LCR

LCR

miércoles, 27 de agosto de 2008

ME CARGUE EL CRISTAL . Mi niñez..



ME CARGUE EL CRISTAL. MI NIÑEZ

SLEM 274. 1971
JOAN MANUEL SERRAT ( SLEM 274 )


PARA COMENTAR EL MATERIAL DE este disco SLEM. 274 de 1971 , es importante señalar que la dirección musical correspondió a RICARD MIRALLES, pero también el presente trabajo se tornará interesante, sí aquí se incluye una entrevista realizada entre MARIA ANGELICA MALDONADO y el cantante barcelonés.
( domingo 27 de mayo de 1884. UNO MAS UNO DIARIO MEXICANO ).

Mi esposa se llama MARIA LUZ O CANDELARIA dice JOAN MANUEL SERRAT - yo le llamo de muchos modos que son privados. No , no se lo digo Eso no tiene interés más que para nosotros:
Hay veces que hay que dejar las flores en el jarrón para que no se estropeen . Así las cosas entre ella y yo, allá en Barcelona donde vivimos . Tengo un niño de 15 años y una niña de 4, de dos mujeres diferentes.
- ¿ Como ha logrado este éxito tan fenomenal?
- Colocarse donde está ahora - le pregunté a SERRAT en su camerino.
- Mire, todas las cosas se hacen con el trabajo no existe inspiración. Evidentemente hay una predisposición del individuo hacia algo, existe la afición que cuando se ejerce, se convierte en vocación. Yo creo que todo ser humano que consigue calidad en su trabajo es porque le ha metido fuerza, disciplina, interés, y sobre todo, porque se ha considerado siempre como un aprendiz.
- En que momento nació usted como artista ?
- Yo el 27 de diciembre de 1943. Lo que quiere decir es que siempre he sido una persona que, en un momento determinado, pude hacer un oficio u otro. Lo único que me propondría es buscar las mismas satisfacciones que esto me ha dado. Todo ser humano tiene algo de artista., todos somos locos y poetas. Toda actividad artística nace en el momento en que se ejercita.


Un artista tiene que sufrir mucho, perder muchas cosas,, sacrificarse mucho y tiene que amar profundamente su oficio para hacerlo bien y alcanzar ese momento maravilloso por el que ha estado luchando siempre. Uno se pasa la vida buscando estos instantes mágicos.
-Insisto JOAN MANUEL, en que de alguna manera se conectó usted con la música, con el arte. Quizá con su padre, su madre...
-No, ninguno de mi familia; mi padre era plomero y mi madre cuidaba a la familia y hacía pijamas en casa. Evidentemente el salario de un obrero no da para demasiadas cosas.

Nosotros éramos cuatro de diferentes camadas; dos muchachos y dos muchachas. Yo, a los quince años, empecé a tocar la guitarra por contactos con los amigos. Fue como una casualidad o accidente de la vida. Me gustó, encontré el modo de ocuparme en algo, estudíe y al cabo de un tiempo decidí hacerme profesional.
-Recuerdo su gran época, Fue en el 69,
¿ verdad


n En 1969 fue mi primera presentación en México. Mi gran época es hoy , porque llenar cinco días el Auditorio con un total de 28 mil espectadores es algo sumamente envidiable. Lo mejor está por venir, pienso yo .
n Lo quiero imaginar de chico, JOAN MANUEL; melancólico, romántico, pero realista, observador.
n No soy de una manera determinada. Yo tengo mezcladas todas las virtudes y todos los defectos del ser humano. Hoy en día se confunden bastante los vicios y las virtudes ; afloran unos y afloran otras. Soy un hombre corriente como todo el mundo.
n Porqué su interés por la poesía, por la literatura ? ponerle música a los poemas de MACHADO o de MIGUEL HERNANDEZ.
n Siempre me interesó la lectura, la poesía, porque permite la comunicación, la imaginación, cosa que la televisión anula completamente. Yo hago poesía y la comunico cantando .
n Que tipo de cantante se considera, JOAN MANUEL ?
n Ah; no sé no me gusta para nada las clasificaciones .
n El que tiende a clasificar
n tiene pereza mental. Me siento un cantante, un hombre satisfecho . Me sigo transformando día a día Procuro enterarme de lo que pasa a mi alrededor. Vivo intensamente sabiendo que esta vida es lo mejor que tengo.
n Hábleme usted , de la catarsis. Esa de la que hablan los artistas.
n Catarsis¡ Ninguna¡ Que me viera mi familia con una catarsis¡ ¡ Dirían que estoy loco ¡ 49.


