LCR

LCR

sábado, 20 de septiembre de 2008

SERRAT EN EL AUDITORIO NACIONAL. México



SERRAT EN EL AUDITORIO NACIONAL : PÚBLICO HETEROGÉNEO, UNA CANCIÓN NUEVA Y EL TRADICIONAL ESTILO DEL CATALÁN

Roberto Vallarino



Auditorio Nacional casi lleno.

A las ocho de la noche, los revendedores- parvada oscura que se pierde en el Paseo de la Reforma- abordan a quienes llegan al primer concierto de Serrat : “ boletos, jóvenes, boletos, al mismo precio que en las taquillas, boletos para ver a yuan Manuel”. En el interior, un escenario mudo en el qué , apenas insinuados, los instrumentos parecen tener vida propia. Abajo, una clase media aparentemente ilustrada, entre la que abundan las adolescentes de mezclilla deliciosa y botines de cuero, aunque no falten los rostros de rictus sesudo e inevitable barba culterana, ojillos rojos y boquillas entre las falanges estiradas como cuellos de ganso, ni estar del todo ausente el populacherismo de los morrales, los huaraches, las camisetas maikelyacsonianas aunque- por supuesto- son minoría junto a la gente bonita, una buena dosis de burócratas y – también- de señoras y amas de casa que gustan de la música del cantante catalán.


Las niñas acá que cantan al hablar ( Te quiquiriquí, ¿ noooo? Desparraman las últimas vocales que surgen irregulares de sus inflamados labios como besos champurados. El público se agandalla y extiende suéteres, chamaras, sacos, gabardinas para reservar dos, tres, cuatro, cinco butacas.


Por un instante sólo se escucha el glú-glú de las pepsicolas en las gargantas resecas y el crujir de las sabritas. De inmediato, se oscurece el recinto y en escena aparecen los músicos que acompañan a Serrat: al piano Ricard Miralles ( arreglista de varios discos de Juan Manuel ) ; al contrabajo, Jordi Clúa; en la guitarra, Albert Cubero y en la batería, Francesc Rabassa.


Afinan, afinan e inician los acordes de Cantares, de Machado, al ritmo de los cuales, vestido de negro aparece Serrat. El sistema está bien calibrado. Se escuchan con claridad todos los instrumentos y la voz de quién, con acierto ha musicalizado poemas de Miguel Hernández, José Agustín Goytisolo y Machado. Aquí, valga una reflexión. Siempre he creído que musicalizar poesía constituye un pleonasmo, una tautología pues dotar de música a un género literario que en escencia es musical. No obstante, basta escuchar con atención el disco de Serrat dedicado a Miguel Hernández para darnos cuenta de los aciertos de este cantante al que muchos acusan de cursi, ramplón y españolete.


Sí , es cierto, muchas letras de Serrat son cursis, incluso algunas armandomanzaneramente cursis; sin embargo es la sencillez de la mayoría de sus composiciones la que ha creadoo un gusto en torno a un compositor e intérprete que no mueve las retóricas banderas de la música de protesta ni hace declaraciones políticamente amarillistas o impactantes; de un cantante comprometido con su oficio y su vocación que lleva quince años ininterrumpidos de trabajo; de un cantante que si bien no está de moda, ha creado un estilo que gusta. Y en cuestión de gustos todo es válido.


Al terminar Cantares, Serrat saludó al público, que lo ovacionaba emocionadamente y el concierto prosiguió con De vez en cuando la vida (de su último disco Cada loco con su tema), La aristocracia del barrio

( de su álbum Para piel de manzana, 1975 ), Aquellas pequeñas cosas ( del disco Mediterráneo, 1971, Tu nombre me sabe a yerba ( de 1969), y al terminar dejó la guitarra se sentó en un banquillo junto al piano y cantó Sinceramente tuyo, mientras varios policías retiraban al público que de pie se había arremolinado bajo el escenario


entonces fue el turno de Mediterráneo, intensamente aplaudida y al término de la cual cantó la única canción nueva del concierto : Lamento al mar, en donde reivindica su visión de Mediterráneo, que termina diciendo “ Y a mí enterradme sin duelo/entre la playa y el cielo”. Porque tal y como van las cosas”- dijo Serrat- seremos nosotros quienes enterremos al Mediterráneo y con él a los hombres. La canción está escrita en catalán, porque aquí donde nos ven nosotros somos catalanes, pero voy a decirla en español”. Dentro de su última línea, la canción es un reclamo, digamos ecologista, contra la contaminación de ese mar y pertenece al ámbito de su más auténtica expresión.


Pero la canción que más gustó en la primera parte fue Algo personal, que entre otras cosas dice : “ Probablemente en su pueblo se les recordará como chachorros de buenas personas , que hurtaban flores para regalar a su mamá y daban de comer a las palomas; probablemente que todo eso debe ser verdad, aunque es más turbio cómo y de qué manera llegaron estos individuos a ser lo que son y aquién sirven cuando alzan las banderas... entre estos tipos y yo hay algo personal... se gastan más de lo que tienen en coleccionar, espías, listas negras y arsenales; resulta bochornoso verles fanfarronear a ver quién es el que la tiene más grande... y como quién en la cosa nada tienen que perder, pulsan la alarma y rompen las promesas y en nombre de quien no tienen el gusto de conocer, nos ponen la pistola en la cabeza. Se agarran de los pelos, pero para no ensuciar, van a cagar a casa de otra gente y exprimentan nuevos métodos de masacrar sofisticados y a la vez convincentes...”


Después interpretó dos poemas de Miguel Hernández Menos tu vientre y Para la libertad ) y terminó la primera parte del concierto.


La segunda parte estuvo integrada por las interpretaciones Romance de Curro el palmo ( 1974 ), El carrusel del Furo ( 1975 ), El titiritero ( de 1969 ), Cambalache de Enrique Santos Disépolo, La Saeta ( de Machado ), Cada loco con su tema ( 1983 ), Esos locos bajitos ( que es una de sus mejores canciones, cuya inspiración reconoció deberla a Miguel Gila, el cómico español ), La Fiesta, y para coronar su concierto, Penélope.


Muchos más habría que decir de Serrat. Lo cierto es que al concierto inaugural de esta temporada en México, fue muy equilibrado, prendió a la gente y mostró qué, aunque lo sigan atacando por cursi o ramplón, Juan Manuel Serrat es un cantante sencillo y auténtico.


Viernes 25 de mayo de 1984. pag. 17

UNO MASUNO.

MEXICO.


Material de archivo de Alfredo Arrieta Ortega.


alfredoarrieta@terra.com.mx

gatodelperro2000@yahoo.com.mx