LCR

LCR

lunes, 18 de agosto de 2008

EL PAIS


EL PAIS.

Mi país es solo un valle interminable, kilometraje de tierra, millas territoriales, de oceános, cielos de azul intenso y gris cosmopolita.
Es hectárea de bosques, de maderas selectas, de encinos, pinos y nogales, de maleza pantanos y selvas ecuatoriales.
Es sólo desiertos en Sonora, cafetales en Chiapas y refinerias en Salamanca, es aeropuertos y ferrocarriles, geotermias en Mexicali.
Es un caleidoscopio de mentiras y desengaños, de mansiones en las Lomas, y ciudades en Ixtacalco, de espejismos para el provinciano y desiertos en la Baja California.

Posé orígenes de indio americano y de artesanos michoacanos, de excelentes orfebres en Taxco.
Es tierra de rudos caballeros tigre, machos mexicanos, es historia precolombina y civilización azteca y hombres que beben tequila.
Mi país tal y como lo veo, es un ato de vacunos y faisanes en Yucatán y corazones toltecas, que no se han exterminado.
Es un pueblo de artistas, cantadores y zapateros, de labriegos campesinos, de políticos inmorales y predicadores.
Es un pueblo de curanderos de limpias y de ignorantes, de propotentes y periodistas, de tractores y pareclas.
Productor de maíz, trigo y fantasías, de dietas pobres de frijoles y serranos, de pozole, tamales y tortillas.

Es plaza de tianguis, es gente que vende hortaliza, y sustrae al engaño y a la vista los necesarios gramos de menos.
Es gente que barre temprano la banqueta y acude a la ordeña y es grupo de filarmónicos hambrientos, tocando en bandas famélicas extendiendo sus sombreros.
Es romería en Taltelolco y pulquerías en las esquinas con los infaltables borrachos y la sección de damas.
Es botín de trasnacionales y de funcionarios descarados, es comercio y adulterio, es elevación de los precios de la leche y es desorden económico.
Es familia y matrimonio con casa chica y es hijos regados por cualquier colonia.
Y es juguete infantil, es boda, padrinos y compadres, quince años y fandango, borloteo consuetudinario.

Es grito plañidero de quién vende y compra, es tranza para extenderte un documento, es policía analfabeto que escribe infracción con zeta y macanazo sin averiguación, es muchachito pendejo que gusta del rock, es delincuente capacitado para arrebatar los bolsos en Tacubaya.

Es chafirete imperinente que te roba el suelto y es verborrea pública para calmar los ánimos populares.
Es obrero explotado, profesional en colocar tornillos, es imbécil enamorado, y marcha por Reforma, exigiendo cambios.
Es anuncio de rubias en la tele enseñando como beber cerveza y como usar calzones, es invitaciónal Grand Marquis para pasar al grupo de los diferentes.
Es zona de recreo para el turista neoyorquino y lugar para la sonrisa del que menos tiene.
Es invasión insolente y muerte al español como idioma.


mi país no solo sabe fundir el oro, simo que edifica exóticos templos de los de antes de Cristo, y se olvidó de volver a enterrar puntas de pedernal a los corazones invasores y a devorar los brazos y piernas a los mentirosos y ladrones.

Es mi país tierra de tradiciones, de ofrendas a los muertos, de calaveras de azúcar y charros pendencieros.
De Quetzálcoatl a los brujos de Catemaco, de sesionar invocando al diablo y colocar a los santos de cabeza para encontrar muchacho.
Es horizonte de mexicanos sometidos a la voluntad de Hernán y a los designios actuales de FMI.
Es hablar de millones que no tenemos cada septiembre y es escuchar la voz del magistrado para convencernos que la crisis se detiene, y ves a los acaparadores con bastantes ceros.

Es un país de ladrones y acaparadores, de infractores a los reglamentos y a las leyes.
Es cascabel atado a las piernas morenas de los danzantes en la Villa y reuniones para el desarme eficaz en Talatelolco, es un molde roto, de un país único, de gloriosos emperadores, de Moctezuma y Cuauthemoc.
Es mi país un inexplicable soportador: los presagios de Quetzalcóatl, la intriga española, la invasión norteamericana, la dictadura de Diaz, los fraudes electorales, los seis años de Portillo, la injuria contra el indio, el espaldarazo traicionero, la deuda externa.

La gente de mi país ya no hace lo que hacían sus antepasados, de cortar dedos, cabezas, cercenar brazos y de extraer ojos.
Es un universo de agriculturas, de economistas y doctores, de producción insospechada de hambrientos, y exportador de financiamientos, - candil de la calle, oscuridad de mi casa-, a Nicaragua, comprador de ron a la querida Cuba, a la amada Habana.
Mi país es la cruz de madera y la peregrinación por las carreteras, es civilización moderna y pestilencia en las iniciativas privadas.
Es televisión pro yanqui y programas dominicales.
Es emigración de gaviotas y hombres a las ciudades, es riqueza y tesoros en Tabasco y canales en Xochimilco, es enfermedad desconocida y lugar de lagos, águilas y serpientes, propicio para la inversión extranjera.
Es barrio español en Guanajuato y son veracruzano en la costa, es corrido revolucionario y barro cocido de artesanos, es espuela y caballo y jinete y sarape y lazo mexicano.
Es domingo de descanso e ilusión con la cerveza, es cinematografía pura, de mentada de madre en voz de Emilio Fernández, es sensibilidad creadora y generación de muertos que se han ido.