49.- MARIANGELICA MALDONADO. " PARA
LOGRAR CALIDAD EN EL TRABAJO HAY
QUE METERLE INTERES, FUERZA Y
DISCIPLINA: JOAN MANUEL SERRAT
ENTREVISTA- DOMINGO 27 DE Mayo
De 1984. Pag.18. UNO MAS UNO
DIARIO MATUTINO MEXICANO



Hoy con una canción seguramente de las más autobiográficas que yo haya podido escribir . Es una canción en la que trato de retratar mi niñez dentro de las posibilidades que una canción permite. Es una canción cargada de nostalgia, cargada de afecto y cargada también de incertidumbre. ¡ Escúchenla ¡ es mi niñez ...¡ 50.

Así, sin grandes rebuscamientos, SERRAT se interpone entre el pasado, que bien podría reflejarse en la vida de cada uno de nosotros.
¿ Quién cuando niño no tuvo un gato ? , o más de un trenecito desvencijado ? , ¿ Quién en esta etapa quizá la más importante de la vida no habitó en una casa desolada, pero vestida con ternura por una madre ? .


Por todo eso, se vislumbra el orgullo de haber vivido esa infancia, hoy caduca, fuera de moda, pero alegre en el interior de los recuerdos, se acentúa la ilusión inmediata de quién fue chico, de quién compartió los momentos con ese canario amarillo , o el radio de una sola estación ( de galena ) recién incorporado a anular la capacidad creativa de la gente , todo esto , porque anteriormente las familias platicaban por las tardes mientras tomaban thé o chocolate, hoy el radio expone su real sonido comunicando tal vez , pero ocupando una realidad imaginaria deambulando por la misma fantasía que conlleva la niñez en cualquier tiempo.

50.- JOAN MANUEL SERRAT EN CONCIERTO .
RADIO CENTRO, PROGRAMA DE RADIO
TRASMITIDO EN NOVIEMBRE DE 1985.
EN MEXICO D.F.



TAMBIEN , explica sin tapujos, que rodeado de amigos huérfanos de escuela, robando aquí o allá, se era feliz. Después la novia adolescente
, despertando los sentidos de quién cruza más allá. Y de imitar con toda la gracia al hermano mayor, para que uno se de cuenta sobre el ejemplo desafortunado pero instintivo que provocó. Así los años se alejan o se quedan, y en una reminicencia o efeméride se dice al azahar : Mi madre crió canas pespuntando pijamas ",
" Mi padre se hizo viejo sin mirarse al espejo" , y mi hermano se fue de casa por primera vez. Esta significativa canción es el ejemplo de una etapa perdida hoy por hoy entre la escarcha del tiempo; de los recuerdos gratos .


Tenia diez años y un gato peludo, funámbulo y necio que me esperaba en los alambres del patio a la vuelta del colegio. Tenía un balcón con albahaca y un ejército de botones y un tren con botones de lata roto entre dos estaciones. Tenia un cielo azul y un jardín de adoquines y una historia a quemar temblándome en la piel. Era un bello jinete sobre mi patinete burlando cada esquina como una golondrina sin nada que olvidar porque ayer aprendí a volar, perdiendo el tiempo mirando el mar. Tenía una casa sombría, que madre vistió de ternura y una almohada que hablaba y sabía de mi ambición de ser cura. Tenía un canario amarillo que al viento trinaba sus penas oyendo algún organillo o mi radio de galena. Y en julio ,en Aragón, tenía un pueblecillo, una acequia , un establo y unas ruinas al sol. Al viento los ombligos volaban cuatro amigos picados de viruela y huérfanos de escuela, robando uva y maíz, chupando caña y regaliz. Creo que entonces yo era feliz. Tenía cuatro sacramentos y un ángel de la guarda amigo y un " Paris- Hollywood " prestado y mugriento escondido entre mis libros.

Tenía una novia morena que abrió a la luna mis sentidos jugando los juegos prohibidos a la sombra de una higuera. Crucé por la niñez imitando a mi hermano. Descerrajando el viento y apedreando al sol. Mi madre crió canas pespunteando pijamas, Mi padre se hizo viejo sin verse en el espejo, y mi hermano se fue de casa por primera vez. Y ¿ con quién ? , y ¿ dónde fue mi niñez ?.

MI NIÑEZ. 51


51.- JOAN MANUEL SERRAT. SLEM .274.
ARREGLOS Y DIRECCION MUSICAL :
RICARD MIRALLES. AÑO. 1971.




