martes, 24 de mayo de 2016

En Irapuato arreglando unos asuntos, paso peatonal por Ecatepec,Me cojo a una mujer en la plancha de un quirófano,cena de gala con Peña Nieto y Homero Aridjis, francesa con una niño.

En Irapuato arreglando unos asuntos, paso peatonal por Ecatepec,Me cojo a una mujer en la plancha de un quirófano,cena de gala con Peña Nieto y Homero Aridjis, francesa con una niño.



























Me tuve que trasladar a Irapuato.

Una vez ahí me dirigí a una oficina.

Pregunté por un señor.

Al poco rato salió uno de traje.

Ese es?

Sí me dijo la mujer de verde.

Señor señor, necesito que me entregue unos documentos?

Cuales documentos?

Unos que usted me tiene que entregar.

Usted viene de México?

Si.

Pués dígale a quién lo mandó que no tengo porqué darle información privilegiada.

Dicho esto sale y se aleja con otras dos personas.

Me encuentro en el intento de subir por este paso peatonal.

Los escalones están rotos.

Traigo los zapatos desabrochados.

En la parte alta del puente camina Hugo Rendón. Intento alcanzarlo pero los escalones y los zapatos me lo están impidiendo.

Me agacho, me abrocho y salgo lo más rápido que puedo. No lo alcanzo. Hugo se pierde en la multitud.

No me duele nada, ni me siento enfermo. Que hago aquí en esta mesa de quirófano?

Se abre la puerta.

Entra una mujer de las denominadas rubias. Ella se acerca y me dice que la enviaron conmigo.

Y para que?

La mujer no responde, se encarama sobre mí y se empieza a mover.

Le digo que espere que alguien puede entrar.

Eso no importa¡

La mujer continúa y yo sin enfermedad de por medio me la cojo en el quirófano.

Paso a otra cosa:

Acudo a una cena de gala.

Me dicen que es una cena suntuosa. En donde todos los que asisten son frívolos.

No sé que carajos hago aquí¡

Me siento lo más lejos que puedo. Los platos son de fina porcelana y los cubiertos de plata.

Ahora solo falta la comida exquisita.

En la mesa del centro veo con nitidez a Peña Nieto. Está acompañado de otras personas que no reconozco.

En la parte alta de este salón hay bastantes personas vestidas de huicholes.

Hacen una especie de valla.

Atrás de estos otras personas gritan¡

Los huicholes en realidad no son huicholes. Yo conozco a los huicholes. Estos son como policías del mismo gobierno.

Entra por esta puerta Homero Aridjis. Este levanta las manos y los presentes le aplauden. No sé porque le aplauden. Lo que este señor escribe lo puede escribir un letrado.

Aridjis se sienta al lado de Peña Nieto, hablan amenos..

Casi al amanecer veo una mujer vestida con abrigo. La mujer le reclama a otra algo que no le gustó. La mujer lleva en la mano a una niña también de abrigo.


La insulta en francés. La otra mujer me mira como preguntando y esta que chingados dice?

Te está insultando. Dice que jamas volverá a confiar en ti.

Está loca¡

Les traduzco a las dos. Tanto en castellano como en francés.. Sólo falta que se jalen del moco. Para estar iguales y al tú por tú…


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
24 de Mayo de 2016.
Estados Unidos mexicanos.