martes, 29 de diciembre de 2015

Animales, hospital ,señor que me regala monedas y objetos que después me roban, besando a la guera.

Animales, hospital de Pemex,señor que me regala monedas y objetos que después me roban, besando a la guera.
































Un gato negro pelea al tú por tú con otros dos gatos. Se arañan como pueden, gruñen, se muerden.

Entro con una toalla mojada y la convierto en látigo.

A los tres animales les doy con el propósito de que se separen. No les afecta y continúan con su pelea.

Entonces que se maten¡ pienso yo… que se maten¡


En la parte trasera de esta casa hay un patio. El patio tiene pastizales secos.

Me asomo por una puerta mal hecha. En su interior hay leones, caballos, burros tortugas, garzas,gallinas, perros caballos y un mundo de animales.

Noto que estos seres están hambrientos.

Un león de melena negra al verme se levanta y camina hacía mí. No debo correr de hacerlo seré su alimento.

Le toco la melena al enorme felino, este me mira, se retuerce y me examina. Se acercan ocho leones. Todos camina a mi alrededor. Por mi parte doy pequeños pasos para escapar de este asedio.

Entra mi mamá y Patricia . Patricia lleva una manguera. Le digo a mi mamá que estos animales necesitan comer. Mi mamá me responde que no tiene presupuesto. Hum. Los leones se comerían tres vacas ahora mismo.

Dales wiskas aunque sea le digo.

Por su lado Patricia les vierte agua en unas charolas. Todos los animales se acercan y beben . Pero de alimento no hay nada.

Unos caballos también con hambre de un salto se trepan al techo de la casa. El techo es de asbesto. Si los caballos caminan o corren seguramente se vendrán para abajo con todo y techo. Bueno es cosa que no puedo evitar.



Estoy en los pasillos del hospital. Le pregunto al señor que como le hizo para que lo recibiera el caca grande?

Hablé con unos de mis contactos. El más poderoso. Por eso me permitieron hablar con este cuate.

Nos sentamos a la espera de que lo llamen.

Salen un joven con bata azul. Este nos dice que puede pasar.

Salen personas. Entre ellos un hombre calvo que fue presidente.


Me encuentro recostado sobre una mesa y cubierto con una cobija. Un señor peinado para atrás me pregunta por quién soy yo: Le digo mi nombre con un apellido. También me pregunta cuantas veces he estado casado. Le digo que voy para la cuarta.

El hombre se va para una vitrina y saca monedas de plata. Me dice que yo merezco un regalo que nunca me han dado. Me entrega las monedas.

Me levanto de esa mesa y voy a una pared. En el suelo hay también monedas pero antiguas que yo recojo.

El señor que se peina para atrás va de nuevo a la vitrina y saca teléfonos, y muchos objetos. Nos dice que a él no le importan estas cosas y que nos las va a regalar.

A mí me da un teléfono, una maquina de escribir y una sumadora.Todas las personas reciben algo.


Sale el señor de su cita y me dice que tiene buenas noticias. Que le van a apoyar para la operación de su papá.

Le pregunto por lo que come? Me responde que un tamal con carne de cerdo.

Le digo que tengo hambre. Hambre de león? Si y de caballo también.

Al girar la vista para localizar a la señora de los tamales. Mis cosas ya no están. Ni la máquina sumadora ni la de escribir ni nada.

Un niño me dice que unos que van allá se las llevaron. Camino de prisa. Hay una fila de personas que llevan cientos de muebles y todos tipo de objetos. De las mías nada. Se esfumaron. Sin saber ni quién se las llevo.

Meto las manos a mis bolsillos con la esperanza de que no me hayan robado las monedas y tampoco están. No tengo nada. No sé que cuentas voy a dar si el señor que se peina para atrás me preguntara.

Por último estoy sentado a la vera de este balcón. La guera,esta a mi lado. No sé pá que la sueño sí ella me abandono.

La guera me dá un beso.Lo hace a propósito de que otras mujeres se encelen. Ella sabe que es la mera mera.

Yo me dejo besar pero lo hago con discreción. La guera me dice mira te tengo un regalo¡ abre la mano y me muestra una de las monedas que el señor que se peina para atrás me regaló. Y me las regaló porque me dijo que yo me las merecía.

Y como llegó esta moneda a tus manos guera?

Me la dieron de cambio.

Y qué compraste?

Una máquina de escribir…..


Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
29 de diciembre de 2015.
Estados Unidos Mexicanos.