lunes, 4 de abril de 2016

Cirugia plastica a un cantante,la guera con una lupa,invadiendo una casa . Cinco mujeres y un matrimonio, esperando un autobús en Veracruz, mi papá llora, actor mexicano de los chafas que interpreta al Quijote.

Cirugia plastica a un cantante,la guera con una lupa,invadiendo una casa . Cinco mujeres y un matrimonio, esperando un autobús en Veracruz, mi papá llora, actor mexicano de los chafas que interpreta al Quijote.































Me encuentro en una sala de conciertos. La sala está bien iluminada. De primeras no se quién va a actuar. Solo estoy sentado.

La sala no se llena. La gente conversa entre tanto. Pasan los minutos.

En medio del escenario sale un señor con un micrófono en la mano. Nos pide que aplaudamos a la luminaria que veremos enseguida.

De la parte alta sale un señor delgado, sujeta un micrófono de aquellos antiguos que usaban hilos de plata. No lo puedo creer. Este señor se hizo cirugía en el rostro. Se la hicieron tan mal que parece máscara. Nos dice como para que lo reconozcamos que es el mismo, más delgado, que le quitaron no sé cuantos kilos de grasa porque estaba convertido en cerdo.

Trae las mismas patillas que usaba en los años setenta, el mismo traje. Claro es el mismo pero en realidad es otro. Este señor no quiso vivir la realidad y decidió que los años no pasarían por él.

Pero…

Comienza a cantar las mismas canciones que lo hicieron famoso. Solo que con voz temblorosa, con voz de una persona sexagenaria.

Los presentes lo vemos con lástima.

Porque carajos no se retiró cuando la gente todavía tenía un buen recuerdo de el?

Se parece a tantos artistas ancianos que todavía pretenden ser alabados como antaño y no. Solamente son ancianos haciendo el ridículo.

Salgo.

Tengo en la mano dos lápices. Los lápices tiene una punta gorda. Y los quiero afilar.

Se acerca la guera Lizbeth con una lupa. Me dice que ella tiene un saca puntas.

Y me harías el favor de prestármelo guera?

Deja la lupa, me pide los lápices y comienza a darles vuelta.

Los lápices quedan picudos.

Gracias mi niña. Me tienes muy solo.

Es por tu bien me dice, me da un beso en los labios, un beso suave, toma la lupa y se va dejándome sobre la mesa una fotografía de ella en blanco y negro.


Me encuentro saltando una cerca de alambre. La fría me acompaña.

Ocurre que es una casa particular. Los perros se me echan encima.

Los retiro a patadas. Orale pinches perros sáquense¡

Entra una familia conformada por un señor canoso, un señor de aspecto serio. Su mujer siempre lleva en la manos un rosario.También lo acompañan cinco mujeres delgadas, mujeres cuarentonas que viven con ellos.

Le explico al señor que me salte la barda intentando escapar de una jauría. Y que por esa razón me encuentro en su casa.
Le pido mil disculpas.

De no hacerlo los perros se nos viene encima.

No se preocupe , venga, ande, pase…

Entramos a su casa.

Sobre la mesa hay muchas libretas. Tomo una de ellas.

La portada dice: Señora de Witman.Actriz y escritora.

Oh que bien es usted actriz?

Sí lo fui. Ahora solo rezo el rosario.

Aquí está toda mi vida, abro la libreta y hay garabatos, frases cortas y fotografías.

Incluso hay una mía. De cuando era joven.

Y cuando se casaron ustedes le pregunto?

Ahí está la historia me dice.

En una de las hojas hay un dibujo: El dibujo muestra a dos personas jóvenes acostadas en una cama. A su lado un desayuno y muchas frases de amor.

Mas tarde hablo con las mujeres. Una de ellas estuvo casada con una eminencia. Que según esto era doctor y filósofo en Australia. Y era de los buenos pero me separé de él no tuvimos opción. Y no tiene sexo ahora con nadie?

No hace muchos que no tengo sexo.

Hablo con las demás.

Cada cual tiene su historia.

Si mantengo una buena relación con ellas es posible que les haga el favor.

La señora con el rosario en la mano me pide la acompañe. Quiere venderme un distribuidor de carro.

No lo necesito pero con tal de quedar bien le diré que sí.


Según esto salí de una reunión.

Hay un mundo de personas esperando el autobús. Estoy en una región que no conozco.

Mi papa está de pie, se encuentra llorando. Me dice que lo traicioné. En estos meses ya van dos personas que me lo dicen. Una viva y otra muerta. Ninguna de las dos tiene razón. Nunca he traicionado a nadie. Que me lo demuestren.Siempre he sido legal.

Le digo a mi papá que nunca le hice nada que lo molestara. Que siempre fui priísta. Miren nomás.

Llega un autobús.

Mi papá se sube y me deja. Una vez más.

Voy con la fría sentado en el primer asiento. En el asiento una mujer duerme con dos niños, nosotros nos acomodamos. . En una esquina se bajan muchas personas. Sube un hombre nos pregunta que a donde vamos?
Como yo no sé le digo a la fría que le responda.

La fría le dice que a la la curva del diablo. Por el puente. Creo que estamos en Veracruz.

Veo a la fría y ya no es ella. Tambien se cirugió?

La fría tiene el rostro de la jarocha una prieta que me andaba cogiendo allá por los años setenta.


Este es un cine. Entro y lo primero que veo son anuncios por todas partes de la obra que están presentando: El Quijote de la Mancha y sus penares…

El rostro del Quijote es el de un actor de lo más mediocre. Nunca he visto a nadie actuar así de mal. No quiero ni ver la obra.

Recargado en una barra se encuentra el actor. Mira mi cara de desprecio a sus fotografías, da un trago a su bebida y se hace el disimulado.






Original de Alfredo Arrieta
Para elpueblodetierra.
Nec spe, nec metu
4 de Abril de 2016.
Estados Unidos Mexicanos.