lunes, 31 de agosto de 2015

Tumba con monedas de oro blanco.

Tumba con monedas de oro blanco.

































Estoy en un panteón descuidado. Las hierbas se asoman por todas partes. Las tumbas están quebradas. Son las seis de la tarde. El panteón no me es familiar. Sabe Dios en dónde estoy.

No tengo los datos precisos pero sé que en una de estas hay un tesoro.Lo sé.

Veo una tumba. De esta sobresale una mano huesuda ya no tiene carne.. Cuantos años tendrá este muerto?

Comienzo a escarbar, salen de la tierra pinacates y de las piedras saco alacranes negros.

No encuentro nada.

Me voy.

Más tarde se me aparece Manuela. Si la señora Manuela , la que me bañaba con agua serenada y a las cinco de la mañana.

Decía o argumentaba que bañarse a estas horas era benéfico para la salud.

También esta señora llegó a untarme sebo de vela . De esa velas largas que usan para las brujerías.


Me untó el cebo para que otro cabrón de mi edad me lamiera la espalda. Y luego yo a él. Decía que con esto se acabarían nuestras riñas.

Se me apareció Manuela. Aunque lleva ya muchos de muerta.

Me dijo que estaba buscando en la tumba equivocada.

Que tenía que regresar y escarbar en otra que está escondida. En esa tumba suele posarse un cuervo. Anda y ve Alfredo.

Regresé.

Y sí. Encontré la tumba, vi al cuervo.

Al cuervo lo espanté, le dije quítate pinche cuervo y el cuervo se fue…

Comencé a escavar de lado.

Tiempo después mis manos toparon con una red. La saqué y efectivamente. Ahí estaba. En la red y de manera dividida estaban cientos de monedas blancas.

Como pude las metí en mis bolsillos y me fui.

En el trayecto me decía a mí mismo: Ya chingue¡ ya chingue¡

Ahora me encuentro en el patio de una casucha.

En una tina con agua y jabón arrojo las monedas. Las voy lavándo despacio..

Un hombre nada gentil me mira. Se acerca y me dice que esas monedas valen más que el mismo oro.

Sí ojalá que no intenten robarme o matarme cuando vean que soy rico.

El tipo frunce los labios y se va..

Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
31 de Agosto de 2015.
Estados Unidos Mexicanos.