" Ese con quién sueña su hija, ese ladrón que os desvalija, de su amor soy yo señora ". Cuando el buen cinismo, o porque no, el buen amor aflora, se puede llegar a límites insospechados, y quién osa la insinuación sutil de exponer sin más deseo de ser responsable inmediato u ocasional del desvelo de la hija " de buena familia " o reafirmar con la convicción sincera de ser absolutamente responsable de robar a esa señora impositiva el amor, o la relación madre- hija, no significa otra cosa, que ese ladrón, solo atrae para consigo, lo que le puede pertenecer en prenda, o en base de establecer lazos amorosos, irrompibles en este caso extremo, porque se vislumbra ya, que puede más, la experiencia posterior, nuevos sueños o esperanzas de vida, qué la holgazana comodidad que haya podido dar la respetable señora.



Ese mismo sujeto objeto receptor de las maldiciones de la suegra recién asimilada, se describe y observa ser un mal yerno , al futuro, y como aquél beso del infierno; pero un beso al fin y al cabo, cosa que la matrona o dama tendrá que aceptar pese a los comentarios vertidos por propios y extraños.

El soñador de pelo largo, parece pedirle con la benevolencia que el caso amerita, que recuerde, que retroceda en el tiempo, que ella también en una época de su vida tuvo la carne firme, fue bella, y disfrutó en la medida de su posibilidad lo que la vida sin restricciones le brindó. Por eso, agrede, sin ser intencional, cuando después del reproche, ella se pregunta interiormente, porqué se marchitó su fragancia, e inevitablemente aflora el llanto por convertirse sin desearlo en un elemento adscrito a lo que se conoce como la tercera edad. " Si cuando se abre una flor al olor al olor de flor se le olvida la flor ".

Esa hija malagradecida y poco solidaria debería en el mejor de los casos ser reprobada por su conducta desvergonzada, pero el infame ladrón de niñas bien avenidas, sale a librarla del reproche : " No la educó; no se preocupe, las buenas manera de conducirse por la vida, me corresponderá en todo caso enseñárselas . Recapacite señora; y póngase un vestido viejo ", y de la oportunidad a su hija de ser responsable
Directa de su actos sino, con el tiempo, esas mismas frustraciones que usted me ha respondido, serán una herencia poco interesante para volverlas a repetir, cuando se abra nuevamente la misma flor, la flor genética, trasmitida por siempre.



Ese con quién sueña su hija, ese ladrón que os desvalija de su amor ,soy yo, señora. Ya sé que no soy un buen yerno. Soy casi un beso del infierno, pero un beso, al fin señora. Yo soy ese por quien ahora os preguntaís porqué, señora, se marchitó vuestra fragancia, perdiendo la vida, mimando su infancia, velando su sueño, llorando su llanto con tanta abundancia. Si cuando se abre una flor, al olor de la flor, se le olvida la flor. De nada sirvieron las monjas, ni los caprichos y lisonjas que tuvo a granel, señora. No la educó, ya me hago cargo, para un soñador de pelo largo. ¿ Que
Le va usted a hacer, señora, si en su reloj sonó la hora de olvidar vuestro hogar, señora, en brazos de un desconocido que sólo le ha dado un soplo de Cupido que no la hizo hermosa a fuerza de arrugas y de años perdidos ? Si cuando se abre una flor, al olor de la flor, se le olvida la flor. Póngase usted un vestido viejo y, de reojo en el espejo, haga marcha atrás, señora. Recuerde antes de maldecirme, que tuvo usted la carne firme y un sueño en la piel, señora.
SEÑORA 52


52.- JOAN MANUEL SERRAT. SLEM 274.
ARREGLOS Y DIRECCION MUSICAL:
RICARDO MIRALLES. AÑO : 1971.



Tal vez por el acercamiento que ha tenido el cantante, el hombre con el mar, ha podido servirle de conocimiento en primer término y de acercamiento enfrentado siempre entro lo maravilloso e inmenso, y la comunión ya generada de quién mira de frente al mar, en la altivez de retarlo, en la actitud de quererlo, en la posibilidad de desearlo como ataúd cuando se encuentre en el ocaso; " Cuando me vaya ". Es por todo eso que se puede descubrir la apreciación magnífica rebosada de filosofía, de ganas de saber el porque de la existencia, el porque de la muerte orgánica, y principalmente la insinuación rebelde apreciada en estos logrados versos: " Me iré despacio un amanecer- quizá para encontrarme con la simpática muerte-, que el sol vendrá a buscarme temprano, me iré desnudo como llegué, lo que me diste cabe en mi mano ".



En contadas ocasiones se puede uno topar con letras como estas, sin grandes pretensiones pero capaces de motivar tristeza o decisión ante el hecho maravilloso de vivir, ante el hecho inevitable de la muerte. Así la belleza, el amor dormido, mientras se recuerda una vida en común y se muestra en evidencia la intención de dejar plasmadas ciertas inquietudes para que otros en su oportunidad conozcan quién fue, y quién lo hizo.


