viernes, 10 de junio de 2016

Valdemar, calificaciones mías y de una niña.

Valdemar, calificaciones mías y de una niña.



























Valdemar está en un changarro de los semi fijos.

Me recrimina el porque no fui a Tepehuanes a ver a Valdemar?

No pude.

Fui a Durango pero no pude ir a Tepehuanes.

Pero sí te quedaba de paso. Hubieras ido para que le dijeras que necesitaba hablar con él.

Pero Tepehuanes queda igual de lejos que Oaxaca.

Y luego cruzar la sierra?

Más bien no quise ir.

Llega un tercero.

Este es un hombre moreno, lleva lentes negros para el sol. Le digo que no pude ir a Tepehuanes. Y le explico además las razones.

Valdemar escucha pero no se queda conforme.

Una niña vestida con uniforme escolar me dice que ya tiene sus calificaciones.

Y como te llegaron le pregunto?

Por el magnavox.

Por el magnavox escuchaste?

Sí.

Que te dijeron: Alerta sísmica, alerta sísmica guau gua gua tiene siete en español? Guaaaaaa?

Sí asi fue.

La niña me dice que yo debería ir por mis calificaciones.

Y quién las tiene?

La maestra.

Voy en su busca.

Estoy en Reforma.

Veo a un nutrido grupo de personas vestidas con togas amarillas.

Otros llevan folders. Una mujer de pelo castaño, la más madura trae en su pecho unos documentos.

Le digo que sí ella me puede entregar mis calificaciones.

Cuales quieres?

Las académicas o las de la vida?

Las que tenga..

La maestra cruza la avenida y me dice que en todas tengo siete.

Tan poco?

Sí es lo que obtuviste. Lo que te mereces…..


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
10 de Junio de 2016.
Estados Unidos Mexicanos.