viernes, 3 de abril de 2015

Exprimiendo naranjas, acuario con agua verde, tripa larga y transparente que sale por mi nariz, lengua de hígado, montañas con nieve.

Exprimiendo naranjas, acuario con agua verde, tripa larga y transparente que sale por mi nariz, lengua de hígado, montañas con nieve.


































Como sí no bastara con la realidad ahora en este sueño tengo la obligación que no la necesidad de exprimir estas dos mil toneladas de naranjas.

Así que poniendo manos a la opus me agencio un buen cuchillo,un cuchillo que corte y comienzo a partir en dos está enorme cantidad.

Apenas las parto cuando llegan un grupo de personas que las meten a unos botes. Estos se las entregan a otros que a su vez las transforman en jugo. Lo vierten en vasos. Cada gente que pasa toma un vaso lleno y como somos un chingo en este mundo y todos quieren pienso que siempre tendré trabajo…

Una vez que terminé de exprimir las naranjas me llaman por teléfono. Me piden insistentemente que vaya al acuario.

Me dirijo a la dirección que me dieron.

El acuario está en un salón. Lo visitan muchas personas. El caso que me trajo es que el agua está bien verde.

Me preguntan que será? El agua se puso verde porque alguien le arrojó musgo. Se debe de lavar perfectamente..

Me subo en una escalera.

Y sin más me arrojo. Así con todo y ropa. Nado por los vericuetos. Hay túneles y demás. Los peces pasan a mi lado con caras de interrogación. Arranco pedazos de musgo y lo pongo en una cubeta. El agua además de verde se ha tornado babosa.

Pasaron siete horas desde que estoy en este cuadro de vidrio.

Ha quedado totalmente limpio. Ahora los peces no se ven verdes se ven con sus colores naturales. Todos bellos. También les arreglé el filtro para que el agua les durará más.

Mientras me encuentro hablando con esta gente noto que de la nariz me brota una tripa larga. Parece de nylon. A lo mejor son mocos largos. Lo jalo con discreción pero mientras más lo hago la tripa parece interminable.
Decido darle un tirón y salpico de sangre a un fulano que lleva camisa blanca.

Este me mira. Es un flaco de pelo rojo que trabaja en un banco. Su camisa quedó salpicada. No me dice nada pero le veo el rostro de enojado. No fue mi culpa.
Acudo al baño.

Me veo en el espejo. Pretendo decir una palabras pero no puedo, mi lengua ya no es mi lengua. Ahora es un pedazo de hígado crudo. Intento escupirlo, el hígado cae al suelo. El hígado tiene sangre. Cuanta sangre y toda es mía¡

Por ultimo viajo en un tren. De mi lado derecho voy contando todos los volcanes. Bueno los volcanes y cerros. Todos tienen nieve. Le digo a quién va de mi lado izquierdo que me gustaría subir a todos.
Y para que?

No sé. Ya sabes tú que los que escalan montañas se sienten las grandes cagadas. Con ese fin..


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
3 de Abril de 2015.
Estados Unidos Mexicanos.