Es canción de Jose Alfredo y amores perdidos, serenatas en la ventana y sombrero de charro.
Es manantial de versos interminables, de mandatarios infumables y senadores dormidos, es tierra de polvo y contrastes de quesos de tuna en San Luis Potosí y de mariguana en Sinaloa, de cascadas en el Estado de México y cabrito en Nuevo León, es anciana pidiendo un taco y bancos nacionales escupiendo, vomitando onzas troy y centenarios.

Es conversación e por teléfono y acoso a la gata cuando sale por el pan, es cultura en el ocho, es moda y maquillaje, es cervantino en Guanajuato.

Es campesimo solicitando tierra, es latifundio disimulado, es convención en Bellas Artes y cantores en los camiones.

Es mi país organización popular y PRI por los siglos de los siglos, es baile y verbena popular en Coyoacán, boxeo en Tepito, nariz congestionada y agarradera de nalgas en el metro, es secretaria inútil y comentario de futbol desesperado y vendedor de Ovaciones en la calle y borracho pernicioso sosteniendo las paredes.
Es empleado perfumado de oficina, es piruja en la banqueta, es joven que aspira resistol y automovilista que no respeta nada.
Es el niño bien de la Herradura, es hombre que duierme en la alameda.

Es mi país la sierra de Durango y el minero agricultor Arrieta , los viajes a caballo y las peleas de gallos.
Es mi país el sumidero en Chiapas, el indio huichol y el tepehuano, el tarahumara de Chihuahua y los llanos con magueyes de Apan.
Es el olvido de la prensa y la opinión pública a un ladrón en Saltillo y la persecución del otro por Morelos, los platillos de mole y el mezcal de la sierra de Dolores.
Es nombre de Dios Tepehuanes y Canelas, es lugar de frutas y minerales, es escuela de pueblo y títulos profesionales, son guitarras de Paracho y fresas en Irapuato.

Es mi país hombres y mujeres, telegrafistas, carpinteros, sirvientas y aviadores, es cajeta de Cealaya y panes de Acámbaro.
Es municipio fortalecido, es cámara de diputados y zonas militares, es granja productora de huevos, son establos y cubos con leche, son atoles y listones en las trenzas, aretes botones de plata y danza de los viejitos, barcos camaroneros en Tampico y momias en Guanajuato.

Es perro callejero rondando por los mercados, es el deslizamiento del peso, es el pozo petrolero, es la dádiva y premio a una embajada a a quellos que saquearon.

Es refugio de emigrantes en Chiapas, son valles de algodón en Mexicali y dólares en la frontera, son gringos en San Luis Río Colorado y puerto en Ensenada.
Es isla tiburón en Cabo San Lucas, mar de Cortez y Guaymas, es Hermosillo y Navojoa y Casas Grandes en Chihuahua.
Es cabaret en cuidad Juárez y quesos asaderos en Ojinaga, es Nueva Rosita en Coahuila, es laguna y es piragua.

Es saludo fraterno y periódico discreto, es puente de día festivo, partido político, asistencia a la niñez, cuadrilátero y puñetazo.
Es Posadas, Clemente Orozco y Casasola, es mítin y organización pendenciera.
Es Angel de la independencia y cuidad Universitaria, es Monte de Piedad para los despiadados, alhajas empeñadas y huelgas en Cananea.

Es barril maya y moneda de a doscientos, Riveras y Siqueiros y tibiris en Netza, restoranes de lujo.
Es ilusión al Pronóstico Deportivo y al préstamo a corto plazo, es industria automotriz muerta y autos de dos millones.

Es medicina importada y recursos financieros, es matanza en el sureste y policía amenazantes en Bancomer.
Es plomero y recepcionista, escritor y mentiroso, es primavera en Cuernavaca y esnobismo en Acapulco.
Es ruina arqueológica en Oaxaca y conflicto en Juchitán, es grito no educado de comadre, es chillido de niño en un rebozo, jarro con pulque y toro bravo.

Es Miguel Hidalgo, Zapata y Villa, es Gabriel Vargas y Chava Flores, es terminal de autobúses foráneos, piramides de Teanayuca, árbol de la noche triste, parroquiia, plaza de toros, hospitales y taco callejero.

Es embarazo incierto con niños en movimiento y tumultuosas sesiones para aprobar las leyes o empeorarlas, es evasión fiscal truco barato, es agua contaminada y caca por todas partes, es brandy y copa amarga, es semilla que se planta, es desorganización en el agro y promesas y planes de desarrollo y proyectos no cumplidos y archivos muertos de todos muertos...


Alfredo Arrieta Ortega.

México.

alfredoarrrieta@terra.com.mx
gatodelperro2000@yahoo.com.mx


13 de octubre de 1983.