jueves, 8 de diciembre de 2016

Carro antiguo,rayos,Hugo entra y saluda,

Carro antiguo,rayos, Hugo entra y saluda,hablándo en italiano.





























Tengo un carro antiguo. Es un Chevrolet año 55.

Le digo a mi gato Tiki que suba a la cajuela. Me obedece. Luego ahí mismo le coloco su arnés.

Voy al volante, echo a andar el motor y avanzo.

Despego como cohete.

A unos cientos de metros del suelo voy volándo.

Le grito a Tiki que se arroje.

Tiki se refugia lo más adentro que puede.

Salgo del auto.

Le insisto.

Tiki da un salto y lo veo como gira.

Lleva su arnés.

Me dirijo a una área en dónde los gatos aterrizan.

Tiki cae despacio.

Le cargo y le pregunto que tal le fue?

Me mira. Parece que sí le agradó saltar en su paracaídas.

Les digo a estos que se quiten.

Yo sé predecir las tormentas.

Y esta es de proporciones monumentales.

Comienza a llover.

Se forma una nube inmensa.

Hay tormenta de rayos.

Las personas no me toman en cuenta.

En eso estamos cuando cae un rayo que traspasa los cuatro pisos . Uno a uno los va resquebrajándo con su potente energía.

El rayo cae precisamente en estas personas. Los carboniza.

Veo claramente como se deshacen los cuerpos.

Yo les avise y no hicieron caso.

Se abre una puerta.

Entra Hugo.

Me saluda.

Me dice que viene pero que ya se va.

Sale.

me asomo y no veo nada. Aún con lentes no veo nada.

Hugo ya no está.

Este sujeto intenta hablar en italiano.

Al escucharlo comienzo a reírme.

Este señor no tiene ni la más remota idea de lo que es hablar en italiano.

Al verme. Se molesta . Se acerca a mí y continúa hablándo según él en este idioma.

Eso que hablas no es italiano. Sólo son gruñidos.


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec Spe, Nec Metu
8 de Diciembre de 2016.
Estados Unidos Mexianos.