miércoles, 28 de diciembre de 2016

Cheque de veinte mil,inundación,señor sin piernas

Cheque de veinte mil,inundación,señor sin piernas.


























Estamos en una loma. Aquí viven cientos por no decir miles de gente en el desamparo.

Es una ciudad perdida en una loma o promontorio.

Hay un ventana pequeña. La fría se asoma y puede ver en tenderete de cuartuchos, niños sin zapatos, perros que deambulan de aquí para allá como buscándo algún hueso que roer.
Cuando la fría se asoma. Llega una mujer vestida de negro.

Esta lleva un micrófono en la mano.

Le dice a la fría que viene de una televisora norteamericana.

Le dá indicaciones.

Camine usted para atrás.

Luego acérquese lentamente a la ventana y siempre sonriéndo.

La fría sigue las indicaciones.

Camina en reversa que es lo mismo que para atrás.

Luego, lentamente camina hacia la ventana.

La mujer le dice en directo que le va a hacer unas preguntas.

Hace la primera.

No escucho cual es la pregunta.

Correcto dice¡

La mujer hace tres preguntas más.

Tampoco las escucho.No sé porqué pero no las escucho.

Muy bien¡

Ha contestado perfectamente las cuatro preguntas¡

Es por eso que ahora mismo le extendemos este cheque.

La fría mira el cheque.

Me mira cómplice.Como diciendo ahora sí que nos vamos de vacaciones¡

Nunca hemos tomado unas vacaciones. Siempre hemos estado bien jodidos. Date de suerte que tenemos para echarnos un taco y una Coca.

Ahora manejo un taxi.

Una mujer acompañada de una niña me hacen la parada.

Me detengo.

La mujer me indica que las lleve por Insurgentes hasta Montevideo.

Al dar la vuelta, descubrimos que hay una inundación enorme.

Por lo menos el nivel del agua es de tres metros.

Aún así me adentro. El carro sólo logra avanzar unos cuántos metros. El carro echa humo que brota dentro del agua.

Nos vamos a morir? Pregunta la niña?

No sé. Necesitamos que alguien nos venga a rescatar.

La misma agua nos saca de la inundación,vamos empujados....

Al salir la mujer y la niña me dicen que se bajan.

Echo a andar el carro. Para nuestra suerte el motor arranca. Yo pensé que todo estaba echo mierda. Pero no fue así. El motor se calienta. Le digo a la mujer y a la niña que las puedo llevar. Está bien me dicen.


Pretendo entra a un mercado. Es un mercado popular que está ubicado en este sueño cerca de la Villa.

Hay una puerta pequeña invadida de mil cosas. Una mujer intenta hacer a un lado unos bancos de madera para que pasen los carros. No se puede. Hay tantas cosas.

Un señor sin piernas se encuentra en el suelo quitándole las cabezas a un montón de camarones secos.

Le digo que se quite. El hombre me dice que no lo hará.

El mercado es público y usted impide el acceso.

Sea lo que sea no me voy a quitar me responde¡

Entonces lo denunciaré¡

Me doy la vuelta y miro que el hombre tiene una cabeza tirada en el suelo. Es una cabeza que tiene adicional.

Me voy no sin antes de decirle madre y media¡





Original de Alfredo Arrieta.
Para elpueblodetierra
Nec Spe, Nec Metu.
28 de Diciembre de 2016.
Estados Unidos Mexicanos.