pá alla. Una mujer pasa cerca de mí llevando una cubeta metálica para la leche. Hay otra. Ella está sentada en un escalón. Sus manos  conservan las arrugas del tiempo. Mira a la lejanía, piensa.

Me dice don Liborio qué milagro. Ya tenía tiempo de que no se dignaba de venir por acá me dijo.

¿ Como ha estado?. Me mira, agacha la cabeza y me dice que todos se han muerto. Comienza por hacerme una lista de personas que  vivieron en esos lugares. Sólo quedan sus descendientes me dice.



Me siento al lado de la mujer anciana. Saca una cajetilla de delicados y me ofrece un cigarro. Hace más de  veinticinco años que no fumo pero como un homenaje a estos muertos lo haré. Le doy una fumada intensa, pero suave. Saco el humo y pienso en los terregales que se acercan por allá.

Otro hombre en un costado, recargado en la pared toca un arpa Jarocha…


Es de tarde. Acudo a un jardín. Una mujer vestida de traje negro como aquellos que confeccionaba Catalina está trepada en una escalera. Corta las ramas que cubren por completo una pared. Me llama, me pide le acerque por favor una tijeras de esas largas. Las tomo del pasto. Me acerco a la escalera. Y como siempre sucede y les pasa a todos. Alzó la mirada y Oh Dios¡. Un par de piernas; Oh Dios…

Ella hace como que no me vé, mis manos tiemblan al darle la herramienta. Ella sonríe discretamente. Comienza a cortar las ramas y las hojas que se han secado. Cuando termina baja despacio con la intención de que siga mirándole. Oh Dios¡….
Posa sus pies en el pasto y continúa con las hojas de abajo. Me dice que ella es Priísta de corazón. Me pregunta por mi participacipación política. Le explico que no  estoy afiliado a ninguno. La  pólitica nacional siempre se me ha hecho una cagada .Y como mi pensamiento no acepta ciertas cosas ni ganas he tenido.

La mujer me dice que en unos momentos llegará a esa jardín Colosio. Es ahí en ese punto dónde me acuerdo  y le digo que una ocasión ví a este señor parado exactamente en la calle de Sor Juana Inés en la Santa María mirándo unas revista  que se mostraban en un puesto de periódicos. Ah¡. Me dice la mujer.

Cuando pasa el momento se mira una pierna, dice que le picó un mosco, me muestra un granito. Eso tiene arreglo le digo. Pónte un poco de Vick Vaporub y ya está.

 Hay una escalera.La entrada está protegida por un león. El animal me gruñe. Presiento que me va a morder la pata. Me muestra sus dientes. Te inspiran temor. Puto león.

Bajo lentamente y contándo los escalones como cuando era un niño. Una chica pequeña  pero con cuerpo rico me  pide le entregue la lista de cosméticos que le entregó el doctor de la piel que en estos momentos no me acuerdo cómo se llama.
Saco un papel azul. Se lo entrego no sin antes agarrarle su manita. Que manos tan suaves.

Ella se aleja unos minutos.

Al rato, es decir diez minutos después regresa con  varios artículos. Me los entrega uno a uno. Me explica que los debo de poner en un mostrador. Detrás de este hay dos mujeres que platican.
Llego y los coloco. Hay lápices, saca puntas, cepillitos para las cejas, cremas para las manos, espejos, peines, jabónes, esponjas, pinturas para los labios,enjuagues bucales. La dama se va y vuelve a regresar con más artículos.

Lleva en las manos unos dinosaurios pequeños. Los animales son  de colores que van de sus columnas vertebrales hasta su cola. Hay de todos los tipos. Para que te explico sus nombres científicos. Son dinosaurios y ya.
Casi al último  se aparece el Tony. El les dice a un grupo que no es de personas civilizadas el trato que recibe. El Tony nació ayer pero ya muestra los estragos de los cuarenta y cinco.Les exige a los presentes le pongan talco en las nalgas como a todos los nenes. Es entonces que le digo que razone. Tienes ya una edad en donde  no se  está para esas peticiones. El tiene una razón contundente. Se baja los pantalones y nos muestra a todos su culo rojo.

Al quedarnos sin palabras, decidimos salir a una habitación. Allí esta Hugo. El intenta prender una televisión de los años setenta. Le pega sus golpes y la tv nomas no…..


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
Estados Unidos Mexicanos.
2 de Junio de 2012.



Comentarios

Entradas populares de este blog

LA BRUJA - Letra

JUAN FARFAN