Sin embargo ocurre una pena ya vislumbrada desde el primer verso por el protagonista : " ¿ que soledad te vendrá a buscar cuando me vaya ? , tu boca amarga preguntará para quién brillan hoy los luceros? . Esta soledad acompañará a la dama en cuestión, las olas, la espuma podrán bañarle los pies, pero la despedida de la vida a la muerte, de él a ella se ocupa sencillamente sin grandes solemnidades :
" Me iré silbando una canción que me cantaba cuando era crío , un marinero llenó de ron por sí en verano sentía frío " Así, al partir hacia la sepultura del mar (recuérdese la canción tema Mediterráneo ) o donde descansen los restos mortales, dejará por asentado que la vida como la muerte son hechos naturales, y en la posteridad la luz del día alumbrará más claro, todo esto se le indica dándole la posibilidad de que en un futuro próximo pueda emocionarse con nuevas ilusiones.


Pero sin olvidar a quién partió y dejó el sitio físico en cuanto a espacio se refiere, sólo que el mundo de los pensamientos será difícil olvidar, a menos que en ella se diera el caso de perder la memoria....




Me ire despacio un amanecer que el sol vendrá a buscarme temprano. Me iré desnudo como llegué. Lo que me diste cabe en la mano. Mientras tú duermes deshilaré en tuyo y mío lo que fue nuestro y a golpes de uñas en la pared dejaré escrito mi último
Verso. Y a la grupa del terral, mi chalupa de blanca vela peinará el mar. ¿ Que soledad te vendrá a buscar...? Cuando me vaya . Cuando me vaya. Luna tras luna, llamándome bajarás donde el azul se rompe. El viento te abrazará de pie hurgando el vientre del horizonte. Una sonrisa se esfumará rozando el borde de los aleros. Tu boca amarga preguntará ¿ Para quién brillan hoy los luceros ?.
Y las olas sembrarán caracolas, arenas y algas entre tus pies. Los besarán y se irán después hacia otra playa. Cuando me vaya.
Me iré silbando aquella canción que me cantaba cuando era un crío un marinero lleno de ron por si en verano sentía frío. Me iré despacio y sé que quizás te evoque triste doblando el faro. Después la aldea quedará atrás, después el día será más claro. Y ese día, dulce melancolía, has de arrugarte junto al hogar sin una astilla para quemar. Cuando me vaya. Cuando me vaya.

CUANDO ME VAYA. 53.


53.- JOAN MANUEL SERRAT. SLEM 274
ARREGLOS Y DIRECCION MUSICAL:
RICARD MIRALLES. AÑO: 1971.



" Esta canción que viene ahora, Muchacha Típica, es un latigazo suave y tierno a ese especimen curioso que existe en todos los países. De estas muchachas típicas finas y desubicadas completamente pero con cariño, y con la esperanza de que se regeneren. 54.


El prototipo burgués de vida, se representa como asegura SERRAT en ese especimen que existe en todos los países, la muchacha típica de sociedad, ignorante hasta lo absurdo de que el mundo gire o sucedan cosas fuera de su comprensión como las guerras, el hambre, la crisis etc. Ignorante hasta lo intolerable, a no ser su ocupación por estar oportunamente arreglada en lo referente a su vestuario, cremas, maquillajes , joyas, y preocupada hasta el máximo si sus perfumes no se le hacen llegar a tiempo desde la capital francesa.

Son seres raros semejantes a muñecos, sin posibles sentimientos, o al menos no los dan a conocer a los medios de comunicación, y son caras bellas, y portan orgullosas insignes e ilustres apellidos; la nobleza en sí. Típicamente Cantabrica; - en este caso- utilizando modas aristocráticas. En suma, representa el objeto más codiciado por propios y extraños, siendo los propios los más cercanos a ellas, por estar prometidos casualmente desde niños.


54.- JOAN MANUEL SERRAT EN
CONCIERTO. RADIO CENTRO. PROG
DE RADIO TRASMITIDO EN NOV DE
1985, EN MEXICO D.F.


Esta muchacha cursi llega al extremo del chillido, de la rabieta, si no figura semanalmente en las páginas de sociedad. El compositor cubano CARLOS PUEBLA, se refiere a estas gentes como niños de sus papás, nacidos, y proyectados en un seno de seda, y procedentes de familias bien del país en cuestión.



