ASI ESTA LA VERDAD



ASI ESTA LA VERDAD.

Hoy por la madrugada intento despertar pero un sopor acompañado de un desguanzo , me impiden siquiera abrir un ojo.

Soy como un lagarto de pupíla horizontal . Me desplazo después fumar un tabaco madrileño , doy un salto y con la expectativa de lo que me pueda ocurrir en este noviembre de frío invernal , procedo a ponerme los pantalones que por cierto me quedan bastante flojos . Tomo el control remoto y miro las noticas de los domados del sistema , los que convergen en la rapiña del gobierno . Dice Blanca Sánchez que le enoja que se hayan gastado los recursos y que el mar esté contaminado , que las plataformas de Pemex están del asco .

Afuera en la selva de los locos , los animales se preparan para saciar sus hambres , muestran sus colmillos filosos , dientes que desgarran al paciente , al que no sabe nada , al que ignora , al que nunca dice nada . Estos animales depredadores no saben de libros , son fieras desalmadas de uñas largas . Una de estas fieras, se tropieza con un conductor del Metrobús , y en su locura desmedida y fuera de sí dispara a través del vidrio , mientras al instante otro animal citadino , se baja de un Volkswagen color azul y le tira patadas a un taxista que solo se limita a encorvarse, y a disponerse a la agresión , como cuando un perro se somete al macho alfa y deja que el otro le haga lo que quiera.

Hace un rato , como a las nueve más veinte dice Hania que un joven nocturno salía de un bar en la delegación Benito Juárez , de momento se le acercaron dos fieras que en la ciudad se les denominan judiciales . Se le acercaron al muchacho como las hienas de los documentales y procedieron a capturarlo , enseguida lo obligaron a llamar a su papá . Al establecer contacto, , le explicaron en su lenguaje turbio que tenían al hijo detenido porque traía enervantes y que lo soltarían con diez mil pesos de carne roja . El señor habló con otras fieras que cuidan la ciudad y fueron en su busca ; es decir , depredadores perseguirían a depredadores , se comerían unos a otros como los más crueles animales , mientras mi ojo de filmación en 35 milímetros al estilo de National Geographic los seguía en las madrugadas de la verdad .

Se hicieron de balazos , dispararon unos a otros , los vehículos quedaron agujerados . Se descubrió que los policías fieras , secuestraban ciervos estando activos en su trabajo .
De inmediato , los jefes de estos carroñeros , procedieron a las disculpas . Dijeron que harían una depuración de sus madrigueras . ¿ Pero cómo limpiar de lobos , lo que está infestado de lobos ?.
La verdad es que transitar Los llanos y las planicies de México Tenochtitlán por los días , tardes o noches ya da miedo .

Dice una actriz melosa y parecida a una gata en celo , que hace unas noches , se encontraba en su casa acompañada de su hija. Su esposo no se encontraba pués estaba en un proceso de filmación . Explica Susana que sin saber como un hombre entró a su casa y la amenazó . Dice Susana que se encuentra con mucho miedo . Y es verdad , ni en las casas ni en las calles se puede andar seguro . Los animales del miedo están al acecho . Miro los periódicos de todos los días , los matutinos y casi siempre como maldición encuentro la fotografía en primer plano de un hombre tirado en el suelo en medio de un charco de sangre , ejecutado por el enojo de alguno , obligado a caer por señales de la muerte.

Es la verdad , no hay remedio alguno para nadie . Intento poner estricnina en las esquinas para que las fieras coman , pero ellos llegan , la huelen y si no es el olor del dinero , el olor del que todo lo posee , lo desdeñan y se van , caminan de prisa , marcando de orina todas las esquinas de los barrios y de todas las colonias de México Distrito Federal .
Aquí no hay espacio ni tiempo para acariciar al gato , para salir con tu perro , lanzarle un aro y que lo atrape en el aire , no hay respiro para nadie , los animales de la carroña , siempre están dispuestos a comerte , a que les sirvas de alimento…


México.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA BRUJA - Letra

JUAN FARFAN