LA SILUETA DE NADIE



LA SILUETA DE NADIE

Alguien me dijo que allá por los rumbos de San Simón, muy cercano a insurgentes . En una pared blanca y roja debió posarse el joven de veinte años . No sé el porqué llego esa madrugada del sábado a su muerte próxima , cayó abatido por unos balazos , que otro vil debió utilizar para su muerte .

Alguien más debió pintar una silueta humana para explicar como cayó al suelo . Otro más colocó unas veladoras para ayudar al alma del difunto a entrar al más allá-
¿ Quién lo mató ?
Otro joven , este de 29 años posiblemente un modelo fortachón, , se levanta de su mullida cama , se levanta calmadamente y no sabe que su muerte está a unas cuantas horas .
Se sube a su automóvil particular y llega a un gimnasio . Saluda a los que conoce . Entra a una sala especial para masajes , descansa , y cierra los ojos , se evade en el placer de la relajación . Alguien entra y sin más dispara ocho balazos al cuerpo del atlético y muere al instante .
¿ Quién lo mató?

Un matrimonio de apellido López Portillo sale de sus suntuosa casa en Bosques de las Lomas . Salen en una camioneta de lujo y van platicando , comentando los sucesos familiares y nacionales . Ella va vestida con sus mejores trapos , él porta el aroma de costosas lociones . Escuchan un disco de moda de algún cantante impertinente que a la postre dice : “ No hay nada más difícil que volverte a ver ”.
Cenan en Santa Fé , piden pichones en salsa , sopas sabrosas , panes franceses . Después del postre , pagan la cuenta con American Express . El mira el documento y deja un veinticinco por ciento de propina . Salen y tomados de la mano , se manifiestan su amor . Suben a su auto de lujo y se encaminan de nuevo a su casa . En la carretera , se aproximan dos carros de sicarios , se les cierran , bajan rápidamente , sacan sus ametralladoras y les disparan . Su ropas se llenan de sangre , de sus bocas salen unos borbotones motivada por esa muerte súbita .
¿ Quién los mató ?

Un viejo va manejando un camión destartalado , le suena todo , rechinan sus partes . Miro como maneja , él piensa que con algo de rapidez podrá llegar al trópico . Le digo que baje la velocidad porque se irán al precipicio . El viejo me mira con su mirada de loco y da un manotazo que hace que el camión salga volando pienso que la caída hará que yo muera , sin embargo sólo cruza un pedazo de aire , después se reincorpora a la carretera . El viejo sigue riendo y le causa gracias mi mirada de miedo .
Después caigo en la cuenta de que estoy metido en un hoyo cercano a una alberca , entro por ese hoyo y en una puerta de color negro , se me aparece el mismo viejo con su sonrisa de viejo cabrón .

Tengo una barba enorme , casi me llega a los huevos , no tengo porqué cortármela , la gente me mira como si yo fuera un perro, , mis ojos están abotagados de tanto pinche alcohol que tragué . Me mira una mujer que está sentada entre todo ese río de gente , ellos van dormidos con sus caras perdidas , sin gestos , son ridículos, falsos , ignorantes , feas gentes ; es mi raza . Dice los doctores que los mexicanos estamos hechos de 38 razas, y esa mujer con su cara de dulce tristeza , de falsa tristeza, , muestra un gran culo como sin en lugar de culo tuviera unos enormes costales de tabaco . Tiene una pierna , mira los transeúntes y les dice : ¡ Que Dios se los pague ”, caray, , cuánto me debe Dios . Un mestizo me mira retador , tiene unos ojos negros que por momentos me parece un animal del trópico , pone su mano sobre el pasamanos y parece retarme . Lo miro con la intensidad de un nazi , y al verse derrotado aleja su brazo hacia otro lugar .
Allá , se mete un individuo con la panza descubierta , camina dificultosamente se tambalea debido a su cojera , entra en el convoy y empieza a emitir un gemido de gente tocada y dice : ahhhhhh , en un sonido gutural . Aquí Javier Solís es nada .
Me bajo por sobre todos y miro un televisor en donde se ven las siluetas de los presidentes , Bachelet y Calderón . En un poste cuelga el apócrifo con la figura del presidente legítimo y su bandera pirata .

Me tiro en la calle y le pido a alguno de los que pasan que pinte mi silueta , les doy pintura blanca y una brocha , me tachan de loco y nadie quiere dibujarla . Ya recostado , procedo a mi propio dibujo , después de que hube de acabar , coloqué una veladoras de la inmaculada madre de Dios , les prendí fuego con mis últimos cerillos , saqué un puñal y abrí lentamente mis venas y mi sangre toda vertí a mis pies. Para poderte demostrar que más no puedo amar y entonces morir después…

Original de Alfredo Arrieta Ortega.
Gatodelperro2000@yahoo.com.mx
alfredoarrieta@terra.com.mx
México.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA BRUJA - Letra

JUAN FARFAN