Es una muchacha típica cuya familia es la típica familia " bien del país ". Anda esa muchacha típica los domingos en la hípica y a las doce en " José Luis ". La educó una " nurse " vesánica típicamente británica, un aya y un preceptor., que le habló de nuestros próceres, y un primo suyo de Cáceres que le desveló el amor. Para la muchacha es básico ese veraneo clásico en una aldea de mar típicamente cantábrica alejada de esas fábricas que no dejan respirar. Es su deporte congénito la pesca del primogénito sin saberlo Samaranch. Pero entre vómico y vómico le encanta andar con un cómico y llevarlo al palomar. Son modas aristocráticas en cierto modo simpáticas que ejerce hasta la vejez. Mas te sientes en su tálamo como a la sombra de un álamo un verano en Aranjuez. Es esa muchacha típica cuya familia es la típica familia " bien del país ". Anda esa muchacha típica los domingos en la hípica y a las doce en " José Luis ".
MUCHACHA TIPICA 55.



De cartón piedra, representa en escencia una estampa urbana, siendo la locura, el principal ingrediente, conjugado con el amor sincero de ese loco, olvidado en sí lo que es en realidad un maniquí; para él es la mujer, la única mujer de quién no ha tenido rechazo alguno. De cartón piedra es el maniquí elaborado de ese material; pero convertido en la figura femenina, el modelo a seguir por los demás, estas sí de carne y hueso pero para que el pervertido de la mente, no llegan a significar nada. Es por todo eso que el mismo silencio motivado por quién es de papel, obliga de cierta manera al desenfrenado social a explicarla, a describirla en su oportunidad: " Era la gloria vestida de tul con la mirada lejana y azul ", así el amor recién descubierto llega
A contagiarlo, a sonreírle a través del vidrio perfectamente colocado.


Además para el turbado, esa mujer no es como las otras por quién se siente rechazado al simple contacto de los ojos, a quienes le arrancaron la ilusión de cuajo,
( quizá ese fue el motivo impulso que desencadenó sin prisa pero
demoledoramente la locura de no poder aceptar lo que es real o irreal ). Y como ésta, la realidad puede estar basada en irónicas cosas, que de cierta manera lleguen a representar para los demás la locura llevada a extremos de arrojar un proyectil sobre el cristal que retiene a la mujer amada, se da aquí a modo natural o perseverancia de que uno de cierta manera pueda enamorarse sinceramente de quién se le venga en gana, para así alimentar los sueños y las ilusiones.


55.JOAN MANUEL SERRAT. SLEM 274
ARREGLOS Y DIRECCION MUSICAL:
RICARD MIRALLES. AÑO 1971.




Era la gloria vestida de tul con la mirada lejana y azul que sonreía en un escaparate con la boquita menuda y granate y unos zapatos de falso charol que chispeaban al roce del sol. Limpia y bonita, siempre iba a la moda. Arregladita como pa' ir de boda. Y yo, a todas horas la iba a ver porque yo amaba a esa mujer de cartón piedra que de San Esteban a Navidades entre saldos y novedades hacía más tierna mi acera. No era como esas muñecas de abril que me arañaron de frente y perfil. Que se comieron mi naranja a gajos. Que me arrancaron la ilusión de cuajo, y con la presteza que da el alquiler olvida el aire que respiró ayer y juega las cartas que le da el momento Mañana es sólo un adverbio de tiempo. No. Ella esperaba en su vitrina verme doblar aquella esquina... Como una novia, como un pajarillo pidiéndome...libérame, libérame... y huyámos a escribir la historia. De una pedrada me cargué el cristal y corrí, corrí con ella hasta mi portal.

Todo su cuerpo me tembló en los brazos. Nos sonreía la luna de marzo. Bajo la lluvia bailamos un vals, un, dos, tres.. un , dos, tres...todo daba igual, y yo le hablaba de nuestro futuro y ella lloraba en silencio... os lo juro. Y entre cuatro paredes y un techo se reventó contra su pecho pena tras pena. Tuve entre mis manos el universo e hicimos del pasado un verso perdido dentro de un poema. Y entonces llegaron ellos. Me sacaron a empujones de mi casa y me encerraron entre estas paredes blancas, donde vienen a verme mis amigos de mes en mes..., de dos en dos..., y de seis a siete.

DE CARTON PIEDRA. 56.

56.-JOAN MANUEL SERRAT. SLEM 274.
ARREGLOS Y DIRECCION MUSICAL:
RICARD MIRALLES. AÑO. 1971.



Sobre SERRAT, se ha escrito mucho alrededor del planeta durante 20 años, y eso representa un síntoma de validez, porque indica que la comunicación generada durante ese tiempo entre él y su público ha sido aceptada en la medida de que cuando se toman actitudes o conductas de sencillez y calidad ante la vida, los demás, los receptores del mensaje, se conectan de humano a humano, y esa es sin duda la base del mejor entendimiento. Por todo esto, las inquietudes de cada uno de nosotros se aceleran, y quién tiene la sensibilidad de entender a SERRAT, el hombre, podrá decir que SERRAT; también existe, parafraseando a MARIO BENEDETTI.

Aventurero audaz, jinete de papel cuadriculado. Ha andado muchos caminos y abierto varias veredas. Para la libertad- como MIGUEL HERNÁNDEZ- sangra, lucha y pervive, porqué aún tiene la vida.


Su temporada pasó veloz y ligera, como una primavera en flor. Pero en los cinco días en que le cantó a México, con gozo con la posibilidad de alborotar el barrio. Es la voz de España, que merece un rediez¡

Sus veces prolongadas ausencias de nuestro país, no importan, porque su tren vendió boleto de ida y vuelta. Anteanoche , en el cierre de su temporada, interpretó esas canciones que hacen que lloremos cuando nadie nos ve. Y de los demás de ocho mil espectadores el que menos enjugó discretamente una lágrima al escucharlas, evocando una , dos o tal vez tres novias. O quizá, el principio de la vida con la hoy esposa. Y como un cometa de caña y de papel, viajó de canción en canción. Estaba en su México, porque no se siente extranjero en ningún lugar, aunque su patria y su guitarra las lleva en él.


Y como buen cantor embustero, tiene el alma de marinero, porque nació en el mediterráneo, SERRAT prometio cantar una más. Pero fueron cinco o seis encores. La última, " La saeta "- por mi madre que es la última"-, y agregó: " De todo corazón, la mejor de las suertes para cada uno de ustedes y de nosotros también ".

Enviando un beso a sus admiradores y un apretón de manos a sus admiradores, dijo hasta pronto, porque es hermoso partir sin decir adiós. Se montó en el carrusel del furo, salió de la escena y se marchó. Mañana seguirá cantando. ¿ Donde... Que más da. Aquí o allá. 57


57.-SERRAT TAMBIEN EXISTE,LA VOZ QUE
MERECE UN REDIEZ¡ EDUARDO
SUAREZ. EXCELSIOR. 3 DE DICIEMBRE
DE 1985.

" Los amantes debutantes empezaron a bailar ayer", y como en toda sociedad se encuentran " negritos en el arroz " , sería incompleta si no existieran los amantes recién entregados. Esta es sin duda una de las mejores canciones de SERRAT, siempre encontré frases sumamente logradas, la insinuación de la ternura tejiéndoles la red, o el discreto soneto comprometido leído en sus oídos por el mismísimo BECQUER. Ellos justamente se han creído que inventaron el amor, y el adulterio tan mortífero se puede decir que se coloca en otro plano de intención. Los debutantes adúlteros, regresan a la comodidad " de sus hogares", para dejarse convencer de plano por la soledad y la tristeza, " lánguidamente en un rincón". Y repiten en el misterio del silencio el nombre prohibido. Sin embargo la satisfacción llega plenamente cuando se encuentran en la clandestinidad de sus amores.


Pero en todos los casos de la vida, la evolución de las situaciones conlleva necesariamente un cambio, uno de ellos, no se menciona quién, no asiste a la cita, tal vez motivado por remordimientos escondidos pero capaces de destrozar el amor recién descubierto, el amor de ese día.



Los amantes debutantes empezaron a bailar ayer. Van girando preludiando la sinfonía del hombre y la mujer. Con sus rizos primerizos la ternura les tejió una red y un soneto que en secreto les lee BECQUER para abrevar su sed. Y nada vale nada a su alrededor; creen que inventaron el amor. Guardan la llave del misterio a medias con el adulterio. Tierno alarde que en la tarde cobija el parque o la catedral. Primaveras callejeras que anidan, cuando anochece, en un portal. Despedidas a escondidas. El primer beso, el primer adiós
Y vuelta a casa donde pasan las horas lánguidamente en un rincón. Susurran aquel nombre como una oración y se acurrucan en su habitación para vestir el dulce anzuelo con un manto de terciopelo. A mi juicio falta " oficio " y es por eso que, sin más ni más, se marchitan y a una cita uno de los debutantes no vendrá. Desconsuelo que el pañuelo de alguien que llega consolará. Y la noria de la historia sigue, en el fondo del pozo hasta el brocal. Buscando terciopelo en la mirada y abrazarse contra la almohada, con un amor de contrabando pasas la vida debutando.
LOS DEBUTANTES. 58.

58.- JOAN MANUEL SERRAT. SLEM 274
ARREGLOS Y DIRECCION MUSICAL:
RICARD MIRALLES. AÑO. 1971.


En el orden discográfico, debería continuar la " Fiesta ", en este caso se excluye por aparecer anteriormente.




LA MEMORIA, UNA CANCION DE SERRAT Y LAS BARCAS QUE POR LAS MAÑANAS VUELVEN...

Para ser sincero, no imaginé en ningún momento retroceder en la máquina del tiempo, la de WELLES. No imaginé retrospectivamente caer a esa etapa de la adolescencia en donde mis recuerdos ahora, hoy por hoy , se estacionan. Puedo decir que mi habitación se ocupaba con aquél escritorio gris sacado de un despacho y que por suerte servía para depositar calzones, hojas, calcetines y otras lindezas; nunca se vio repleto de clips o fotografías de la amada, de los hijos; pero eso sí con múltiples quemadas de cigarro. Además de esto, dos camas en hilera e infinidad de ropa sucia acumulada por días, por quincenas completas. De las paredes que puedo decir, lucían maravillosas. Inmensas letras a crayón indicaban quienes eran los Dioses de esa época de ensueño :

JIMMY HENDRIX, MORRISON, LOS
BEATLES de Liverpool, DONOVAN, BOB DYLAN y su piedra que rueda. Siempre esperé la respuesta del viento pero nunca llegó. Más allá por el otro extremo la pared decía : ROLLING STONES, con el hocicón de JAEGEER y un zapatito colgado de un clavo. Duró así por años.

Mi hermano , el mayor, el que se fue de casa cuando comprendió que las cosas no andaban bien, representaba el clásico ejemplo de la rebeldía juvenil, y siempre de huaraches a tres puntadas, de cigarro contínuo, de pelo largo como las mujeres. Este, mi hermano, utilizaba la guitarra acústica española para arrancarle sonidos de rock, o canciones de los DOORS, y yo me preguntaba ¿ porqué ?, sí este tipo de instrumento es precisamente para hacer música seria, para manifestarse en forma por demás bella y hacer la delicia de los hombres cultos.

En una ocasión, mi hermano llevó a casa de la abuela instrumentos y greñudos; recuerdo que uno de ellos cantaba bien los refritos tradicionales. La abuela, de capa y espada desenvainada, sólo acertaba a mover la cabeza y se reía en complicidad conmigo.. Un tío pasadito de moda, se animó por la tertulia , y dio " el palomazo " con piano y toda la cosa. Esto, le valió el aplauso del poco respetable y con esto la intención sana y abierta para unir dos generaciones en torno a un sentido común:
La música. Así, la calle doce, ese viejo charleston, sonó diferente.

Pero también es justo decir que existían entre los jóvenes otro tipo de inquietudes musicales. A mí, me importaban un soberano pito el rock y toda la bola de melenas, así que me encerraba en ese cuarto que explico para hacer sonar ese tocadisquito portátil, sin fidelidad alguna, fuera de moda.

Imagina que son las seis treinta de la tarde, cuando oscurece temprano y sólo alcanzo a divisar un foco encendido. Supongo que extraigo el estender play ( larga duración ), aunque ninguno fue larga duración pus desaparecieron para engordar otras colecciones. Imagino que coloco el brazo dirigido al surco en la tercera línea y en 33 revoluciones por minuto; de pronto escucho que dicen : " El rumor del mar en el alba y una playa llena de algas que irán secándose al sol. El sabor salado de las rocas y el vuelo tranquilo de las pocas gaviotas que entran en el puerto. Las barcas que por la mañana vuelven, las redes que en el muelle duermen y las viejas calles empedradas. La iglesia humilde y pequeña y entre la niebla perdida, lejana y gris la ciudad/ Me hablan de MARTA..."

Con esto el pensamiento se traslada a un lugar marinero, lejos del aire contaminado y las fábricas que no dejan respirar.

Imagino que la misma voz dice : " La blancas casas del pueblo y el hombre viejo que canta coplas mientras va vendiendo el pescado. Y la mujer que con desgana mueve entre sus manos la lana. ( quién sabrá que es lo que teje ) El castillo, la isla pequeña. La cueva, el faro y la ermita y los amigos de otro tiempo. El reloj que no anda y estos niños que en la arena han encontrado su calle. Me hablan de MARTA..."

Por eso, es posible rebelarme al ver la ciudad sumergida en basureros.

El canto continúa : La horas vacías que pasan y el camino que me lleva a casa después de mucho andar Cada mueble y cada libro, cada rincón donde juntos vivíamos momentos como nadie sabe. Mis manos y mis labios que de tu sabor viven ávidos sin poderlos olvidar.


Las largas noches sin luna, las olas y cada una de las luces que hay en el mar. M e hablan de MARTA... "

Tampoco imaginé que esta canción marinera original de MANUEL SERRAT, hubiera sido con el paso del tiempo motor de impulso de mil caballos, para engendrar nuevos amores, nuevos recuerdos adolescentes y aventuras en este camino que llamamos vida. A ese camino que me invitó a caminar, a ese amor por quién " dejo los montes para irme al mar ". Así se encuentra mi íntima canción entre 20 años transcurridos en el pasado o en el futuro a la vuelta de la esquina.

Por todo eso es de agradecer, muy de agradecer que la canción, no cualquier canción, guarde un interés revitalizador dispuesto a mi persona.



Este bello poema lo aseguro no se pierde en el joder de la radio, entre el 68 de la rebelión estudiantil o el mayo de París . Ni tampoco lo puedo dejar extraviado por capricho de algunos en el 86 de crisis que vivimos. Ahora, en estos tiempos de nostalgia y ausencia, sigo rechazando el rock. Mi abuela murió hace años sin percatarse del cambio sufrido de camaleón de mi hermano ( hoy es un padre débil ante los hijos; de los huaraches ni se acuerda ).
Todos estos detalles, llevados con inteligencia por mis recuerdos, y sin mediar conflicto alguno, me hablan de MARTA.

( huarache: especie de zapato con correas
que utilizan los campesinos en México y
otras áreas de América Latina . )
MARTA.59
59.- LA MEMORIA, UNA CANCION DE SERRAT Y LAS BARCAS QUE POR LAS MAÑANA VUELVEN. UNO MAS UNO. DOM 9 DE MARZO DE 1986. ALFREDO ARRIETA
ORTEGA.
El rumor del mar en el alba y una playa llena de algas que irán secándose al sol. El sabor saldo de las rocas y el vuelo tranquilo de las pocas gaviotas que entran al puerto. Las barcas que por la mañana vuelven, las redes que en el muelle duermen y las viejas calles empedradas. La iglesia humilde y pequeña y, entre la niebla perdida, lejana y gris, la ciudad. Me hablan de MARTA...
Me hablan de MARTA...
Las blancas casas del pueblo y el hombre viejo que canta coplas mientras va vendiendo el pescado, y la mujer que con desgana mueve entre sus manos la lana ( quién sabrá que es lo que teje ). El castillo, la isla pequeña. La cueva , el faro y la ermita y los amigos de otro tiempo. El reloj que no anda y estos niños que en la arena han encontrado su calle. Me hablan de MARTA...
Me hablan de MARTA...
Las horas vacías que pasan y el camino que me lleva a casa después de mucho andar. Cada mueble y cada libro, cada rincón donde juntos vivimos momentos como nadie sabe. Mis manos y mis labios que de tu amor viven ávidos y no pueden olvidar. Las largas noches sin luna, las olas y cada una de las luces que hay en el mar. Me hablan de MARTA...Me hablan de MARTA...
60.
SERRAT, logra en esta canción alimentar la necesidad de la mujer alejada voluntariamente. Y se atreve a preguntar solícitamente , sin miedo, pero inseguro; al amigo entendedor de la problemática amorosa : " Si ves los ojos de esa muchacha, pregúntale sí aún se acuerda de mí ". Así su pregunta intencionada, recorre las estaciones del año, con la desazón de tener que acudir a un tercer interlocutor para saber de su amada en cuestión, pero también, se puede apreciar el conflicto, y propiciar la solución, argumentando todas las posibilidades para recobrar el amor escapado.


60.- JOAN MANUEL SERRAT. SLEM 274.
ARREGLOS Y DIRECCION MUSICAL:
RICARD MIRALLES. AÑO. 1971.




Amigo mío que desde que el tiempo fue tiempo vas sembrando guijarros por donde es plomo el sol y es tan espeso el polvo del camino que embarra el canto. Si al ir manso a doblar un recodo hacia el mar vieses los ojos de esa muchacha, detén tus aguas y pregúntale sí se acuerda de mí. Si la ves en primavera corre con ella por los trigales arrancando amapolas, avena y grama para adornar el jarrón que hay junto a su cama. Si la ves cuando el verano corre su mano seca y calina , mécela entre tus brazos frescos de río, y vuelve para contármelo amigo mío. Si la ves cuando el otoño te hace ancho y hondo y sueña el barbecho, cuéntale que la llevo como el abrojo prendida en el pelo, el alma, el vientre y los ojos. Si la ves cuando el invierno viste su terno blanco y helado, cuida que por las noches no sienta frío. Y vuelve para contármelo amigo mío. AMIGO MIO. 61.

61.- JOAN MANUEL SERRAT. SLEM.
274.ARREGLOS Y DIRECCION
MUSICAL : RICARD MIRALLES .
AÑO 1971.




Serrat la voz que merece un rediez¡ Original de Alfredo Arrieta Ortega.
México.
alfredoarrieta@terra.com.mx
gatodelperro2000@yahoo.com.mx
Posted by Alfredo Arrieta at 11:49 AM